Luigi, el rey del susto

Diversión y respingos asegurados en esta tercera entrega de la «scooby-dooniana» saga de Nintendo

El hermanísimo de Mario vuelve a tomar las riendas y el protagonismo en «Luigi’s Mansion 3», un juego la mar de salado en el que Luigi se ha embarcado en unas vacaciones de ensueño junto a Mario y sus amigos, tras ser invitados a hospedarse en un lujoso hotel. Sin embargo, lo que prometía ser unas vacaciones inolvidables se convierte enseguida en una pesadilla horrible cuando el Rey Boo revela que todo era una trampa para atrapar a Mario y compañía. Con la ayuda del profesor Fesor, nuestro reacio y cobarde héroe Luigi deberá recorrer de arriba abajo los traicioneros pisos del espeluznante hotel para salvar a los demás. Aprovecharemos la mejorada Succionaentes GOM-1L para golpear a los fantasmas y que queden a nuestra merced, o llamaremos a Gomiluigi, una copia de color verde de Luigi, para que nos ayude a superar obstáculos insalvables en solitario. Esta personajillo es uno de los grandes logros del juego, ya que nos permite alternar entre Luigi y Gomiluigi en el modo para un jugador o pasarle un mando a un amigo para que nos eche una mano en modo cooperativo. Aunque, si buscamos acción multijugador en estado puro, habrá que atreverse con la torre de los desafíos, donde tendremos que completar distintos objetivos antes de que se agote el tiempo. Además, podremos jugar en línea o de manera local con hasta otros siete jugadores en cuatro consolas Switch. Por supuesto, Luigi sigue siendo tan miedoso como de costumbre, pero al menos ahora cuenta con más herramientas, habilidades y poderosos movimientos como la sacudida, el Chupoun y el propulsor. Otro atractivo añadido es la posibilidad de explorar el Hotel Gritz de cabo a rabo, con sus numerosas habitaciones temáticas llenas de trampas y enemigos de aúpa, con jefes finales de ultratumba y todo. En fin, toda la diversión y los respingos del gran Luigi en este título fetén.

fatalityw

 FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter Facebook).

Secundario de lujo

"Luigi's Mansion 2", sustos sin disgustos

«Luigi’s Mansion 2», sustos sin disgustos

Los que pertenecemos con orgullo al club de los hijos únicos (como De Niro, Lovecraft, Cary Grant y hasta Garci, ejem) nunca nos podremos hacer una idea del suplicio que es tener a un hermano celebérrimo haciéndote sombra. Y, encima, cuando le sacas un palmo al susodicho. Pero el star-system es así, y el fratello de oro ha tenido que aguantar durante tres décadas el resplandor omnipotente del mito. Aunque a veces la vida tiene un hálito de justicia y se apiada del segundón, aupándole a un protagonismo que éste no suele desaprovechar (por si las moscas). Véase el caso del hermanísimo Luigi, un zangolotino tardío, mañoso, asustadizo y saltarín que le ha sacado las castañas del fuego a Mario en más de una ocasión. La última, sin ir más lejos, en «Luigi’s Mansion 2», gozosa y burbujeante cartucho para 3DS que también vuelve a reivindicar los años dorados de la GameCube (tus fans no te olvidan).

La película sobre los hermanos sí que daba miedo (y John Leguizamo, algo de grima)

La película sobre los hermanos sí que daba miedo (y John Leguizamo, algo de grima)

Los veteranos mariófilos (o luigiófilos) sin duda habrán hecho la ola al título original, cuyo ADN se inocula aquí en todo su esplendor y con un resultado que tiende lazos peliculeros con algún respingo de la Hammer, con las correrías de Abbott y Costello o, cómo no, con «Los cazafantasmas» scoobydoomizados (qué raruno suena este palabro, ¿no?). Todo son trampillas, pasadizos secretos, estancias escondidas y resortes mágicos en esta desopilante aventura, con decenas de espectros burlones (aunque otros colorados con muy mal ectoplasma, aparte de ratones, arañas y armaduras peligrosas) y, también, billetes, joyas y monedas y lingotes de oro en el resquicio más insospechado.

Afortunadamente, el Succionaentes y sus gadgets funciona a las mil maravillas, y el viejo profesor Fesor también nos echa un cable con sus consejos y recados. Y ojo a los gráficos, que mezclan entrañablemente clasicismo poligonal con new look esteroscópico. Alta rejugabilidad y alta diversión garantizada, en fin. Sombrerazo para Luigi, ese Lee Van Cleef afable (no como Waluigi) del saloon nintendiano.

Únete a FATALITY WESTERN en Twitter y Facebook.

fatalityw

FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).