Enigmas fareros

El trío protagonista de "Keepers"

El trío protagonista de «Keepers»

Poco movimiento en la cartelera de hoy, tal vez por tanto festivo. Destacamos «Keepers, el misterio del faro», un thriller que arranca con un pequeño bote acercándose a una solitaria isla que no es mayor que un campo de fútbol. Una vez que llegan a su destino, su único cometido es reemplazar a los tres trabajadores del faro. Pronto comienzan a sucederse eventos extraños que culminan con la desaparición de los tres hombres, los llamados Thomas, James y Donald. Kristoffer Nyholm (Taboo) dirige esta película cuyo guión han redactado Joe Bone y Celyn Jones (Set Fire to the Stars). Gerard Butler (Dioses de Egipto), Peter Mullan (Trainspotting) y Ólafur Darri Ólafsson (Zoolander No. 2) son los protagonistas de la historia. También sobresale «Okko, el hostal y sus fantasmas», una pieza de animación japonesa que narra la historia de Okko quien, después de perder a sus padres en un accidente de coche, empieza a vivir en el campo con su abuela que lleva una posada japonesa tradicional. Mientras se prepara para ser la propietaria de la posada, empezará a ver fantasmas amistosos. El filme está dirigido por Kitaro Kosaka, autor selecto y poco prolífico, discípulo aventajado de la factoría Ghibli, y conocido por la adaptación del manga «Nasu: Verano en Andalucía», una joya del género dirigida hace 15 años y que logró colarse en el festival de Cannes, ahí queda eso.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter Facebook).

Desde Rusia con sexo

Jennifer Lawrence se entrega a fondo, y al desnudo, en este thriller de espionaje

Jennifer Lawrence se entrega a fondo, y al desnudo, en este thriller de espionaje

Obligada a dejar atrás su prometedora carrera de bailarina en el Bolshói, Dominika Ergorova (Jennifer Lawrence) es reclutada y adiestrada como «Gorrión rojo», una agente especial rusa que utiliza el sexo como su mejor arma. Si no colabora con el Estado, le queda solo la defenestración, para ella y su madre. La misión encomendada: descubrir a un topo infiltrado en el servicio secreto de su país, para lo cual deberá intimar con un agente de la CIA (Joel Edgerton). Su entrega a la causa supondrá una prueba física y psicológica inhumanas.

Como todas las frase hechas, nada es taxativo. Acaso el sexo no mueve el mundo. Pero puede conferir poder, tener una utilidad práctica, si se quiere hasta perversa, con rentabilidades y consecuencias imprevisibles. Ello está en el nudo gordiano de este thriller de espías, por momentos intenso y la mayor parte del tiempo frío, como sus personajes. Lo cual está justificado en las intenciones dramáticas e incluso sórdidas de lo narrativo, y en el estilo propio del director, Francis Lawrence, quien vuelve a contar con la protagonista de «Los juegos del hambre», después de dirigirla  en tres de los filmes de la tetralogía distópica.

Joel Edgerton ("El regalo" es el protagonista masculino de este filme dirigido por Francis Lawrence ("Los juegos del hambre")

Joel Edgerton («El regalo» es el protagonista masculino de este filme dirigido por Francis Lawrence («Los juegos del hambre»)

Gorrión Rojo, Dominika o la mención misma del nombre de la actriz principal -tanta es su involucración en la película- identifica un nuevo molde de personaje inhibido de emociones y cómo se manifiesta. Al igual que en un momento dado a Dominika se le recuerda que su cuerpo ya no le pertenece -ahora es del Estado- lo explícito en pantalla de tan ignominiosa afirmación hace saltar las costuras de lo acostumbrado a ver en el género, porque además va aparejado de violencia física y verbal. No busquemos sutilezas, sofisticación o seducción clásicas. El sexo es el aro, y se pasa por ahí con dolor.

En este sentido la entrega de Jennifer Lawrence es meritoria, al dejarse desnudar y despellejar en un papel lejano al de su imagen pasada de heroína adolescente. Su agente especial es convincente en su cruel instrucción, pero sobre todo en la fidelidad a sí misma. Rusia la ha convertido en espía por mandato, la vida por decreto la obliga a sobrevivir. Su juego del ratón y el gato, desde la asunción de un chantaje hasta desenvolverse con iniciativas arriesgadas y desconcertantes para sus superiores y también para el otro bando, nos hace seguir sus pasos con inusitado interés. Incluso a sabiendas de la existencia de trampantojos, medias verdades, giros, engaños y traca al final del tortuoso camino. Éste previamente iluminado con luces de advertencia: «Un paso por delante», le aconseja su tío del servicio de inteligencia; «no lo des todo, resérvate algo tuyo», le dice su madre. La virtud del filme es que lo que transcurre no es obvio, se palpa e intuye pero no conseguimos evidenciarlo, sin embargo encaja bien en el puzle y nunca llega a romperse el fino hilo de la intriga.

Texto: José María Fillol

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter Facebook).

Ceños fruncidos bostonianos

Pero qué bien le queda el uniforme a nuestro viejo Marky

Pero qué bien le queda el uniforme a nuestro viejo Marky

Hace casi dos décadas (cómo pasa el tiempo) Peter Berg nos semiescandalizó con esa comedia negra y envenenada llamada «Very Bad Things», que sirvió para ponerle en el «candelabro» de los cineastas más prometedores de Hollywood. Lamentablemente, tales expectativas no se han cumplido, primero porque prefirió pasarse a la tele tras rodar horrores como «Hancock» o «Battleship», y segundo porque confió en el ínclito Marky Mark (bueno, llamémosle Mark Wahlberg, pobre hombre) como su «musa» de confianza, dando lugar a medianías como «El único superviviente». Ahora parece que se endereza con «Día de patriotas», un thriller nervudo, «yaquilandio» y con buena prensa sobre el atentado terrorista de la maratón de Boston de 2013, en el que murieron 3 personas y otras 260 resultaron heridas, y también sobre la investigación para detener a los autores. John Goodman, Kevin Bacon y JK Simmons secundan a Wahlberg en sus pesquisas. Los que prefieran una aventura algo más exótica tienen su estreno en «Z. La ciudad perdida», drama ambientado a principios del siglo XX, cuando el británico Percy Fawcett participó en una expedición tras otra a lo más recóndito del Amazonas, convencido de poder encontrar esta legendaria ciudad en cuya búsqueda han muerto cientos de hombres. En 1925, en su viaje más ambicioso y obsesivo, Fawcett desapareció en lo más profundo de la selva, al igual que todas las expediciones que han seguido su rastro. James Gray, director de la inolvidable «Two Lovers», cambia radicalmente de tercio, confiándole el protagonismo al emergente Charlie Hunnam. Suerte y al toro.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Mafiosos sin fronteras

La ambientación y el diseño son dos de los puntos fuertes del juego

La ambientación y el diseño son dos de los puntos fuertes del juego

La Cosa Nostra está más viva que nunca y nos rodea por calles, juzgados, ayuntamientos y, por supuesto, consolas. Véase la fantástica «Mafia III», nueva entrega del sandbox camorrista desarrollado por Hangar 13 y que presenta un mundo más abierto y más corrupto que nunca, como la vida misma. El juego tiene lugar en 1968, y gira en torno a Lincoln Clay, huérfano y veterano de Vietnam. Como huérfano, constantemente busca una familia, hasta que se une a las fuerzas armadas y combate en la guerra de Vietnam. Regresa a New Bordeaux después de la guerra para unirse a la mafia negra. Después de sobrevivir a un intento de asesinato por parte de la mafia italiana, Clay intenta fundar su propia organización criminal y obtener venganza. Para ello contará con la ayuda de tres aliados: Cassandra, Burke y Vito Scaletta, el prota de la anterior entrega.

Los bólidos sesenteros aportan clase y atractivo a un juego de muchos quilates

Los bólidos sesenteros aportan clase y atractivo a un juego de muchos quilates

Como viene siendo habitual, la ambientación es soberbia, tanto callejera como de personajes, con un look muy cuidado acorde con la época. No olvidemos que el juego está ambientado en la ciudad ficticia de New Bordeaux, en Nueva Orleans, con un diseño de mundo abierto que permite explorar a los jugadores libremente y tomar sus propias decisiones. Los jugadores pueden completar los objetivos con una gran variedad de armas. Por ejemplo, pueden utilizar armas de la época, como escopetas y revólveres para eliminar a los enemigos. Además, el jugador puede realizar movimientos de remate y combate cuerpo a cuerpo de forma contundente. «Mafia III» también dispone de un sistema de cobertura, permitiendo al jugador cubrirse detrás de objetos para evitar el fuego enemigo. El jugador también puede interrogar a sus adversarios después de derrotarlos, con el fin de obtener más información sobre sus enemigos. El jugador puede atacar e invadir lugares propiedad de la mafia italiana y asignar un lugarteniente para operar la ubicación. Los tenientes disponibles son Cassandra, Burke y Vito Scaletta, y con ellos protagonizaremos una historia dura, cruda y sin chiquitas ni risitas que podría haber firmado Scorsese, Coppola o De Palma. Además, estaremos solos ante el peligro, ni ayudas multijugadoras ni gaitas, así que ojo porque los tiroteos y las vendettas atávicas son de cuidado.De propina, una banda sonora de altura y un garaje impresionante le ponen chicha y clase a todo un juegazo. A disfrutar y ojo con los padrinos y las cabezas de caballo.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Hijos de la ira

Mel Gibson, de padre y muy señor mío

Mel Gibson, de padre y muy señor mío

Viernes de estrenos con la vena del pescuezo más dura que el rotulador de un bingo. Ojo al duelo de tipos duros que se avecina: en una esquina, el mismísimo Mel Gibson con «Blood Father», un thriller a cara de pitbull que cuenta la historia de Lydia, una joven de 16 años acusada de haber robado una fortuna a un cartel, pero en realidad es una trampa fraguada por su novio traficante. La chica tiene que escapar con el único aliado que tiene en el mundo: su padre, John Link (Gibson, naturalmente), un eterno fracasado, antiguo motero rebelde y ex presidiario, que se verá en la obligación de vincularse nuevamente con un pasado del que huía para poder salvarla a ella. Qué vamos a hacer, aunque tío Mel sea un facha austral, un mastuerzo entrañable y un (ex)borrachín, nos sigue molando. Y, en la otra esquina, Antonio de la Torre, que tampoco es manco, en la ópera prima de Raúl Arévalo, «Tarde para la ira», un puñetazo en la base del estómago a base de venganzas enquistadas, cuerda de presos, tipos con la mirada cruzada y mucha clase de viejo y poderoso cine negro a la europea. Tal vez, el rookie del año para el cine español. Menos mal que, con tanta testosterona, tenemos a «El Principito» para desengrasar gracias a su delicada y preciosa animación que hace justicia a uno de los relatos más mágicos e imaginativos habidos y por haber.

¡Que viva Saint-Exupery!

¡Que viva Saint-Exupery!

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Roja y radiante

Inma Cuesta, en capilla lorquiana

Inma Cuesta, en capilla lorquiana

Definitivamente, no corren buenos tiempos para la lírica. En realidad, ni buenos ni malos. Todo es un pinball absurdo de misas electorales a varias bandas, encuestas trampeadas, indemnizaciones mafiosas millonarias, colas kilométricas en Doña Manolita y gente que, para salir de la locura y la tontuna, pide créditos-soga al banco para comprar compulsivamente porque la tele dice que la cosa va de dulce. Ante tal panorama, lo de siempre: meterse en el cine y esperar que los problemas los tengan otros. Y, si puede ser tapizados de un poco de poesía, mejor. Y si es de Lorca, ni te cuento. Véase «La novia», uno de los estrenos estelares de la semana, pinturera adaptación de la inmortal «Bodas de sangre» a cargo de Paula Ortiz («De tu ventana a la mía») protagonizada por una Inma Cuesta que, cada vez que asoma por la gran pantalla, le provoca un dulce escalofrío de cabo a rabo. En esta ocasión, lamentablemente, no sonríe demasiado, pero muestra todo sus encantos y hechizos dramáticos en esta tragedia telúrica con un triángulo amoroso de los de antes. Mucha entrega, algo de aspavientos y una estética cuidadosa (en ocasiones demasiado, rozando el spot perfumista navideño con balada coheniana de fondo) hacen de esta película una de las sorpresas nacionales para cerrar el año (nueve nominaciones a los Feroz la contemplan, y esperemos el lunes a ver las candidaturas a los Goya). Del resto de estrenos de la semana hay, como en botica, un poco de todo: senderismo con el tito yayo Redford de sherpa («Un paseo por el bosque»), comedia francesa de esas que ven millones de vecinos pero que aquí pasa casi desapercibida («Papá o mamá»), fábula barroca y fantástica a la italiana («El cuento de los cuentos») o, para amantes del terror y el thriller, ese Sitges Tour que nos descubre perlas tan interesantes como «La próxima vez apuntaré al corazón» (más detalles de servidor aquí). Pues eso, apunten y disparen, que vienen curvas.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).