La hora de las tortas

Mucho espectáculo y realismo definen esta nueva entrega de "WWE 2K"

Mucho espectáculo y realismo definen esta nueva entrega de “WWE 2K”

Vuelve la lucha libre más teatrera y granguiñolesca del circuito. Ya, es todo una cuchufleta, pero a los que crecimos con el “Pressing Catch” de Telecinco (la época dura noventera) nos encanta. Así que hete aquí “WWE 2K19”, que presenta una de las ediciones más prometedoras y completas de su larga historia. Visual Concepts y Yuke’s quieren dar un salto cualitativo o un golpe en la mesa del género deportivo, y para eso se han dejado las neuronas para cuajar un título que no defraudará a ningún fan. Aparte del realismo extremo de rings, luchadores y cualquier detalle de este gran circo, merece la pena resaltar y destacar mejoras como el sensacional modo Showcase o el modo Mi Carrera, en el que podremos crear a nuestro propio luchador para comenzar en las divisiones independientes y llevarlo al mismísimo Hall of Fame de la WWE. La experiencia es más cinematográfica e interactiva que nunca, ofreciendo cantidad de líneas de diálogo nuevas grabadas por los comentaristas y superestrellas de la WWE, haciendo mucho más inmersiva la experiencia. La forma de mejorar a nuestro gladiador también ha cambiado, ofreciendo un nuevo sistema de experiencia que permitirá crear a la nueva leyenda desde la base. También tendremos otro pilar fundamental llamado Torres (nada que ver con El Niño), que emula la jugabilidad clásica de los juegos de lucha arcade para poner al jugador frente a un desafío temático concreto. Las posibilidades son enormes, puesto que los propios desarrolladores irán actualizando la cosa con nuevos desafíos según los acontecimientos reales que sucedan en Raw, Smackdown, NXT o los distintos Pay-per-view de la empresa. Torres también nos permite acceder al desafío del millón de dólares que ha estrenado la empresa en la presente edición, que llevará a un jugador a Wrestlemania 35 para competir contra el mismísimo AJ Styles por un millón de dólares en metálico. Hello, eSports… Más detalles chulos como los combates Hell in a Cell más actuales que nunca, abundantes dosis de humor (valga la redundancia) y una banda sonora cañera le ponen sal y pimienta a un auténtico crack con sed de sangre, aunque sea sirope de fresa.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter Facebook).

Showtime de ayer y de hoy

Más realismo y opciones que nunca en una edición memorable por parte de 2K

Más realismo y opciones que nunca en una edición memorable por parte de 2K

Vuelve el mayor espectáculo del mundo: “NBA 2K18”, última entrega de una saga que cada año que pasa da más gloria verla. Aunque Kyrie Irving haya hecho “la gracia” fichando por los Celtics y chafándoles la portada, no pasa nada: el showtime debe continuar, y para ello nada mejor que sacar pecho con un rosario de modos de juego espectacular, como Mi Equipo o Mi Jugador, y muy especialmente Mi General Manager, uno de los que más juego va a dar. Sobre todo, por la complejidad añadida a la hora de convertirlo en uno de los simuladores de gestión deportiva con más caché del mercado, principalmente con la inclusión de una historia (de nombre The Next Chapter) que nos mete en la piel de un jugador retirado en 2011 y que ahora está buscando equipo para iniciar su carrera en los despachos. Una nueva etapa donde tendrá que lidiar con propietario, staff técnico, prensa, managers colegas y, cómo no, jugadores más o menos endiosados. Un auténtico y gozoso laberinto que incluye variantes y limitaciones de contratos en vigor reales, contratos para veteranos, límites y máximos salariales, primas, dietas y toda clase de zarandajas para que el realismo sea total.

La opción de elegir los jugadores históricos de cada franquicia es una de las perlas de este juegazo

La opción de elegir los jugadores históricos de cada franquicia es una de las perlas de este juegazo

Pero, dejando los despachos de lado, y saltando al parqué propiamente dicho, nos encontramos con un look asombroso y ultradetallado, como viene siendo habitual en el trabajo de Visual Concepts. Nuevos movimientos, fintas y estrategias tanto en ataque como en defensa harán las delicias de los gourmets más exigentes que saben perfectamente que el baloncesto está cambiando gracias a factores como los pívots triplistas, los bases todoterrenos, los tiros estratosféricos, los ataques demoledores y los milagros como el promedio de triple-doble durante toda la temporada pasada de Russell Westbrook. Otro de los modos de juego estelares es Mi Equipo, plagado de novedades y que se presenta como equivalente a Ultimate Team de la saga “FIFA”. Esto es, se trata de elaborar una escuadra a través de los cromos que nos vayan apareciendo en sobre adquiridos a cambio de dinero real o virtual y gracias a competiciones tales como Pack & Playoff (para draftear por segunda vez a nuestro equipo) o Super Max (donde tendremos en cuenta el límite salarial de los nuestros para no jugarnos una multa). Pero el grueso de este modo serán los 30 retos por equipo (casi un millar en total), que nos deportarán más puntos MT y recompensas. En fin, un universo casi inexplotable donde la gestión deportiva y el papel del entrenador para administrar todas las variantes y factores es esencial.

Igualmente esta edición mantiene firme su apuesta por la presencia de redes sociales (sobre todo Facebook para globalizar el deporte) y de la banda sonora impecable, con temas como “Shook Ones” de Mobb Deep en vanguardia y con rapero Arkano en su versión española. Si a eso le añadimos unas opciones multijugadoras a la altura de las expectativas, una tajada vintage canela fina para amantes del retro-basket -con la inclusión de los Nuggets de Mutombo (2007-08) y los Knicks de Sprewell (98-98), junto a los gloriosos Bulls del 96 o los Celtics del 86, aparte de poder formar equipos de ensueño con los mejores jugadores de la historia de franquicias como Lakers, Celtics, Jazz o Sixers-, una Edición Especial con Shaquille O’Neal de protagonista (y su amiguete Kobe comentando sus mates, junto a Garnett), una versión en Switch espléndida y toda la emoción y fiebre en unas gradas más participativas y dinámicas que nunca, está claro que esta nueva edición es de ovación y vuelta al ruedo. Incluso les perdonamos que este año no aparezca la Euroliga…

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter y Facebook).

Cómo seguir siendo el rey

 

El Elegido, a punto de zamparse el aro con patatas

El Elegido, a punto de zamparse el aro con patatas

Durante la presentación, el otro día en Madrid, de “NBA 2K14” (en la Casa de América menos), después de escuchar atentamente las explicaciones en la “pizarra” de técnicos y jugadores franquicia allí reunidos, decidí echar una partidita en una de las PS3 de prueba: los New Orleand Pelicans contra el Unicaja de Málaga. Pelícanos contra boquerones, segundos fuera. Curioso que es uno. Aunque, cuando nos enfrentamos a una nueva entrega de la mejor franquicia de baloncesto del planeta, cualquier motivación extra vale su peso en oro. Y, esta vez, aparte de los nuevos uniformes, rosters y bautismos de algunas de las franquicias de la NBA, la gran novedad es la presencia de la Euroliga con 14 equipos de la Euroliga, entre ellos los españoles Real Madrid, Barcelona, Unicaja y Laboral Vitoria. Aparte, cómo no, de cracks continentales como los griegos Olympiacos y Panathinaikos, los italianos Emporio Armani y Montepaschi, los turcos Fenerbahçe y Efes, el germano Alba de Berlín o clásicos como Zalgiris, Maccabi y CSKA de Moscú. Es curioso que, en el Año 1 después de David Stern (sin duda el gran globalizador de la mejor liga de baloncesto del planeta), nos llegue este suculento bufé internacional.

vitorianos y berlineses, invitados de lujo a la fiesta

vitorianos y berlineses, invitados de lujo a la fiesta

Aunque la mejor noticia es que 2K no se ha dormido en los laureles y sube un peldaño más su nivel de excelencia, presentándonos la versión más completa y rendida que cualquier jugón puede imaginarse sobre su deporte preferido. Aparte de las mejoras gráficas generales y particulares (las animaciones, más de 3.000) y el “retrato” casi hiperrealista de cada jugador), nos encontraremos con una mayor hondura en sus características técnicas y tácticas tales como el Pro Stick (que garantiza movimientos y acciones espectaculares y precisas), el botón 2K Smart Play para tenerlo todo al alcance de un dedo, y una serie de nuevas habilidades personalizadas para cada estrella de la liga. Así, el libro de jugadas es más bien la Biblioteca de Alejandría (sana y salva, claro), tanto en ataque (ojo al dribbling relampagueante, por ejemplo) como en defensa, con mayo IA, una física realista en las faltas y un nuevo sistema de “negociación de balón” para aportar más fluidez al juego. Todo ello, cómo no, más equipos y camisetas históricos, all-star fever, actualización a tiempo real con la competición “de carne y hueso”, más opciones online, comentarios en español de Daimiel y cía y, sobre todo, mucho showtime a diestro y siniestro.

Y aún hay más. Porque otro de los reclamos de la saga ha sido, desde siempre, su generosidad en cuanto a opciones y modos de juego: Mi Carrera, Asociación (offline y online), entrenamiento, temporada, playoffs, Blacktop… y un regreso muy especial: Mi Pandilla, uno de los modos más solicitados y veteranos, que en esta temporada está de vuelta para que podamos montar pachanguitas míticas hasta 5 contra 5, creando nuestro logo y “actitud” en la cancha e incluso enfrentarnos a otras pandillas online con Mi Jugador. Y que no falte el tono desenfadado y la picaresca callejera, cómo no. En fin, que la presencia como chico de portada de LeBron James está más que justificada: el rey sigue entre nosotros (y éste, sin necesidad de pasar por el taller).

Únete a FATALITY WESTERN en Facebook.

fatalityw

FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Vuelve el factor X(COM)

Alien modelo Guerra Fría, listo para freír

Alien modelo Guerra Fría, listo para freír

Una de las sorpresas más agradables de la pasada temporada otoñal (donde, como sabemos, se parte casi todo el bacalao de la lonja jugona) fue la resurrección de la saga “XCOM” merced a “Enemy Unknown”, un espléndido shooter alien que se benefició del laboratorio de ideas y mimos de 2K. Tan bueno y feliz resultó el revival que mañana mismo se lanzan sus versiones en iOS (concretamente iPad 2, iPad 3, iPad 4, iPad mini, iPhone 4S, iPhone 5 y iPod de 5 ª generación). Una espléndida noticia para los amantes de la sci-fi táctica ya que, además, el juego estará disponible en la App Store de Apple por 17,99 euros para iPad, iPhone y iPod touch. La verdad es que el estilo de “XCOM Enemy Unknow” le va que ni pintado a iOS, que se beneficia de la jugabilidad estratégico-combativa que sus versiones en PC y consola y, además, de la óptima interfaz tácil de los ingenios iOS, que cada vez presentan armas más firmes y potentes en el mundillo jugón. Así, esta adaptación es una aplicación universal que incluye soporte con GameCenter y utiliza la funcionalidad de iCloud para poder guardar los avances. Además, el modo multijugador uno contra uno (atracción primordial del título) llegará próximamente como actualización gratuita.

La versión iOS, para chuparse los dedos

La versión iOS, para chuparse los dedos

Y, hablando de lo que vendrá en breve, esta misma mañana hemos tenido el privilegio de probar una demo de “The Bureau: XCOM Declassified”, el nuevo capítulo de la franquicia que llegará a finales de agosto a Xbox 360, PS3 y PC. Y, la verdad, nos hemos quedado con los dientes más largos que una morsa. Una ambientación retro sesentera fantástica (el argumento nos trasladará a los inicios de la organización secreta, allá por el paranoico y vintage 1962), unos aliens más cabreados que nunca (como si al marcianito de Roswell le hubiese abducido el espíritu del Fidel Castro de la época, para entendernos) y, sobre todo, un sistema de combate magníficamente diseñado y en el que moveremos nuestros peones con un “roscón” de órdenes y ataques especiales sensacional (Battle Focus), pueden convertir a este juego en una de las atracciones principales de la traca final de 2013, que se avecina fina, mandarina. Pero eso llegará dentro de dos meses y pico. Paciencia… Antes, mañana, a darle leña al iPad y cía como cosacos.

Únete a FATALITY WESTERN en Twitter y Facebook.

fatalityw

FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Mecánicas celestes

Elizabeth, musa prisionera de "BioShock Infinite" y, ya mismo, de todos nosotros

Elizabeth, musa prisionera de “BioShock Infinite” y, ya mismo, de todos nosotros

Y, sin ir más lejos (del anterior post, se entiende), ¿qué hubiese pensado Roger Ebert de “Bioshock Infinite”? ¿Entraría en su elitista categoría de “arte” o quedaría relegado a un segundo puesto (que tampoco está tan mal, por algo Borges quedó medalla de plata en cierto concurso literario organizado por Playboy)? ¿Merecería “dos pulgares arriba” su salomónico y majestuoso argumento, jardín de senderos que se bifurcan dignos del gurú argentino, con connotaciones oníricas, nietzscheianas, anti-imperialistas, antropológicas y, vamos que nos vamos, metafísicas? ¿Rompería el “amigo de los videojuegos” una lanza a favor de la rotunda belleza de sus escenarios, de la poesía aérea de Columbia, de la decadencia darwiniana de sus detalles y rincones infinitos? Qué lástima que mister Ebert ya no esté entre nosotros para apreciar y gozar esta obra maestra y, tal vez, tragarse sus palabras (bueno, tragarse es un decir, lamentablemente).

El magistral look de la saga vuelve a dar otra lección de fundamentos

El magistral look de la saga vuelve a dar otra lección de fundamentos

Pero he aquí la buena noticia: nosotros, los vivos, sí que podemos hacerlo. Una y otra vez. Sin descanso. Sin aliento. Porque, aunque solo lleve un par de semanas escasas ante nosotros, la última maravilla de Take 2 ha conseguido dejar nuestras expectativas a la altura del betún. Los que pensábamos que Rapture era insuperable en su hechizada claroscuridad, su lirismo retrofuturista y su violencia agónica, nos quedamos sin palabras ante esta megápolis tendida en el firmamento y repleta de secretos, peligros y aberraciones volando entre zepelines de titanio.

Y aún más, por supuesto: sus lingotazos plásmidos, sus amenazas mayúsculas (ríete de los Big Daddy), su alma de montaña rusa interminable… y Elizabeth, claro. La bella, atormentada y dulce Elizabeth en un país de las pesadillas con dimensiones y portales ocultos que abre y cierra con cremallera. Todo es prácticamente apabullante y prodigioso en “Bioshock Infinite”. Menos una cosa: que, tarde o temprano, se acabará y nos dejará abandonados, “entre brillantes estrellas, recordando, sobrecogidos, el perdido sendero que conduce al cielo”, como escribió Thomas Wolfe hace casi 85 años. Esperemos que no tenga que pasar tanto tiempo hasta encontrarnos con algo parecido a esto. ¿Exageramos? Bueno, un poco, pero de vez en cuando no hace daño a nadie, ¿no?

Únete a FATALITY WESTERN en Twitter y Facebook.