Vermú con cucaracha

La clientela de "El bar", preparada para ser engullida por el habitual "rodillo De la Iglesia"

La clientela de “El bar”, preparada para ser engullida por el habitual “rodillo De la Iglesia”

Veintipocos años después de su cénit “El día de la bestia”, el bueno de Álex de la Iglesia sigue dando vueltas a la misma rotonda para ver si de nuevo suena la flauta, o la corneta caprina. Da igual si mueve la cámara hacia un poblado western, una fiesta de Nochevieja (o dos), un aquelarre, unos grandes almacenes o el mismísimo Valle de los Caídos. Él, erre que erre. Y como casi lo consiguió con “La comunidad”, pues allá va la variación sobre el mismo tema: un microcosmos desquiciado y desquiciante, caldo de cultivo para que florezcan como ácaros (esos títulos de crédito chunguetes) las miserias del ser humano y tal. Y eso es “El bar”, la astracanada pirotécnica “patas arriba” de siempre marca de la casa, licor de garrafón por culpa también de lo de siempre: un guión que empieza resultón pero que se va desinflando poco a poco hasta llegar a un desenlace metido con calzador. La anécdota argumental reúne a un grupo de variopintos personajes en un bareto cutrón en la castiza plaza de los Mostenses regentado por Terele Pávez (sí, vuelve a hacer de mujerona esperpéntica y dominanta) y Secun de la Rosa (sí, vuelve a hacer de calzonazos buenazo y sumiso), y con clientes como Mario Casas (sí, vuelve a hacer de tontaina balbuceante) o Blanca Suárez (sí, vuelve a hacer de boba despampanante, sobre todo en la escena de la bajada a las alcantarillas, luciendo “tetamen” que da gusto, tipo Leonor Watling en “Los crímenes de Oxford”, única pieza suelta del “universo” De la Iglesia). Si a esto le añadimos una cuarentena infecciosa, o lo que sea, en pleno centro de Madrid muy poco creíble, un vagabundo apocalíptico muy pesadito, muchas voces, histeria colectiva y tiros y una recta final subterránea que hace que añoremos tantísimo a la gloriosa imaginación de “La torre de los siete jorobados”, pues ya tenemos mejunje reconvertido en una de las películas españolas más esperadas del año. Así está el patio, con o sin boicots. ¿Hace una mirinda nostálgica, por cierto?

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Muerte a crédito

Cómo ser jugón y no morir en el intento en 260 páginas

Cómo ser jugón y no morir en el intento en 260 páginas

A las diez de la noche del martes 31 de enero de 2012, Chen Rong-Yu, un taiwanés de 23 años se cascó el mismo número de horas que su edad en roer la Grieta del Invocador, el movidito campo de batalla de “League of Legends”, en un mugriento cibercafé de Nuevo Taipéi. Tieso como la mojama, fiambre como Carracuca, su deceso fue una de las primeras advertencias que contradicen la frase con la que Simon Parkin abre el último capítulo -titulado graciosamente “Utopía”- de su excelente e imprescindible (ahora más que nunca) “Muerte por videojuego” (Turner): “El videojuego niega nuestra mortalidad”. Ja, que se lo digan al pobre chinito Chen, o los otros dos que cayeron como moscas en los primeros compases de 2015 también en Taipéi (ciudad de vacaciones infernales) tras tirarse entre tres y cinco días viciados en parecidos tugurios post-apocalípticos, cuyos dueños decidieron tomar cartas en el asunto y limitar a “36 horas” el límite para que sus clientes despegasen el trasero de sus sillas. “Después empiezan a atufar y molestan”, se justificaron. No se trata de hacer leña del tarado jugón caído, sino de poner en negro sobre blanco una tendencia de la que ya alertaba Martin Amis en “La invasión de los marcianitos” o, allá por 1859, “Scientific American” refiriéndose al pérfido y vampírico ajedrez. Ahora, las fichas del tablero son otras: “Minecraft” y sus mundos infinitos, “GTA V” y sus vicios inagotables… incluso “Pac-Man” y su voracidad salvaje, aunque el mismísimo Obama luzca una pegatina del Comecocos en su portátil, según cuenta el autor (ilustre colega habitual de la BBC y de “The New Yorker”, así que nada de bromas). La moraleja parece clara: con los videojuegos, mejor limítate a matar el tiempo antes de que seas tú la víctima. Si no, puedes acabar como la horda de zangolotinos zombis buscando un Pokémon en el fondo de un barranco o, incluso, perdiendo la noción del tiempo real en un mar de “cronolapsus” ante títulos tan aparentemente inofensivos como “Animal Crossing”. En las 260 páginas de este libro está la clave. Además de prosa de calidad, innumerables anécdotas, testimonios de casos reales y reflexiones para que la sangre no llegue al río. Que luego pasa lo que pasa.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Terrores nocturnos

Sugerente imagen artística de "No respires", bonito escalofrío doméstico

Sugerente imagen artística de “No respires”, bonito escalofrío doméstico

Este finde la cosa va de espanto y disgusto, en el más amplio sentido de la palabra. Por ejemplo, y estrictamente, con el terror bastante apañadito de “No respires”, una pesadilla hanselygreteliana en la que unos quinquis encontrarán su merecido al pretender robar a un pobre ciego en su propio domicilio. Aunque luego nos damos cuenta de que el ciego no era tan pobre, ya que en el sótano esconde un secreto de lo más inquietante. El uruguayo Fede Álvarez, quien dirigió algo chapuceramente el remake de “Posesión infernal” hace unos años (ya la dimos un palo en este blog), mejora notablemente aquí, gracias sobre todo a la composición de su villano-víctima, encarnada por Stephen Lang, un secundario de lujo visto en “Avatar” o “Into the Badlands”, entre otras muchas. También da bastante miedo, aunque en un plano totalmente opuesto, la española “Cerca de tu casa”, que tiene título de thriller pero alma de drama social que denuncia la punta del iceberg de la lacra de los desahucios hace casi diez años, cuando, según algunos, jugábamos en la Champions de la economía europea (ay, qué risa, tío ZP). Lo bueno es que el director Eduard Cortés (“The Pelayos”) ha elegido el género musical para darle forma a su historia, una apuesta arriesgada pero, en ocasiones, bastante acertada, sobre todo por la gran voz de la protagonista Sílvia Pérez Cruz (de gente como Lluís Homar es otro cantar, nunca mejor dicho). Y miedo, lo que se dice miedo, también dan dos títulos de estreno del día: “Lejos del mar”, de un Imanol Uribe fuera de forma y de foco, y, sobre todo, ese remake cutre salchichero de “Ben-Hur” que tiene todas las papeletas para ser el gran fiasco del año, o del siglo. Si es que los hay con un cuajo…

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Dioses y monstruitos

Ra, Ra, Rasputín... la mitología egipcia, por los suelos

Ra, Ra, Rasputín… la mitología egipcia, por los suelos

Se supone que un estreno como “Dioses de Egipto” tendría que ser celebrado por la comunidad cinéfilo-jugona con aplausos y vítores: es, una vez más, un híbrido perfecto de ambos ámbitos que proporciona la sensación de “jugar” en la gran pantalla grande a la manera de, por ejemplo, “God of War”, con sus plataformas, sus puzles, sus titanes… Lamentablemente, los experimentos, con gaseosa. Porque, en la práctica, estamos ante el enésimo desastre de un Hollywood obsesionado por hacerle la rosca al emergente mercado chino (véanse los casos de “Warcraft” o “Tortugas Ninja”) antes que intentar resucitar en espíritu del péplum fantástico que tanto honraron artesanos como Ray Harryhausen con su Simbad, su Jasón, su “Furia de titanes” y demás maravillas. Pero no, Alex Proyas (qué lejanos los tiempos de “Dark City”) ofrece un show ferretero y transformista con un ojo puesto en “300” y otro en la egiptología camp por fascículos, y el choteo es generalizado. Ocasión perdida, en fin.

No, lamentablemente las ediciones en LáserDisc y VHS no están disponibles. Cachondo este Deadpool...

No, lamentablemente las ediciones en LáserDisc y VHS no están disponibles. Cachondo este Deadpool…

Por suerte, para quitarnos el mal sabor de boca, podemos acudir al videoclub (si queda alguno) más cercano para disfrutar de “Deadpool” en formato doméstico y comprobar que aún es posible conciliar cine adolescente y gamberrete con talento y mala leche, sin tanta oscuridad ni tanto transformismo faraónico. Basada en el antihéroe menos convencional de Marvel Comics, el filme cuenta los orígenes del antiguo agente de las Fuerzas Especiales reconvertido en mercenario Wade Wilson (Ryan Reynolds), quien, tras ser sometido a un cruel experimento que le confiere poderes de curación rápida, adopta el alter ego de Deadpool. Armado con sus nuevas habilidades y un retorcido sentido del humor, persigue al hombre que casi acabó con su vida, Ajax, interpretado por Ed Skrein (“Transporter Legacy”). El debutante director, Tim Miller, proporciona a la encarnación cinematográfica de semejante pájaro una narrativa fragmentada que se precipita hacia adelante y hacia atrás en el tiempo. La película es todo menos predecible, aunque también resulta accesible para los que nunca antes se hayan topado con el “Mercenario Bocazas”. Consigue generar empatía hacia todos los protagonistas, particularmente, en el caso de la conmovedora historia de amor entre Wade y Vanessa Carlysle (Morena Baccarin), que se enamoran debido a sus defectos más que a pesar de ellos. El resultado ha sido demoledor, puesto que las aventuras del antihéroe encarnado por Reynolds han sido una de las sorpresas más agradables de la temporada, por lo que edición en Blu-ray y DVD está llena de extras y gadgets tan jugosos como escenas añadidas, tomas falsas sin censura, dos audiocomentarios con mucha marcha, galerías la mar de curradas, un tráiler de “X-Men: Apocalipsis” y reportajes varios sobre la producción del filme, a veces no tan divertida como cabría esperar. En fin, una gozada para espectadores sin pelos en la lengua, perfecto aperitivo para la secuela, que ya está en marcha.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Torete

Este sí que es un morlaco fiero y no el que mató a Manolete

Este sí que es un morlaco fiero y no el que mató a Manolete

El cine español sigue embistiendo a gusto y siempre que le dejan (es decir, cuando hay colchón financiero-televisivo de por medio). Es el caso de “Toro”, con Atresmedia poniendo la plaza y encima con el Festival de Málaga asegurando ovación y vuelta al ruedo. Así que las orejas y hasta rabo están casi en la saca, aparte de los motivos obvios, como son Luis Tosar y Mario Casas (seguramente, junto a Dani Rovira los únicos que llenan, o medio llenan, cines patrios hoy en día), que bordan a cara de perro un thriller sucio, setentero, de vendettas y ajustes de cuentas familiares y con mucho exabrupto. Nada que ver con la sofisticación de “Eva”, la memorable ópera prima de Kike Maíllo, pero no todos los días son fiesta. Para pasar el rato y disfrutar una vez más de José Sacristán, que cara de acelga está que se sale en su enésima juventud. Aparte, también hay estrenos interesantes como la tórrida “Cegados por el sol”, una de dibus etiqueta negra como “El niño y la bestia” o una dramedia en la mejor tradición francesa como “Los recuerdos”. Y, para beatos timoratos, una cosa llamada “Los milagros del cielo” que es para miccionar y no echar gota.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Torrijas con criptonita

Hala, ya los tenemos frente a frente. Y total, ¿pa qué?

Hala, ya los tenemos frente a frente. Y total, ¿pa qué?

Si el cine es el juguete más caro del mundo, películas como “Los Vengadores” o este “Batman v. Superman” deberían ser su quintaesencia: ¿qué mejor celebración de un patio de recreo infantil que la posibilidad de ver en la gran pantalla el mismo espectáculo que disfrutamos de críos, cuando atizábamos entre sí a superhéroes, villanos y los muñecos que pillásemos por el camino? Esa es la teoría. La práctica es bien distinta. Concretamente, en palabras del crítico de Telegraph, “un jaleo idiota y sin gracia”. Cierto que es el mayor palo de los que hemos leído, pero el resto de reseñas no se quedan a la zaga. La verdad es que nos temíamos lo peor viendo a Fatman Ben Affleck con los ojos encendidos cual Mazinger Z punkarra, o al figurín de “El hombre de acero” con pinta de participar en algún programa coplero de Canal Sur. Fatiga, mucha fatiga made in Zack Snyder, a lo largo de dos horas y media que se resumen en un telegrama. Y ojo porque esto es solo el aperitivo a otros dos ladrillos que se avecinan sobre La Liga de la Justicia de marras. Pero, en fin, que siga funcionando la maquinaria y que Hollywood continúe cebándonos de superhéroes en solitario, manada, juntos, revueltos o lo que les venga en gana. Y, como aparte de esto la oferta de estrenos no es que sea muy halagüeña (“Mi gran boda griega 2″, “Resucitado” y demás material de escombro) lo mejor es repescar alguna de las grandes películas de lo que va de año, aún en cartel. Perlas como “La habitación”, “Spotlight”, “Brooklyn”, “El renacido” o “El regalo” que aún nos hacen creer en eso tan manido pero necesario como es la magia del cine.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Celuloide jugón rancio

"Superman 64", pidiendo a gritos un baño en criptonita

“Superman 64”, pidiendo a gritos un baño en criptonita

Al hilo del post del otro día, se nos olvidó recordar un dato (o no lo hicimos a propósito para no herir sensibilidades ni incurrir en agravios comparativos): “Viernes 13” ya tuvo una adaptación al mundillo de los videojuegos, concretamente en 1988 y para la NES de Nintendo. Lo que ocurre es que fue tan desastrosa que más de uno quisiera no haberla catado jamás. Para empezar, el género quería ser “infantil”, decisión no muy apropiada para una orgía de sangre como era la peli. Además, se optó por una aventura de scroll lateral donde los pobres protagonistas tienen que enfrentarse a pedrada limpia contra zombis y lobos, en mitad de una música irritante a más no poder. Un despropósito en toda regla que nos lleva a recordar las peores adaptaciones de películas por parte de la industria del ocio electrónico. Un ránking que, cómo no, lo encabeza “E.T. El extraterrestre” para Atari, del que ya hemos contado vida y milagros en este blog, así que a buscar el postito de turno, que no vamos a daroslo todo hecho, hombre. Otro hit imborrable es “Superman” para Nintendo 64, cutre, salchichero y con menos carisma que un llavero del Eibar. Tampoco es manca la escabechina perpetrada contra “Regreso al futuro”, también para NES, y con el entrañable prota enfrentándose a abejas gigantes en mitad de unos gráficos trogloditas. “Desafío total”, “Los cazafantasmas” y “Los ángeles de Charlie” también contaron con adaptaciones de vergüenza ajena, sobre todo esta última, que hizo que Hollywood echara el freno a la hora de vender licencias de sus blockbusters alegremente. Pero, ah amigo, la policía no es tonta, y si no podemos despachar éxitos, despachemos nostalgia: que se lo digan a “Rambo”, terrible operación comercial que salió rana, como los enchufados de Espe. Visto lo visto, lo mejor es tirar de imaginación, como la notable línea Lego aplicada a “Harry Potter”, “El Señor de los Anillos” o “Los vengadores”, o colar el desastre en el estante de “infantil” y rezar para que haya suerte o que el olvido sea misericordioso. Por cierto, ¿recuerda alguien la adaptación jugona de “El club de la lucha”?.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Acero azul pa los barcos

Ben Stiller y Owen Wilson, poniendo morritos y posturitas a sus años

Ben Stiller y Owen Wilson, poniendo morritos y posturitas a sus años

El caso de Ben Stiller es particular. Sobre todo del Ben Stiller director, que arrancó en los 90 como baluarte de la “generación X” con “Bocados de realidad” (igual algún vejestorio sabe de lo que estamos hablando) y que casi se va al traste después de ese desastre que fue “Un loco a domicilio“, bodrio convertido en cult-movie en algunos círculos cuadrados. Pero, mira por dónde, quien vino al rescate no fue otro que Derek Zoolander, un modelo panoli que aglutinó todos los tópicos del mundo de la pasarela, y no son pocos (y lo dice alguien que lleva escribiendo 19 años en la revista Vanidad). La parodia-parida tenía gracia, aunque vista ahora no aguante ni el pellizco nostálgico del cameo de David Bowie como maestro de ceremonias de la tontuna fashion. Los años pasaron y Stiller siguió haciendo sus cosillas, tanto como actor (“Noches en el museo”, las de De Niro de suegro y demás caspas de temporada) como director (vale, “Tropic Thunder” molaba), aunque el descalabro que sufrió en su proyecto más ambicioso (“La vida secreta de Walter Mitty”) nuevamente hizo peligrar su carrera de cineasta-autor. Hasta que, de nuevo, ha acudido a salvarle el trasero su viejo alter ego de la mirada acero azul. Así que he aquí “Zoolander nº 2” (esperemos que el chiste no se alargue hasta emular a Channel), una línea de cosméticos con apariencia cinematográfica, mínima raspa argumental -el viejo truco de cambiar de escenario a los Mortadelo y Filemón rasé, esta vez pasaportándolos a Europa- y, sobre todo, centenares de rostros conocidos haciendo sus muecas: Penélope Cruz, Benedict Cumberbatch, Kristen Wiig, Will Ferrell… pero también Justin Bieber, la Kardashian, Ariana Grande y demás ralea. Lo que se dice un chiste boboncio contado por segunda vez. Lo bueno es que han pasado tres lustros y algunos se les ha olvidado, aunque Sacha Baron Cohen hizo algo parecido no hace mucho (remeber “Brüno”, que hasta chifló a Boyero). Por cierto, ¿qué hacías tú en el año 2001? Mejor no recordarlo por si acaso. Por cierto bis, además de “Zoolander 2”, también se estrena la última de animación de Disney, titulada… “Zootrópolis”. ¿No había otra fecha o lo hacen por fastidiar, o por si alguien se equivoca en la taquilla? En fin.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Forza Italia

Caine y Keitel, espiando por si les salpican algunas gotas de la fuente de la juventud

Caine y Keitel, espiando por si les salpican algunas gotas de la fuente de la juventud

Enero está afilando la guadaña cosa fina, y se está muriendo gente que nunca antes se había muerto, como decía el sabio. Gente poco corriente, o si se prefiere extraordinaria. El último, Ettore Scola, excelente director de joyas como “Una jornada particular”, “La cena”, “La familia”, o su testamento sentimental, “Gente de Roma”, deliciosa, extravagante y altamente recuperable en DVD. Y es que las personas pasan, pero sus obras permanecen. Consuelo que nos queda a los pobrecitos mortales en este mundo que nos va echando a codazos lenta pero indisimuladamente. Ah, Italia, eterna y zarandeada Italia. Es como España, pero con la mafia asumida y hasta ufana, nada de chorizos de provincias dando lecciones de moral y dignidad. Un desahogo que se refleja en su cine y cineastas. Precisamente hoy llegan a la cartelera, como homenaje por azar al maestro desaparecido, los nuevos trabajos de dos de los más aventajados: Paolo Sorrentino y Nanni Moretti. El primero, después de su magistral “La gran belleza”, incide en la poesía de la decadencia barroca con “La juventud”, una reflexión rocambolesca e irregular sobre la vejez y el arte caduco con dos actores de los de caerse los lagrimones: Michael Caine y Harvey Keitel. Y Moretti, el inolvidable Moretti de “Caro diario”, vuelve con “Mia madre”, otro satélite alrededor de la madurez, la enfermedad, la familia y el arte pero con ese sentido del humor y ese vitalismo estoico que le caracterizan. Y con John Turturro también resucitado, buena noticia. Hablando de ancianos, ¿y el viejo Hollywood? Pues eso, pachucho pero intentando mantener el tipo con “La gran apuesta”, un galimatías pintón sobre tocomochos financieros y Robin Hoods con tirantes protagonizada por galanes afeados (Pitt, Bale, Gosling) y nominada a cinco Oscar y tal. Pues eso.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Moda relampagueante

Lightning, hecha un pincel para este nuevo paradigma fashion-jugón

Lightning, hecha un pincel para este nuevo paradigma fashion-jugón

Si hay alguien que sigue dudando de los videojuegos como forma de bellas artes no tiene más que atender a señales tan claras como ésta: la heroína de “Final Fantasy XIII”, Lightning, será la protagonista de la nueva colección Primavera-Verano 2016 de Louis Vuitton, “Serie 4”. Y es que la famosa firma de moda y la resuelta moza han hecho realidad esta colaboración, que según sus responsables personifica los valores más preciados que comparten tanto Louis Vuitton como la saga de Square Enix: “Preservar nuestras tradiciones en la constante búsqueda de nuevas ideas revolucionarias para ofrecer productos de primera categoría. Con esta filosofía intentamos brindar nuevos valores y experiencias al mundo”. Dicho y hecho, ya que a partir de ya mismo veremos a Lightning lucir palmito en la campaña de publicidad impresa y en los vídeos promocionales de la misma.

No sabemos si este modelito es muy cómodo para luchar contra dragones y monstruos mutates, pero todo es probar

No sabemos si este modelito es muy cómodo para luchar contra dragones y monstruos mutates, pero todo es probar

Porque la cosa tiene más miga de lo que parece. Según Nicolas Ghesquière, director artístico de la colección de mujer de Louis Vuitton, “está claro que la estética virtual en los videojuegos predomina en esta colección. Si proyectamos el reflejo sobre las heroínas, o lo que pueda constituir la naturaleza de una mujer cuyas acciones puedan ser tan valientes hasta convertirla en un icono, parece obvio que un ente virtual engloba los principios fundamentales de la Maison. Lightning es el avatar perfecto de una mujer heroica en un mundo donde las redes sociales y las comunicaciones se han integrado en nuestras vidas. Ella también es una nueva referencia pictórica. ¿Cómo se puede crear una imagen que va más allá de los principios clásicos de la fotografía y el diseño?, Lightning representa una nueva era de la expresión”. ¿Dónde quedaron las curvas rotundas de Lara Croft y compañía, más propias de un taller mecánico que de una boutique de la calle Serrano? Los tiempos y las estéticas cambian, y los videojuegos ya no sirven de soporte para instintos más o menos bajos y cavernícolas. Ahora, todo es refinado y sofisticado como un bolso que equivale a varias veces el salario mínimo de cualquier familia media. Eso es evolución, se quiera o no se quiera.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).