Mujer de armas tomar

"Wonder Woman" ya es historia del cine de superhéroes, tanto en la forma taquillera como en el fondo ideológico

«Wonder Woman» ya es historia del cine de superhéroes, tanto en la forma taquillera como en el fondo ideológico

La recomendación de hoy prácticamente se cae por su propio peso (aunque la española «Selfie» está bastante bien: un digno intento de hacer una comedia crítica y cínica que trate a sus espectadores como seres inteligentes y no como televidentes embrutecidos). Pero, para qué engañarse, hoy es el día en el que todos tenemos ojos y bocas (abiertas) para «Wonder Woman», el puñetazo feminista y femenino -valga la redundancia, ¿o no?- en la mesa de madera noble del cine de superhéroes, coto cerrado, salvo honrosas excepciones como Supergirl o la Viuda Negra, de machos alfa embutidos en mallas y pijamas ajustadísimos. Y ha tenido que ser Patty Jenkins, que firmó hace casi 15 años la cruda «Monster» por la que Charlize Theron ganó su Oscar, quien firme esta declaración de intenciones que nos presenta a Diana, Princesa de las Amazonas, entrenada y criada en una isla paradisíaca, que se planta en plena Primera Guerra Mundial después de que un piloto yanqui perdido le chivara tan conflicto. Un argumento algo salchichero, pero lo que importa es la exhibición de fuerza y poderío que protagoniza esta Xena 2.0, encarnada memorablemente por Gal Gadot, actriz prácticamente desconocida pero que aquí se gana el pan y la gloria. Aparte, también intervienen nombres propios como Chris Pine, Robin Wright, Danny Huston o nuestra Elena Anaya como mala malísima. El resultado, gozoso y megataquillero, ha dejado a la crítica más que satisfecha, dándole un voto de confianza a las producciones de Warner basadas en superhéroes DC, bajo mínimos tras la ridícula «Batman vs. Superman». A ver si aprovechan el brote verde.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter y Facebook).

Capitán Calzoncillos: su primer peliculón

He aquí la nueva propuesta animada de DreamWorks, creadores de "Shrek" y "Madagascar"

He aquí la nueva propuesta animada de DreamWorks, creadores de «Shrek» y «Madagascar»

Hace ya bastante de aquella época en la que el ritmo del cine de animación lo marcaba un nuevo estreno Disney. El paso del tiempo abrió el espacio a las 3D y ahí entró con fuerza inusitada Pixar. Y tras ella vinieron otras compañías para elevar el género con originalidad y calidad, como DreamWorks. El caso de este estudio -titular de «Shrek», «Kung Fu Panda» y «Madagascar»- es paradigmático en cuanto ha buscado siempre la libertad creativa en sus películas. Por eso no es de extrañar que fijara objetivo en la cómica serie de libros «Capitán Calzoncillos», una parodia del universo de los superhéroes desde la imaginación de los niños.

«Capitán Calzoncillos: su primer peliculón» cuenta con ingredientes de sobra para que los chavales se lo pasen bomba durante hora y media con el buen rollo de sus protagonistas. Igualmente el adulto compartirá carcajadas y disfrutará entre líneas, seguida de una sonrisa amplia, de agudos diálogos con carga de profundidad. En el trasfondo de la historia, dos inseparables amigos que evaden la estricta disciplina del colegio a base de gamberradas y a través del superhéroe creado por ellos en la páginas de un cómic que luego cobra increíble realidad; hay una crítica velada a un sistema educativo antiguo y obsoleto. La puesta en solfa del método de enseñanza basado en la memorización y en una letanía de repetición infinita contrasta (por ausencia) con una visión moderna y lúdica de aprender divirtiéndose, con la que no podemos estar más de acuerdo. Añadido al tirón de orejas, se pone en valor la iniciativa y el espíritu creativo del alumno representados en las figuras de Jorge y Berto, los «piezas» de la descacharrante aventura.

La parodia de universo de los superhéroes es la clave de esta comedia para todos los públicos

La parodia de universo de los superhéroes es la clave de esta comedia para todos los públicos

No obstante el filme es fundamentalmente una locura animada, salpicada de gags -algunos escatológicos, ya habituales para «contentar» a la parroquia infantil- y rebosante de ritmo. Sin duda hipnotizar al severo y despiadado director del colegio y convertirlo en el Capitán Calzoncillos es el gran centro de la diversión. Con un simple chasquido de dedos su amenazadora verborrea se convertirá en el «¡¡Tata-Tacháaaan!!» (grito de guerra) del descabellado superhéroe y la situación dará un giro de 360 grados trufado de momentos geniales; y viceversa, cuando rociándolo de agua el personaje vuelve a la normalidad de su despreciable y auténtica existencia. El juego de doble personalidad antitética funciona de forma eficaz en un argumento de desmadre en barrena, alcanzando su grado máximo con la aparición en escena del profesor acomplejado Pipicaca, un Mad Doctor clásico, empeñado en eliminar del cerebro humano el sentido del humor. Ni que decir que el malvado plan será de imposible ejecución teniendo enfrente a dos «cachondos» XXL como Jorge y Berto, por otro lado encarnación de una inquebrantable amistad exaltada durante todo el metraje.

Es de agradecer al responsable del show, David Soren, el respeto a la esencia de la materia prima. El director nos obsequia con varios tipos de animación, 2D, fliporamas (ilustraciones en páginas consecutivas que generan sensación de movimiento) y 3D, para trasladarnos al origen literario de Capitán Calzoncillos de forma alternativa y brillante. Una mezcla de técnicas que arropan a una comedia familiar donde resalta la alegría de ese niño libre en imaginar lo inimaginable en la casa de un árbol o para hacer travesuras capaces de romper con el aburrimiento establecido por los adultos.

Texto: José María Fillol

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Superhéroes en estado puro

Superman, Batman y demás cracks de DC se verán las caras de forma épica

Superman, Batman y demás cracks de DC se verán las caras de forma épica

Ya habita entre nosotros uno de los títulos más esperados de los últimos meses: «Injustice 2», secuela del galardonado título de lucha de NetherRealm Studios, encargados de» Mortal Kombat», llega a PlayStation 4 y Xbox One enfrentando una vez más a los mayores héroes y villanos del universo DC. La nueva historia original trasladará la acción a las localizaciones más icónicas de DC como Metrópolis o Gotham en las que tendrán lugar épicas batallas donde todo lo que te rodea puede usarse a tu favor o ser destruido. Tras los eventos de «Gods Among Us», Batman y sus aliados reconstruyen la sociedad mientras detienen a aquellos que desean el regreso del brutal régimen de Superman cuando una nueva amenaza pone de nuevo en peligro a la Tierra y provoca la creación de nuevas alianzas. Así, tendremos que afilar nuestros superpoderes para buscar la paz mediante la opresión con Superman, evitar que las líneas sean cruzadas con Batman, redimirnos de nuestros pecados como The Flash, calmar nuestra sed de venganza como Harley Quinn o vengarnos de los miembros de Sinestro Corps como Atrocitus. Mucho tajo, la verdad.

Como puede apreciarse, el nivel gráfico es tan espectacular como los combates a los que someteremos a nuestros protagonistas

Como puede apreciarse, el nivel gráfico es tan espectacular como los combates a los que someteremos a nuestros protagonistas

Así que, para ello, nada mejor que echar mano de nuestra nómina de cracks, que para eso «Injustice 2» cuenta con la plantilla más amplia de personajes de DC vista en un juego de lucha, incluyendo héroes clásicos como Supergirl o Wonder Woman y villanos como Deadshot o Grodd. Aunque la verdad es que el abanico de personajes es impresionante, ya que podremos pueden elegir entre el mayor elenco de superpoderes disponible en un juego de lucha, desde los clásicos favoritos de los fans, como Batman, Superman, Flash, Aquaman, y Blue Beetle, hasta impresionantes nuevos villanos, como Atrocitus, Gorilla Grodd y muchos otros, todos ellos recreados con un impecable estilo comiquero que hará las delicias de los nostálgicos de las viñetas. El resultado, como no puede ser de otra forma, hace que los combates de «Injustice 2» sean aún más memorables que los de su predecesor. Los jugadores podrán conseguir equipamiento en cada partida para personalizar y aumentar el nivel de sus superhéroes y supervillanos DC favoritos, lo cual repercutirá no solo en su aspecto, sino en su estilo de lucha.

Imagen de previsualización de YouTube

Pero no solo se trata de repartir mandobles estratosféricos, ya que detrás también hay un argumento con mucha chicha, puesto que el juego continúa religiosamente la historia iniciada en su título antecesor, donde Batman y sus aliados colaboran para reconstruir la sociedad, pero han de enfrentarse a aquellos que quieren restaurar el régimen de Superman. En medio de este caos, ha surgido una nueva amenaza que pondrá en peligro la mismísima existencia de la Tierra. Además, por primera vez podremos crear la versión definitiva de las leyendas de DC con un nivel de control sin precedentes que te permitirá, con cada victoria, conseguir equipo con el que personalizar y aumentar el nivel de tu personaje repercutiendo en su aspecto y estilo de lucha. En «Injustice 2» cada héroe es tu superhéroe, según reza el eslogan, y desde luego que tiene razón. En fin, un juego imponente para echarle horas y épica de la buena.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Vuelve el grupillo salvaje

Los héroes más sui géneris de Marvel, al contraataque

Los héroes más sui géneris de Marvel, al contraataque

Fue uno de los pelotazos indiscutibles de hace un par de veranos, y una refrescante muestra de que el cine de superhéroes no tiene por qué ser oscuro, traumático y chungo. Ahora, uno de los blockbusters Marvel más inesperados y simpáticos vuelve a casa por primavera: hablamos, cómo no, de «Guardianes de la galaxia 2», más gamberra y más brillante que su antecesora. Ambientada en el nuevo contexto sonoro de “Awesome Mixtape #2”, la cinta continúa las aventuras del equipo en su travesía por los confines del cosmos. Los Guardianes deberán luchar para mantener unida a su nueva familia mientras intentan resolver el misterio del verdadero linaje de Peter Quill. Viejos rivales se convertirán en nuevos aliados y los personajes favoritos de los cómics clásicos acudirán en ayuda de nuestros héroes a medida que el Universo Cinematográfico de Marvel continúa expandiéndose. James Gunn, el irreverente director de la anterior entrega (y de aquel despiporre llamado «Movie 43»), vuelve a firmar las aventuras de este atípico grupo, con el casting de la anterior más estrellas invitadas para formar un elenco de ensueño: Chris Pratt, Zoe Saldana. Bradley Cooper, Vin Diesel, Kurt Russell, Stallone o la mismísima Glenn Close, que pega menos en esta movida que un poligonero en la Biblioteca Nacional. En fin, marchando una ronda extra de palomitas sin complejos y sin la originalidad de la primera entrega, aunque aquí luzca como estelar el monísimo Bebé Groot, que seguro chifla al público chino (ya se sabe que Hollywood ahora tiene los ojos rasgados). En otro orden de cosas y de pelis, también podemos echar unas risas con «Un italiano en Noruega», nueva vuelta de tuerca del esquema de «Bienvenidos al Norte» aunque con un toque extra de crítica social y antiburocrática a la italiana o, si se prefiere, adentrarnos en las oscuridades de «Lady Macbeth», crudo pero implacable noir victoriano-rural que poco tiene que ver con Shakespeare ni falta que le hace.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

La fuga de Logan

Hugh Jackman, sacando las garras por última vez, o eso asegura

Hugh Jackman, sacando las garras por última vez, o eso asegura

Cuando las barbas de tu enemigo veas pelar, saca las garras a pasear. Si son
de adamantium, ya sabemos del pelaje y la barba del ínclito dueño. Aunque en
esta peli las susodichas van a rebanar pescuezos y hasta decapitar cabezas a
cuatro manos. No solo quien estabais pensando, también su «dulce» hijita de
probeta le va a poner saña y precisión a la faena de ensartar a todo individuo o
mala copia mutante que se ponga por delante. A Lobezno no le podía haber
salido mejor compañera de viaje para esta sui generis road movie fantástica,
con la séptima marcha todoterreno metida desde el minuto uno cuando
despierta resacoso dentro de su coche: instantes después tirará de repertorio
contra unos incautos chicanos a los que Trump estaría encantado de pagarles
las copas en el bar de «Abierto hasta el amanecer».
«Logan» (Hugh Jackman) nos lleva a los infiernos internos de su protagonista.
Otros tiempos fueron mejores para él y para los de su raza, de camino a la
extinción. Ahora anda de capa caída, alcoholizado y malviviendo como chófer.
Bajo su custodia está el profesor Charles Xavier (Patrick Stewart), ya con la
cabeza más allá que aquí, lo cual supone un peligro para quienes están a su
alrededor si le da por no tomarse la pastillita que controla sus achaques de
poderes mentales desatados. Junto con el albino Caliban, se esconden como
parias lejos del mundanal ruido y de una sociedad que en el 2024 no los
necesita, acaso sólo para utilizar arteramente sus increíbles dones. Pero he ahí
que al decadente Logan-Lobezno le cae la «niña bonita», una última misión de
conducir al fruto de sus genes a la frontera. A la jovencita mutante le pisan los
talones una facción gubernamental armada hasta los dientes para meterla en
vereda, o sea recluirla de nuevo en la «fortaleza-laboratorio» de donde escapó
junto a otros niños, con los cuales se experimentaba para fabricar auténticas
armas de guerra andantes.
La cosa tiene miga y el filme… pues bueno, podemos decir que es un intento
de despedida con honores para el más carismático miembro de la Patrulla X. Si
arrascamos un poco desde luego nos salpican unos cuantos topicazos
argumentales (esas cobayas infantiles letales…) y manidos esquemas
formales, surgidos como de una extraña mezcla del cine de acción
multiorgásmico de Roland Emmerich agitado con el chinorri de estilo
hongkonés. No obstante algunos de los cruentos desenlaces nos pueden dejar
tan atónitos, por lo inesperado de quienes caen al hoyo, como petrificados fiel a
la secuencia: un mannequin challenge macabro de rechinar dientes. La factoría
Marvel ahí le da manga ancha al director, James Mangold, y nos avisa que este
Lobezno es más oscuro, canalla e implacable que otros. Es un superhéroe más
terrenal en cuanto se muestra vulnerable dentro de una personalidad
fatalmente marcada por el destino pero, ay amigo, cuando saca las cuchillas
anda sin concesiones y nos olvidamos de la pretendida elegía humanista. Ojo,
y la pequeña salvaje que le acompaña no le va a la zaga, menuda pieza.
El asunto está que las ruedas de la fuga de Logan no dejan huella, sólo
reguero de sangre. Si lo que buscamos son escenas espectaculares,
estaremos bien servido, aunque extenúe, pero en tensión dramática y
profundidad el filme se queda cortito. Hay intentos, porque quiere desmarcarse
y tomárselo (demasiado) en serio respecto a otros títulos de la serie, pero ni siquiera el paralelismo con la realidad actual, cuando de soslayo aborda el problema de la inmigración en la frontera sur del país del tío Sam, da apenas rédito. Sí acierta la autorreferencia al propio cómic, un recurso bien traído y calza en el argumento como zapato a medida. Tampoco disgusta el guiño crepuscular, más el romántico de «Raíces profundas» enmarcado en la televisión de un motel, que el fatuamente evocado de «Sin perdón».
Palomitera sí, para fans con pedigrí no.

 

Texto: José María Fillol

La despedida de Lobezno no puede ser más espectacular

La despedida de Lobezno no puede ser más espectacular

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Próxima parada: el horror

"Train to Busan", o atrévete luego a coger el cercanías a Parla, anda

«Train to Busan», o atrévete luego a coger el cercanías a Parla, anda

Acabamos de empezar la partida y ya se nos echa encima el mogollón de novedades cinematográficas para 2017, con una escaleta plagada de secuelas, remakes, reboots, refritos y rebozados, si es con algún superhéroe gamberrete/atormentado dentro, mejor que mejor. Qué vamos a hacer, Hollywood-Pekín (nada de Hollywood-Babilonia, qué tiempos) es así. Y es que en el imperio del celuloide no hay apenas espacio para fruslerías, con suerte el bueno de Scorsese puede estrenar -hoy en nuestras pantallas- un auto sacramental de tres horazas con ojos rasgados nipones como «Silencio». Pero es la excepción a la más que presunta morralla que nos espera: «Cincuenta sombras más oscuras», «Trainspotting 2» (qué miedito da), «Prometheus 2» (¡oh, no!), «Blade Runner 2» (¡oh, no! bis), «La Bella y la Bestia», «Lobezno 3», «Cars 3», «Gru 3», «Piratas del Caribe 5», «A todo gas 8» (sí, ocho, igual que el episodio de «Star Wars», con el morbo de ver a Carrie Fisher por última vez). Eso, unido a la charcutería superheroica de turno, con «La Liga de la Justicia» y «Wonder Woman» al frente, además de la secuela de la simpática «Guardianes de la galaxia» y de un nuevo «Spiderman» contado por enésima vez, que no se cansan estos tíos. En cuanto a cine español, no se presenta un panorama muy halagüeño, sobre todo viendo el estreno estelar de la semana, la tramposa y absurda «Contratiempo», con un Mario Casas despistadísimo que también estará en «El bar», lo nuevo (si es que este hombre rueda algo nuevo a estas alturas) de Álex de la Iglesia. En fin, intentaremos ir salvando títulos de la quema en este blog. Empezando por un muy buen estreno de la semana: «Train to Busan», burrada coreana que debería ser la película definitiva de zombis, tanto por su bien calibrado componente dramático (con niña desatendida y todo) como, sobre todo, por sus salvajes escenas de terror a mogollón, que hacen palidecer a los muñecos de «Guerra Mundial Z». Imprescindible para los amantes del género, la verdad. Bueno, siempre hay alguna perla entre la basura, ¿verdad?

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Demonios en el jardín psiquiátrico

Batman, de dulce en esta doble remasterización

Batman, de dulce en esta doble remasterización

Nada mejor que seguir calentando Halloween con un viaje a uno de los lugares más locuelos de los últimos años: el manicomio de Arkham, debidamente remodelado, junto a la cárcel, en «Batman: Return to Arkham», un doble pack donde Warner echa la vista atrás y remasteriza sus dos primeros episodios, “Arkham Asylum” y “Arkham City”, para PS4 y Xbox One, lo que constituye una nueva ración de emociones fuertes y vitaminadas para su legión de fans. Hay que decir que este título tenía que haberse lanzado el pasado mes de julio, pero los desarrolladores han preferido hacer las cosas bien y mimar esta doble maravilla unos meses más, para que luzca poderoso y pintón. Por el camino se ha quedado “Arkham Origins”, otra de las perlas de la franquicia, que literalmente no ha tenido cabida entre tanto poderío y disco duro. Por tanto, nos centramos en los dos primeros episodios de la serie, esos que nos dejaron la boca abierta de par en par. Recopilando, recordar que “Arkham Asylum” nos presentaba a un Joker completamente desatado y desarmado, después de su intento de destruir Gotham City a bombazo limpio. Para intentar encajarle alguna tuerca, nuestro héroe firma el ingreso del “pájaro” en el manicomio de Arkham,  aunque en realidad todo es una estratagema del propio Joker para, desde sus muros, encontrar una potente droga llamada Titán que transformaba a los pacientes del frenopático en monstruos imparables. Una premisa fabulosa que fue la excusa para un viaje al final de la noche más oscura de la mente comiquera, con lunáticos y seres extraños pululando por las pesadillescas estancias y sorpresas y “regalitos” marca de la casa a cada paso. Inolvidable, la verdad.

La nómina de villanos, como siempre, se lleva la palma

La nómina de villanos, como siempre, se lleva la palma

Una sensación que se repitió en la secuela, “Arkham City”, que nos sitúa un año después de los sucesos del juego anterior, y nos traslada a la prisión local, en realidad una trampa mortal urdida por la mente perversa de Ra’s Al Ghul, donde Batman y Joker tendrán que pelear casi codo con codo para que los efectos del Titán no acaben con ellos para siempre. Esto es, dos juegos como dos castillos que recibieron notas increíbles en todos los medios especializados, laureles de Juego del Año por doquier y muchas emociones fuertes que esta nueva reedición amplía y corrige. Aparte del virtuosismo gráfico, esta versión también destaca generosamente por incluir todos los contenidos descargables de los títulos originales, destacando a Catwoman como personaje jugable o la jugosa expansión “Harley Quinn’s Revenge”.  Aparte, el sonido aparece mucho más cuidado y atronador, llegando a niveles escalofriantes en el episodio “Asylum”, donde escuchamos hasta los gritos de agonía de los internos o el murmullo de las cucarachas entre las paredes del manicomio. Evidentemente, una de las claves de esta edición es la mejora en su apartado gráfico y técnico. Y es que la saga de Rocksteady nunca ha lucido mejor que aquí, gracias al trabajo del equipo Virtuos, que lleva el uso del Unreal Engine 4 a unos límites impresionantes. Un acelerón que se nota principalmente en el nivel de texturas, la saturación de color, el realismo de las animaciones y, sobre todo, la iluminación y los claroscuros de los interiores del manicomio y la prisión. Un trabajo impecable para añadir más épica al asunto y redondear uno de los juegos más gozosos y nostálgicos (en el buen sentido) del otoño.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Dioses y monstruitos

Ra, Ra, Rasputín... la mitología egipcia, por los suelos

Ra, Ra, Rasputín… la mitología egipcia, por los suelos

Se supone que un estreno como «Dioses de Egipto» tendría que ser celebrado por la comunidad cinéfilo-jugona con aplausos y vítores: es, una vez más, un híbrido perfecto de ambos ámbitos que proporciona la sensación de «jugar» en la gran pantalla grande a la manera de, por ejemplo, «God of War», con sus plataformas, sus puzles, sus titanes… Lamentablemente, los experimentos, con gaseosa. Porque, en la práctica, estamos ante el enésimo desastre de un Hollywood obsesionado por hacerle la rosca al emergente mercado chino (véanse los casos de «Warcraft» o «Tortugas Ninja») antes que intentar resucitar en espíritu del péplum fantástico que tanto honraron artesanos como Ray Harryhausen con su Simbad, su Jasón, su «Furia de titanes» y demás maravillas. Pero no, Alex Proyas (qué lejanos los tiempos de «Dark City») ofrece un show ferretero y transformista con un ojo puesto en «300» y otro en la egiptología camp por fascículos, y el choteo es generalizado. Ocasión perdida, en fin.

No, lamentablemente las ediciones en LáserDisc y VHS no están disponibles. Cachondo este Deadpool...

No, lamentablemente las ediciones en LáserDisc y VHS no están disponibles. Cachondo este Deadpool…

Por suerte, para quitarnos el mal sabor de boca, podemos acudir al videoclub (si queda alguno) más cercano para disfrutar de «Deadpool» en formato doméstico y comprobar que aún es posible conciliar cine adolescente y gamberrete con talento y mala leche, sin tanta oscuridad ni tanto transformismo faraónico. Basada en el antihéroe menos convencional de Marvel Comics, el filme cuenta los orígenes del antiguo agente de las Fuerzas Especiales reconvertido en mercenario Wade Wilson (Ryan Reynolds), quien, tras ser sometido a un cruel experimento que le confiere poderes de curación rápida, adopta el alter ego de Deadpool. Armado con sus nuevas habilidades y un retorcido sentido del humor, persigue al hombre que casi acabó con su vida, Ajax, interpretado por Ed Skrein («Transporter Legacy»). El debutante director, Tim Miller, proporciona a la encarnación cinematográfica de semejante pájaro una narrativa fragmentada que se precipita hacia adelante y hacia atrás en el tiempo. La película es todo menos predecible, aunque también resulta accesible para los que nunca antes se hayan topado con el “Mercenario Bocazas”. Consigue generar empatía hacia todos los protagonistas, particularmente, en el caso de la conmovedora historia de amor entre Wade y Vanessa Carlysle (Morena Baccarin), que se enamoran debido a sus defectos más que a pesar de ellos. El resultado ha sido demoledor, puesto que las aventuras del antihéroe encarnado por Reynolds han sido una de las sorpresas más agradables de la temporada, por lo que edición en Blu-ray y DVD está llena de extras y gadgets tan jugosos como escenas añadidas, tomas falsas sin censura, dos audiocomentarios con mucha marcha, galerías la mar de curradas, un tráiler de «X-Men: Apocalipsis» y reportajes varios sobre la producción del filme, a veces no tan divertida como cabría esperar. En fin, una gozada para espectadores sin pelos en la lengua, perfecto aperitivo para la secuela, que ya está en marcha.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Llámalo X

Mística, pasándolas canutas gentileza del malo malísimo Apocalipsis

Mística, pasándolas canutas gentileza del malo malísimo Apocalipsis

Ya está aquí, ya llegó… no, la Patrulla Canina no: la Patrulla Mutante. Porque hoy se estrena el último episodio de la saga de nunca acabar, responsable en buena medida de la resurrección-empacho de género superheroico que vivimos en la actualidad. Al menos, el responsable es Bryan Singer, que inició la franquicia allá por el año 2000 y que ahora se pone por cuarta vez a la batuta con «X-Men: Apocalipsis», filme con un argumento de los buenos, y que se centra en Apocalipsis, el mutante más poderoso que ha existido nunca, adorado como un dios mientras acumulaba los poderes del resto de mutantes convirtiéndose en un ser inmortal. Tras su debilitamiento después de miles de años, su desilusión hacia el mundo le obliga a reclutar a un grupo de poderosos mutantes, incluyendo al descorazonado Magneto (Michael Fassbender), para purificar la humanidad y crear un nuevo orden mundial, del cual estará al frente. Mientras el destino de la Tierra pende de un hilo, Raven (Jennifer Lawrence) con la ayuda del Profesor X (James McAvoy) tendrá que liderar un equipo de jóvenes X-Men para detener a su mayor enemigo y salvar a la humanidad de la destrucción total.

Michael Fassbender, un Magneto que templa más y mejor que un torero en San Isidro

Michael Fassbender, un Magneto que templa más y mejor que un torero en San Isidro

Esto es, un chorreo de efectos especiales, alusiones bíblicas y actores de relumbrón, que dan lo mejor de sí tras «Días del Futuro Pasado», anterior filme de Singer. Un espectáculo de cabo a rabo definido así por el productor Hutch Parker: «Bryan tuvo que tirar la puerta abajo en la narración para trasladar a este increíble elemento desde un punto tan distante de la historia. De hecho, mucho antes de que el mundo fuera consciente de la existencia de los mutantes, Apocalipsis reinaba como si fuera un dios. En realidad, Apocalipsis no sólo se imagina como un dios, sino como el dios. Ésta es una idea extraordinariamente rica para un villano. No se trata de un hombre frente a la lucha mutante, como hemos visto en otros filmes; es un mundo que ha sido concebido por Apocalipsis, en el que sólo los fuertes sobreviven. Apocalipsis es un peligro distinto a cualquier otro que los X-Men hayan conocido antes. Apocalipsis es un ser antiguo y sobrenatural al mismo tiempo». Hablando de seres antiguos y sobrenaturales, también se estrena «Noche real», una simpática comedia sobre la noche en que una jovencita Isabel II se fue de picos pardos y hasta se soltó la corona, metafóricamente hablando. Que no todo van a ser mutantes hoy viernes, ¿no?

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Torrijas con criptonita

Hala, ya los tenemos frente a frente. Y total, ¿pa qué?

Hala, ya los tenemos frente a frente. Y total, ¿pa qué?

Si el cine es el juguete más caro del mundo, películas como «Los Vengadores» o este «Batman v. Superman» deberían ser su quintaesencia: ¿qué mejor celebración de un patio de recreo infantil que la posibilidad de ver en la gran pantalla el mismo espectáculo que disfrutamos de críos, cuando atizábamos entre sí a superhéroes, villanos y los muñecos que pillásemos por el camino? Esa es la teoría. La práctica es bien distinta. Concretamente, en palabras del crítico de Telegraph, «un jaleo idiota y sin gracia». Cierto que es el mayor palo de los que hemos leído, pero el resto de reseñas no se quedan a la zaga. La verdad es que nos temíamos lo peor viendo a Fatman Ben Affleck con los ojos encendidos cual Mazinger Z punkarra, o al figurín de «El hombre de acero» con pinta de participar en algún programa coplero de Canal Sur. Fatiga, mucha fatiga made in Zack Snyder, a lo largo de dos horas y media que se resumen en un telegrama. Y ojo porque esto es solo el aperitivo a otros dos ladrillos que se avecinan sobre La Liga de la Justicia de marras. Pero, en fin, que siga funcionando la maquinaria y que Hollywood continúe cebándonos de superhéroes en solitario, manada, juntos, revueltos o lo que les venga en gana. Y, como aparte de esto la oferta de estrenos no es que sea muy halagüeña («Mi gran boda griega 2″, «Resucitado» y demás material de escombro) lo mejor es repescar alguna de las grandes películas de lo que va de año, aún en cartel. Perlas como «La habitación», «Spotlight», «Brooklyn», «El renacido» o «El regalo» que aún nos hacen creer en eso tan manido pero necesario como es la magia del cine.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).