Muerte a crédito

Cómo ser jugón y no morir en el intento en 260 páginas

Cómo ser jugón y no morir en el intento en 260 páginas

A las diez de la noche del martes 31 de enero de 2012, Chen Rong-Yu, un taiwanés de 23 años se cascó el mismo número de horas que su edad en roer la Grieta del Invocador, el movidito campo de batalla de «League of Legends», en un mugriento cibercafé de Nuevo Taipéi. Tieso como la mojama, fiambre como Carracuca, su deceso fue una de las primeras advertencias que contradicen la frase con la que Simon Parkin abre el último capítulo -titulado graciosamente «Utopía»- de su excelente e imprescindible (ahora más que nunca) “Muerte por videojuego” (Turner): “El videojuego niega nuestra mortalidad”. Ja, que se lo digan al pobre chinito Chen, o los otros dos que cayeron como moscas en los primeros compases de 2015 también en Taipéi (ciudad de vacaciones infernales) tras tirarse entre tres y cinco días viciados en parecidos tugurios post-apocalípticos, cuyos dueños decidieron tomar cartas en el asunto y limitar a “36 horas” el límite para que sus clientes despegasen el trasero de sus sillas. “Después empiezan a atufar y molestan”, se justificaron. No se trata de hacer leña del tarado jugón caído, sino de poner en negro sobre blanco una tendencia de la que ya alertaba Martin Amis en “La invasión de los marcianitos” o, allá por 1859, “Scientific American” refiriéndose al pérfido y vampírico ajedrez. Ahora, las fichas del tablero son otras: “Minecraft” y sus mundos infinitos, “GTA V” y sus vicios inagotables… incluso “Pac-Man” y su voracidad salvaje, aunque el mismísimo Obama luzca una pegatina del Comecocos en su portátil, según cuenta el autor (ilustre colega habitual de la BBC y de “The New Yorker”, así que nada de bromas). La moraleja parece clara: con los videojuegos, mejor limítate a matar el tiempo antes de que seas tú la víctima. Si no, puedes acabar como la horda de zangolotinos zombis buscando un Pokémon en el fondo de un barranco o, incluso, perdiendo la noción del tiempo real en un mar de “cronolapsus” ante títulos tan aparentemente inofensivos como “Animal Crossing”. En las 260 páginas de este libro está la clave. Además de prosa de calidad, innumerables anécdotas, testimonios de casos reales y reflexiones para que la sangre no llegue al río. Que luego pasa lo que pasa.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Attack the block

El encanto vintage de "Minecraft" llega a PS Vita tan ricamente

El encanto vintage de «Minecraft» llega a PS Vita tan ricamente

Golpe a golpe y píxel a píxel, ya tenemos «Minecraft» en todas las plataformas next-gen. Aunque la que destacamos aquí es su versión PSVita, un territorio ideal para que el ingenio ideado hace tres años por Mojang AB (de lo mejorcito que ha dado Suecia junto a ABBA, Ikea y Anita Ekberg) pueda desarrollarse y expandirse al alcance de nuestra mano. Y es que mucho han cambiado las cosas desde las primeras versiones de este revolucionario juego que lleva despachadas más de 54 millones de unidades, y que ha provocado un reciente «pelotazo» por parte de Microsoft. La portátil de Sony permanece fiel a los principios fundacionales sandbox de crear nuestro propio mundo de juego y explorar, construir y conquistar. Supervivencia pura y dura es la clave de esta aventura, así como saber codearse con las criaturas con que nos vayamos encontrando en cada mundo. Sobre todo, las hostiles ya que, cuando cae la noche, aparecen los monstruos, así que no tendremos que buscar un refugio antes de su llegada recurriendo a nuestra imaginación.

Mundos asombrosos, enemigos fieros y opciones de juego compartidas son algunas claves de esta burbujeante versión

Mundos asombrosos, enemigos fieros y opciones de juego compartidas son algunas claves de esta burbujeante versión

Pero el mundo abierto de «Minecraft» da para mucho: explorar innumerables territorios en cada momento o rato libre, o bien pasar horas construyendo estructuras increíbles, desde sencillos hogares a enormes paisajes urbanos. Solo o en compañía de amigos, claro. Tan solo hay que pensar en la creación o construcción que queramos y ponerse manos a la obra con las herramientas a nuestra disposición, que en la versión PS Vita se conservan y amplían a las mil maravillas. Variados modos de juegos (entre los que destacan el modo Creativo, lleno de recursos ilimitados, o el modo Supervivencia donde nos encontraremos con un mundo lleno de misterios y bestias mortíferas) y ese Inframundo de lo más animado le dan vida a un título imprescindible en nuestra consola portátil, donde se maneja como Pedro por su casa y con esos gráficos encantadores y cool al mismo tiempo. Ya tenemos pasatiempo navideño fetén, sí señor.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=60_KQW3OPC8[/youtube]

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).