Mundo perfecto

Humor y crítica social en lo nuevo de Clooney, con su amigo Matt Damon a la cabeza

Humor y crítica social en lo nuevo de Clooney, con su amigo Matt Damon a la cabeza

Cada vez que George Clooney se pone detrás de las cámaras hay que estar ojo avizor, aunque de vez en cuando patine, como la tediosa «The monuments men». Pero esperemos que ande más inspirado en su último trabajo como director, «Suburbicon», un drama con toque cómicos que nos sitúa a finales de los años 50 en un acomodado barrio de las afueras de casas similares y espaciosas, donde la vida es aparentemente perfecta y reina un ambiente apacible. Pero la armonía del lugar se viene abajo cuando una familia afroamericana se instala en una parcela. Es entonces cuando los vecinos comienza a organizar asambleas y luego pasan a la acción directa. Y es que este barrio no es tan idílico como parece y bajo sus tranquilas calles se esconde una realidad plagada de violencia, venganza y traición. Con guión del propio Clooney, junto a los mismísimos hermanos Coen, el reparto está formado por Matt Damon, Oscar Isaac y Julianne Moore. Buena pinta, aunque la crítica tampoco es que se haya vuelto loca como con «Buenas noches y buena suerte». No todo va a ser perfecto, George.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter y Facebook).

Nos comen los chinos

¿Toc, toc, quién es ? Matt Damon y unos colegas. ¡Abre la muralla!

Toc, toc, ¿quién es? Matt Damon y unos colegas. ¡Abre la muralla!

Mientras que su amiguito del alma Ben Affleck sigue poniendo cara de cenizo tras la racha gafe que lleva, Matt Damon continúa disfrutando de su buena estrella, aunque con altibajos como todo hijo de vecino. Prueba de ello es «La gran muralla», un blockbuster espectacular como pocos y con el sello de Zhang Yimou (para los jóvenes, el de «Hero»; para los más talluditos, el de «La linterna roja») que, pese a todo, ha recibido algunos palos de la canallesca. Recapitulemos: estamos en China, siglo XV. Un mercenario inglés (Damon) y otro español (Pedro Pascal) son testigos del misterio que rodea a la construcción de la Gran Muralla China; ambos descubrirán que no se construyó para mantener alejados a los mongoles, sino para algo más peligroso: la mítica muralla ha sido edificada para detener la llegada de monstruos devoradores de carne humana. Grandes efectos especiales y movimientos de masas y flechas definen un showtime amarillo que te pillo. ¿Se verá realmente la murallita desde el espacio? Súbete y nos lo cuentas. En otro orden de cosas, también hay estrenos majos como «El nacimiento de una nación», nada que ver con el tatarabuelo Griffith sino más bien con la rebelión de los esclavos en la Virginia de 1830. Un filme sobrecogedor, ninguneado en los Oscar, y que a Trump le puede provocar sarpullido. Hablando de presis, también llega «Jackie», biopic de la primerísima dama protagonizado por la sosita Natalie Portman, nominada a la estatuilla. Algo que no ha conseguido el gran Matthew McConaughey este año, vaya por dios, a pesar de papeles tan lucidos como «Gold», lo nuevo del director de «Syriana» (once añazos después) sobre un par de mendas que se largan a la jungla de Indonesia a por oro. ¿Y quién no ha hecho eso algún fin de semana tonto en su vida?

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Cartelera en descomposición

Ponga otro zombie en su vida, total...

Ponga otro zombie en su vida, total…

Algo huele a podrido en los cines. Y no en los de Dinamarca (que igual también) sino en los de aquí, sin ir más lejos. En cantidad y en calidad. Lo primero, con el salvaje hachazo que supondrá el fin de Alta Films, no solo por la desaparición de decenas de salas sino de cuarto y mitad de cine español (el más arriesgado, contracorrientista y nada complaciente) y buena parte del indie/»exótico», sino por la mengua de esa ilusión (gran ilusión, parafraseando a la revista que editaba el grupo, y que parafraseaba al padrecito Renoir, claro) que supone «ir al cine», aventura iniciática y a veces incierta que arrancaba en Martín de los Heros y terminaba en la Plaza de los Cubos (eso, si eres madrileño y algo gafapasta). Pero bueno, ¿qué más le da eso a los fabricantes de palomitas y engrudo 3D? Sí, sabemos que en sus cines (Canciller y Lido, por citar otros dos caídos en combate) también se consumía palomitas y cocacolas, ¿y? Luego está la calidad (¿gallina o huevo del meollo?): una cartelera bajo mínimos (ya, sabemos que ha pasado el tirón Oscar), con historias que podían estar majas pero se quedan a medio gas como «Efectos secundarios», «Tipos legales» (más rancia que la voz de Constantino Romero anunciando lo de «Filmax presenta»), «Tesis sobre un homicidio», «Alacrán enamorado» o incluso «Los Croods», decepciones («To the wonder», «Oblivion») y boñigas diversas («Evil dead», «Los amantes pasajeros» y no seguimos porque nos da el tabardillo).

Este viernes la cosa tampoco era para tirar cohetes, desde luego: melaza playera («Un lugar donde refugiarse«), alquitrán pegajoso («On the road», o cómo quitarle el encanto a la generación beat a base de descubrir que, en el fondo, un interminable viaje en coche es lo más coñazo del mundo, solo comparable a ver fotos de esos viajes y sus destinos… ¿verdad, Facebook?), comedia putrefacta («Memorias de un zombie adolescente», graciosilla pero también bobalicona estilo «Bienvenidos a Zombieland», sin llegar al nivel fusilero de «Crepúsculo», claro)…

Damon, frente al espejo de su conciencia

Damon, frente al espejo de su conciencia

Y la nueva de Gus Van Sant, «Tierra prometida». Bueeeno, por fin algo decente, con un argumento maduro y hasta comprometido (los trapicheos de una empresa de gas natural para esquilmar a unos pobres paletos de la América profunda), un actor sobrio y creíble como Matt Damon que, además, firma el guión (oficio que le reportó un Oscar también con Van Sant, recordemos), otro seguro de vida como Frances McDormand y unos cuantos detalles notables y personajes con más de dos dedos de frente (el tendero, el ecologista, el viejo profesor, la maestra cuarentona…). ¿Que no arriesga como debería? Tal vez. ¿Que se queda en la superficie algo maniquea y no «fractura» la roca a saco? Seguramente. ¿Que lo del faro y el «doble agente» está pilladete? Ya se sabe, esto es lo que hay. ¿Que nos pareció ver un «Abu Dhabi» en los créditos de producción? La globalización y los petrodólares, you know. ¿Que no pasará a la historia del séptimo arte? Pues claro, pero, qué demonios…

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=r8JESA2rlrA[/youtube]

Pero, al menos, clava algunas escenas fetenes (en el bar, a campo abierto o en plan «americana portrait»), respira autenticidad, oficio, buenas maneras (iba a escribir «modales»), detalles old school (cuando bromea con los críos de cada pardillo, antes de echar el anzuelo: «si no eres el dueño, ¿por qué haces todo el trabajo?») y la sensación de que casi vale el precio de la entrada (los críticos no pagamos, sorry). Que no es poco para el autor de «Psicosis» («Psicaca», como la rebautizó el gran Fdez. Santos) o «Last Days», la chufa esa del «post-cine» según los cahieristas… A la espera de que venga alguien caído del cielo al rescate (¿Iron man al cubo? Uf), de momento nos vale. Así está el patio, muchachada.

Pásese todo el año currando para que sus vacaciones acaben así

Pásese todo el año currando para que sus vacaciones acaben así

PD. Hablando de zombis y gente de mano desprendida (no confundir con altruismo), nuestro querido mundillo jugón tiene mucho que decir al respecto. Sin ir más lejos, está al caer «Dead Island: Riptide», nuevo garbeo por la playa de los veraneantes putrefactos (no, no se trata de Gandía o Marina D’Or en hora punta) con más escenarios, más sangre & vísceras y más mala baba negra que nunca. Ojo que pringa, pero con salero.

PD bis. Bueno, también hay alguna que otra perla en la cartelera…

Únete a FATALITY WESTERN en Twitter y Facebook.

fatalityw

FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).