Un verano muy mono

César y sus macacos, en pie de guerra contra el homo sapiens

César y sus macacos, en pie de guerra contra el homo sapiens

Sabemos que la planta noble de Hollywood no se caracteriza especialmente por su imaginación sino más bien por su holgazanería cachazuda. Todo lo que no huela a superhéroes o remake/reboot/recauchutado se la trae al pairo. Y, si son ambos factores (como la enésima saga sobre Spiderman que se estrena en un par de semanas), miel sobre hojuelas. Así que, al menos, ya que resucitan a un muerto, que lo hagan con gracia y estilo. Justo eso hizo Matt Reeves (autor del estupendo remake USA de «Déjame salir», por cierto) con la saga de «El planeta de los simios», cuyo último episodio hace un par de temporadas, «El amanecer del planeta de los simios», estuvo bastante resultón. Así que, hala, a hacer el siguiente, que a mí me da la risa. Pues he aquí «La guerra del planeta de los simios» (encontrar un título original ya debe ser toda una proeza), donde César y su ejército macaco son forzados a encara un conflicto mortal contra un ejército de humanos liderado por un brutal coronel. Después de sufrir lo suyo en la batalla, César lucha contra sus instintos más oscuros en una búsqueda por vengar a su especie y derrotar a su nuevo archienemigo. Acción sin tregua, efectos especiales impresionantes y el protagonismo de Andy Serkis y Woody Harrelson le dan vidilla a una entrega que, cuanto menos, servirá para esperar a la próxima. Puro blockbuster veraniego, igual que el grueso de lo que nos cae este año: «Transformers 5», «La emoji película» (o como se diga), y hasta dos ladrillos de dos de los directores más plomizos y pedantes de los últimos tiempos: Christopher Nolan («Dunkerque», aunque parece que no está mal del todo) y Luc Besson («Valerian y la ciudad de los mil planetas»). Bueno, más bien tres, porque el nefasto Guy Ritchie también tiene su peliculita, nada menos que «El Rey Arturo». En fin, a darle al paipai y nos vemos el mes que viene por estas fechas, si no nos ha tocado la lotería o alguna herencia (que el muñequito vudú funcione…).

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Bienvenidos al verano

The Rock y sus amigos, correteando por la playa en busca de un boca a boca

The Rock y sus amigos, correteando por la playa en busca de un mísero boca a boca

Pues sí, summer is coming y, para que no se diga, vamos a cometer la osadía cinéfila de recomendar una película (o así) como «Baywatch: Los vigilantes de la playa» para este viernes. No solo porque no hay mucho más donde elegir (bueno, también hay un documental sobre Chavela Vargas bastante majo) sino porque la relajación neuronal propia de dicha estación hacen que acudan al recuerdo los sprints playeros de la serie original, con Pamela Anderson y demás trotonas (literalmente) moviendo sus recauchutados cuerpos a ritmo hipnótico. Y, en fin, porque una vez al año, ponerse nostálgico y «petardo» no hace daño, ¿no? Si hasta argumento y todo tiene la criatura: nada menos que la historia del esforzado socorrista Mitch Buchannon (encarnado por Dwyane Johnson y toda su masa muscular) y su choque de carácter con un bravucón socorrista novato (Zac Efron, también bastante «mazado» el chaval). Juntos, descubren una trama delictiva local que amenaza el futuro de la Bahía. Cameos de veteranos de la teleserie noventera, mucho cachondeo y cuerpos esculturales se dan cita en esta oda al salvamento marítimo y hormonal dirigido por Seth Gordon («Por la cara» y «Cómo acabar con tu jefe», que tenía cierta gracia). Como ha escrito memorablemente el crítico de The Hollywood Reporter, «tetas, culo y pectorales… ¿acaso esperabas a Shakespeare?». Por cierto, ya está en marcha la secuela. Sin comentarios.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Richard, ese hombre

Gere, con su gorrilla de prejubilado, orientando su filmografía a lugares bastante alejados de "Pretty Woman"

Gere, con su gorrilla de prejubilado, orientando su filmografía hacia lugares bastante alejados de «Pretty Woman», por suerte para él

Bastante poca chicha en los estrenos de hoy, sinceramente. Ni en cuanto a cine de Hollywood («La casa de la esperanza», «La promesa», «Unforgettable», a pesar de sus pintones protagonistas) ni en cuanto a cine español («Como la espuma», «Mil cosas que haría por ti», «Bittersweet days»… ¿o suenan de algo? Pues ya somos dos). Así que, a falta de pan, nos fijaremos en los ojillos simpáticos y budistas de Richard Gere, protagonista absoluto de «Norman, el hombre que lo conseguía todo», drama que cuenta la historia de un operador de poca monta llamado Norman Oppenheimer que se hace amigo de un joven político que se encuentra en el momento más bajo y solitario, tanto de su carrera como de su vida. Tres años después, cuando el político se convierte en un influyente e importante líder mundial, la vida de Norman cambia repentinamente, tanto para bien como para mal. Dirige Joseph Cedar («Pie de página (Footnote)») y acompañan a Gere los siempre fetenes Steve Buscemi y Charlotte Gainsbourg. Aparte, también destacamos una producción egipcia, «Clash», un poderoso drama político centrado en la situación que vivió El Cairo durante el verano de 2013, dos años después de la revolución egipcia. Tras la destitución del presidente islamista Morsi, un día de violentos disturbios, un furgón de la policía se lleva a decenas de manifestantes con convicciones políticas y religiosas diferentes. Todo un canto a la tolerancia y a la reconciliación que cosechó estupendas críticas y premios en festivales como Cannes o la Seminci.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Keanu reloaded

Incluso los asesinos a sueldo tienen tiempo de sacar a pasear al chucho

Incluso los asesinos a sueldo tienen tiempo de sacar a pasear al chucho

Muchas risas y memes con Keanu Reeves pero, a lo tonto, lleva más de 30 años en el cogollito de Hollywood, con el mismo tallaje, el mismo peinado y el mismo (y único) gesto. Además, y eso es lo que tiene mérito, ha sobrevivido a la trituradora «Matrix» y ha sabido ir encauzado su carrera durante el siglo XXI con algún que otro título interesante y hasta con alguna saguita y todo. Por ejemplo, la de «John Wick», que despacha su segunda entrega, «Pacto de sangre», también dirigida por Chad Stahels, que algo es algo. Así que aquí tenemos que nuevo al legendario killer Wick, que se ve obligado a salir del retiro por un ex-asociado que planea obtener el control de un misterioso grupo internacional de asesinos. Obligado a ayudarlo por un juramento de sangre, John emprende un viaje a Roma lleno de adrenalina estremecedora para pelear contra los asesinos más peligrosos del mundo. Pues ya se sabe: mucho tiro, mucho ceño fruncido y mucho hule, aunque la crítica se ha rendido a los pies del viejo Keanu, cosa curiosa y hasta merecida, qué narices, que el tío va en metro de lo más campechano. Algo que, desde luego, no hacía el mega-ermitaño Howard Hughes, al que da vida el pobre Warren Beatty en otro estreno medianamente interesante de esta semana tontísima: «La excepción a la regla», su nuevo filme en casi 20 años (desde aquel desquiciado «Bullworth»), y muestra crepuscular de su talento, clase y «quien tuvo, retuvo». Aunque, en fin, el viejo Warren va a pasar a la historia por dos cosas: sus envidiadas yemas de los dedos y «lo de» la papeleta del Oscar. Así es la vida, qué vamos a hacer.

PD. Además, a partir de la semana que viene, tendremos un estreno en DVD y Blu-Ray de campanillas: nada menos que «Assassin’s Creed», una de las películas basadas en un videojuego más exitosas de los últimos años. Protagonizada por Michael Fassbender, que encarna a nuestro saltarín héroe batiéndose en duelo contra los templarios de la España del siglo XV, y con un despliegue visual de traca, la edición doméstica no defrauda a nadie, gracias a extras como un surtido completo de «Easter Eggs», reportajes especiales como «El Legado de Assassin’s Creed» y un generoso combo de trailers, biofilmografías y galería de imágenes.

Michael Fassbender, dando vida a uno de los héroes jugones por excelencia

Michael Fassbender, dando vida a uno de los héroes jugones por excelencia

 

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Más coches de choque

Charlize Theron, la que mejor chasis tiene de "Fast & Furious 8" (y perdón por el micromachismo)

Charlize Theron, la que mejor chasis tiene de «Fast & Furious 8» (y perdón por el micromachismo)

Cada Semana Santa de los últimos años nos enfrentamos al mismo dilema: ¿las cuadrigas de «Ben Hur» o los autos locos de «Fast & Furious»? Aunque, más o menos, ambas se complementan: duran una eternidad, hay mártires, apóstoles y algún Judas en sus filas y te dejan crucificado en la butaca con el despliegue de acción y adrenalina de ayer y de hoy. También de proporciones bíblicas es la saga automovilística, que llega a su octava entrega (quizá la disolución de la clase media tenga algo que ver, según apuntaba «Agente contrainteligente») con más queroseno que nunca en el motor, y al volante un director solvente como F. Gary Gray («Straight Outta Compton» y el remake también automovilístico de «Un trabajo en Italia»). Pero lo realmente interesante son las cabriolas al motor, inverosímiles y con tanques sobre hielo de invitados, de sus bólidos, tan poderosos como la musculatura de sus protas: Vin Diesel, The Rock, Jason Statham… aunque el foco de atención se lo llevan dos damas del calibre de Helen Mirren y Charlize Theron (con un Oscar por banda, recordemos). En fin, que ya se sabe lo que nos va a ofrecer el filme, así que eso que nos llevamos. Aparte, otras ofertas cinematográficas para este puente son los dibus simpatiquillos de «El bebé jefazo», el yayo-thriller «Un golpe con estilo» (con Michael Caine y Morgan Freeman) y «Nieve negra», otro noir -valga la redundancia- con tres cracks argentinos dentro: Ricardo Darín, Leonardo Sbaraglia y Federico Luppi, que anda el hombre algo achuchado últimamente. Pues eso, ojo con las torrijas y hasta el lunes.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Almas de metal

Scarlett Johansson, echa una cíber-fiera en la esperada adaptación de "Ghost in the Shell"

Scarlett Johansson, hecha una cíber-fiera en la esperada adaptación de «Ghost in the Shell»

Llegará un momento en que, parafraseando al clásico, una ardilla pueda recorrer una película de punta a punta saltando de efecto especial a efecto especial sin tocar nunca el suelo. Junto con «Tron», seguramente sea «Ghost in the Shell» el ejemplo que más se acerca a este inquietante escenario. Al fin Hollywood ha puesto sus garras ávidas de dólares y, sobre todo, de yenes, yuanes, bitcoins o lo que sea que se lleve en el Lejano Oriente, sobre uno de los tótems de la cultura popular nipona, manga o anime, tanto monta, y también cima de las amistades peligrosas entre el hombre y la máquina. Así, el filme narra la historia de «The Major«, un híbrido cyborg-humano femenino único en su especie, que trabaja en operaciones especiales y dirige un grupo operativo de elite llamado Sección 9. Consagrada a detener a los extremistas y criminales más peligrosos, la Sección 9 se enfrenta a un enemigo cuyo objetivo principal consiste en anular los avances de Hanka Robotic en el campo de la cíber-tecnología. Scarlett Johansson es la protagonista casi absoluta del filme, luciendo redondeces y adrenalina a raudales. La acompañan gente solvente como Michael Pitt, Juliette Binoche y Takeshi Kitano, aunque estos dos últimos más apagados que de costumbre. Y, sobre todo, toneladas de pirotecnia visual que nos dejan boquiabiertos los primeros minutos, pero luego nos llegan a abrumar y cansar. De todas formas, un filme con miga y que encandilará a sus incondicionales. Y, para quien quiera sensaciones algo más humanas, una dramedia a la francesa con padre infantil e hija madura dentro, «Hoy empieza todo», protagonizada por Omar Sy, medio patrocinada por Imaginarium (eso parece por momentos) y con una lectura sobre el Brexit muy curiosa.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

El gran mono

A Kong le siguen molestando en plena siesta en su isla paradisíaca, no escarmientan

A Kong le siguen molestando en plena siesta en su isla paradisíaca, no escarmientan

Desde su inolvidable primera aparición hace casi 85 años, King Kong es uno de los iconos del cine más sólidos y recurrentes. Ahora, una década después de su última aventura dirigida por Peter Jackson (que, la verdad, estaba bastante maja, a pesar de su desorbitado metraje), el gigante regresa en «Kong: la Isla Calavera», dirigida por Jordan Vogt-Roberts -que tan buen sabor de boca dejó en Sundance con «Los reyes del verano» y que parece haberse abonado al blockbuster, pues ya prepara la adaptación de «Metal Gear Solid»– y que nos cuenta de nuevo la historia de unos exploradores (esta vez sin pícaros de Hollywood de por medio) que se adentran en una remota isla del Pacífico sin percatarse de que en ella habita el susodicho Kong. Más acción, explosiones y poco margen para el clásico romanticismo de la serie, aunque la chica de turno sea nada menos que Brie Larson, que también parece volcarse al cine comercial después de ganar un Oscar por su impresionante trabajo en «La habitación», qué vamos a hacer. Samuel L. Jackson, Tom Hiddlestone, John Goodman o John C. Reilly poniendo la nota cómica completan el reparto. Y, para los que busquen otra propuesta más arriesgada y emocionante, allá va la nominada al Oscar al mejor filme de habla no inglesa «Land of Mine (Bajo la arena)», notable drama alrededor de un grupo de bisoños soldaditos alemanes encargados de desactivar las bombas que sus compatriotas dejaron sembradas en las playas danesas en la Segunda Guerra Mundial. Un episodio poco conocido y que demuestra que los flecos de las guerras son a veces peores que las propias refriegas. Y es que cuando haces «boom» ya no hay «stop».

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Los trotes de Tom

Cruise no pierde el temple ni con la pasma redneck encima

Cruise no pierde el temple ni con la pasma redneck encima

Hacía bastante que no disfrutábamos con la ilustre presencia de Tom Cruise, ese genio interpretativo conocido por pegar brincos en un sofá y zamparse la placenta que nutrió a su hija, esa que no ve desde hace cuatro años. El caso es que el único actor que no ha brillado ni a las órdenes de Kubrick, Spielberg, Anderson, Coppola o Scorsese, el mismo que ahora parece una abuela lapona sonrosadita ella, vuelve con «Jack Reacher. Nunca vuelvas atrás», nuevas aventuras de su segundo personaje más carismático, a las órdenes de Edward Zwick, de quien vimos edte verano su tostón «El caso Fischer» y que ya dirigió a Tomasito en «El último samurái», ese rollete con wasabi por el que el cienciólogo pensaba pillar el Oscar, el pobre. Así, el argumento nos presenta a la Mayor Susan Turner, líder de la antigua unidad militar de Reacher, falsamente acusada de traición. Jack Reacher tendrá que sacarla de prisión y descubrir la verdad detrás de una conspiración gubernamental para limpiar sus nombres y salvar sus vidas. Durante el escape, Reacher descubrirá un secreto de su pasado que podría cambiar su vida para siempre. Pues eso. Y para quien quiera algo más exigente, «El ciudadano ilustre», una comedia argentina con mucha mala baba e ironía minimalista sobre la vuelta al terruño de su mocedad de un Nobel de Literatura argentino (sí, como Albajara en «Volver a empezar»). Merece la pena, aunque solo sea por su aguda reflexión sobre la espuma de la gloria literaria, por la escena del karaoke y, en fin, por la groupie ultramorbosilla. Nobel, para qué os quiero, ¿verdad Zimmerman?.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Mejor un buen libro

¿Quién no querría ver a Ben Affleck cuadrando balances como si no hubiera un mañana?

¿Quién no querría ver a Ben Affleck cuadrando balances como si no hubiera un mañana?

Poca chicha hoy en la cartelera, la verdad. Los estrenos del día no dan demasiada tregua, pero en fin, los metemos en un cubilete y elegimos, por ejemplo, «El contable», un thriller de Gavin O’Connor (director de la bastante reivindicable «Warrior», y que hace nada nos despachó «La venganza de Jane») que cuenta la historia de Christian Wolff, un contable y genio matemático, aparte de hombre extremadamente tranquilo (quién lo iba a sospechar con su profesión), obsesivo con el orden y con mucha más afinidad con los números que con las personas, que lleva una doble vida como asesino despiadado (oh sorpresa, también). El bueno de Ben Affleck la protagoniza, acompañado por rostros solventes como Anna Kendrick y J.K. Simmons. Y, en la otra acera, otro thriller, esta vez con bestseller debajo del brazo: «La chica del tren», que cuenta la historia de Rachel (Emily Blunt), una mujer devastada por su reciente divorcio que dedica cada mañana de camino a su trabajo a fantasear sobre la vida de una pareja aparentemente perfecta que vive en una casa por la que su tren pasa cada día. Pero una mañana Rachel es testigo desde la ventana del tren de un impactante suceso y se ve involucrada en el misterio que ella misma revela. Y, para cinéfilos un poco más exigentes, no viene mal echar una ojeada a títulos como «Verano en Brooklyn» o «Cuando tienes 17 años», lo último de André Téchiné. O hasta «La próxima piel», del temible Isaki Lacuesta. Ustedes vosotros mismos.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Woodywood y l’amour

El viejo profe Allen, aleccionando a la de "Crepúsculo" y al de "La red social"

El viejo profe Allen, aleccionando a la de «Crepúsculo» y al de «La red social»

Cada vez se estrenan antes las películas de Woody Allen, tal vez en un imposible anhelo espacio-temporal de alcanzarse entre sí, replegar su propio universo judío y, de una vez por todas, formar un todo orgánico en eterna expansión y lograr la eternidad cósmica con su intrínseca fuerza gravitacional (uf, echemos el freno si no queremos parecernos a Mtnez., el flamante columnista-onanista petunio de «El Mundo»). La cosa es que, aún en agosto, ya tenemos la última postal romántica y sencillita del abuelete que decició casarse con su hija hace unos cuantos años: «Café Society», una historia mínima en tonos pastel y con ciertos ecos a «El apartamento» (pobre diablo enamorado de una secretaria a la que se tira su jefe mientras la camela con un divorcio dilatado) enmarcada en un período efervescente como pocos: el Hollywood dorado de los años 30. Seguramente esa localización, y la dirección artística majestuosa que conlleva, sea lo mejor de una comedia agridulce sobre los caprichos, tontunas, azares e injusticias a doble velocidad del amor que Allen despacha con la mecánica celeste de quien se auto-obliga a estrenar una cinta al año por lo civil o lo criminal (si esta historia hubiese caído en manos de Edgar Neville, por no mentar a torres más altas…). Pero ha caído en las del autor de «Hannah y sus hermanas», que al menos sube el listón subterráneo del que hizo gala en sus dos últimos estrenos, aunque no llega al nivel de «Blue Jasmine», principalmente por la presencia de una actriz tan limitadita como Kristen Stewart, y eso que la chica le pone ganas y ojeras -casi echamos de menos al personaje de la prostituta a lo «Poderosa Afrodita» que inexplicablemente desaparece al primer plumazo-. Algo mejor resulta el trabajo de Jesse Eisenberg como el enésimo alter ego del propio Woody (digamos que está en el «top 10») y, sobre todo, de un Steve Carell que se muestra como pez en el agua en tan florido estanque astracanado. Por supuesto, no faltan los tópicos alrededor de la familia judía (buen gag sobre el condenado a muerte que se pasa al cristianismo sobre la bocina) y la nostalgia de una Gran Manzana que ya empezaba a pudrirse a la misma velocidad que el «séptimo arte» (también ojo a un par de dardos sobre la industria, sus guionistas vendimiadores y sus lobas con pieles de armiño). En fin, un trabajo agradable, aunque tal adjetivo sepa a poco, o incluso sepa a cuerno quemado, si nos referimos a uno de los cineastas más importantes de los últimos 40 años.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).