Uno de los nuestros

Aquí Masacre, aquí unos colegas (aprende, Superñoño)

Aquí Masacre, aquí unos colegas (aprende, Superñoño)

He aquí una buena pieza que tenía que estar sí o sí en nuestro blog. Porque, de hecho, sus señas de identidad casi están calcadas con el DNI de Fatality Western (canalla, pendenciero, etc). Y si, encima, se trata de la anhelada versión jugona de uno de los (anti)héroes Marvel más jugosos y carismáticos de su inabarcable catálogo, no hay más que decir: «Masacre» es uno de los nuestros. Como suele suceder en estos casos (y, en realidad, en todos) hay dos formas de acercarse a este angelito: siendo un fan y siendo un neófito. Cualquiera de las dos, tal vez más la segunda, garantiza el disfrute rijoso y algo mostrenco de una aventura firmada por High Moon (con la experta complicidad de Activision) pero que también podría tener notas a pie de página de Suda 51, el de «No more heroes». Por ejemplo.

El decanso (pulgoso) del guerrero

El decanso (pulgoso) del guerrero

Aunque, en realidad, este Deadpool es único. ¿A qué otros paladín de la justicia hemos visto «plantar un pino» (sic), trasegar birras sin cuartel, repantingarse en el sofá o buscar por internet clips tipo «Cuerpos embarazosos y purulentos»? Pues de esa guisa nos lo encontramos en su apartamento (más bien madriguera piojosa) al arrancar su aventura. Una aventura, además, bastante original, ya que su desarrollo avant la lettre irá dando forma al hipotético videojuego de sus andanzas, con comentarios mordaces y ácidos sobre algunas tripas de esta industria, desde el guión hinchado hasta el presupuesto con caídas de tensión (genial su escorzo 8 bits evidenciando la llegada de las vacas flacas). Evidentemente, también sus compañeros de gremio son víctimas de la ira cachonda de Masacre: desde su hermanísimo Lobezno (fetén también la escena en que le abofetea durante cinco minutos, acompañando las galletas de estocadas verbales) hasta algunas pin-ups como Vértigo, la superheroína con poder de provocar vómitos en cascada. Solo falta algún dardo a Ryan «Gusiluz» Reynolds, su tibio alter ego en la gran pantalla. Bienvenidos al parque de atracciones underground y hardcore de este tiparraco encantador.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=0–OcGrpDZo[/youtube]

¿Y el argumento del juego? Bueno, haberlo haylo, claro. Ya se sabe: salvar al mundo, meter en vereda a villanos megalómanos, devolver el orden cósmico al universo… Esas cosas. Aunque, en realidad, lo más recomendable es soltar a nuestro héroe en mitad del fregao para que se líe a repartir estopa, sablazos y ráfagas de metralla (ojo a los combos y mejoras de sus armas) mientras recorre cloacas, tejados y tugurios de nada dudosa reputación. En su salsa, vamos. En fin, una bomba de relojería rebosante de polvos pica-pica que, la verdad, y a pesar de algún fallito (¿o alguien esperaba un juego pulido hasta la extenuación?) contiene todos los ingredientes para hacer más llevaderas las tórridas y aburridas tardes y noches veraniegas. Éste sí, ¿eh?

Únete a FATALITY WESTERN en Twitter y Facebook.

fatalityw

FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.