Desde Rusia con sexo

Jennifer Lawrence se entrega a fondo, y al desnudo, en este thriller de espionaje

Jennifer Lawrence se entrega a fondo, y al desnudo, en este thriller de espionaje

Obligada a dejar atrás su prometedora carrera de bailarina en el Bolshói, Dominika Ergorova (Jennifer Lawrence) es reclutada y adiestrada como «Gorrión rojo», una agente especial rusa que utiliza el sexo como su mejor arma. Si no colabora con el Estado, le queda solo la defenestración, para ella y su madre. La misión encomendada: descubrir a un topo infiltrado en el servicio secreto de su país, para lo cual deberá intimar con un agente de la CIA (Joel Edgerton). Su entrega a la causa supondrá una prueba física y psicológica inhumanas.

Como todas las frase hechas, nada es taxativo. Acaso el sexo no mueve el mundo. Pero puede conferir poder, tener una utilidad práctica, si se quiere hasta perversa, con rentabilidades y consecuencias imprevisibles. Ello está en el nudo gordiano de este thriller de espías, por momentos intenso y la mayor parte del tiempo frío, como sus personajes. Lo cual está justificado en las intenciones dramáticas e incluso sórdidas de lo narrativo, y en el estilo propio del director, Francis Lawrence, quien vuelve a contar con la protagonista de «Los juegos del hambre», después de dirigirla  en tres de los filmes de la tetralogía distópica.

Joel Edgerton ("El regalo" es el protagonista masculino de este filme dirigido por Francis Lawrence ("Los juegos del hambre")

Joel Edgerton («El regalo» es el protagonista masculino de este filme dirigido por Francis Lawrence («Los juegos del hambre»)

Gorrión Rojo, Dominika o la mención misma del nombre de la actriz principal -tanta es su involucración en la película- identifica un nuevo molde de personaje inhibido de emociones y cómo se manifiesta. Al igual que en un momento dado a Dominika se le recuerda que su cuerpo ya no le pertenece -ahora es del Estado- lo explícito en pantalla de tan ignominiosa afirmación hace saltar las costuras de lo acostumbrado a ver en el género, porque además va aparejado de violencia física y verbal. No busquemos sutilezas, sofisticación o seducción clásicas. El sexo es el aro, y se pasa por ahí con dolor.

En este sentido la entrega de Jennifer Lawrence es meritoria, al dejarse desnudar y despellejar en un papel lejano al de su imagen pasada de heroína adolescente. Su agente especial es convincente en su cruel instrucción, pero sobre todo en la fidelidad a sí misma. Rusia la ha convertido en espía por mandato, la vida por decreto la obliga a sobrevivir. Su juego del ratón y el gato, desde la asunción de un chantaje hasta desenvolverse con iniciativas arriesgadas y desconcertantes para sus superiores y también para el otro bando, nos hace seguir sus pasos con inusitado interés. Incluso a sabiendas de la existencia de trampantojos, medias verdades, giros, engaños y traca al final del tortuoso camino. Éste previamente iluminado con luces de advertencia: «Un paso por delante», le aconseja su tío del servicio de inteligencia; «no lo des todo, resérvate algo tuyo», le dice su madre. La virtud del filme es que lo que transcurre no es obvio, se palpa e intuye pero no conseguimos evidenciarlo, sin embargo encaja bien en el puzle y nunca llega a romperse el fino hilo de la intriga.

Texto: José María Fillol

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter Facebook).

Ay, madre

Jennifer Lawrence, mamma mia

Jennifer Lawrence, mamma mia

Darren Aronofsky no suele dejar indiferente a nadie. Lo hizo con «Pi», su ópera prima presentada hace casi dos décadas en el Festival de Gijón (qué recuerdos, y los bollos preñaos que se zampó el gachó en la espicha de inauguración), lo repitió en «Réquiem por un sueño» y no digamos «La fuente de la vida», y también lo logró en sus filmes más «comerciales»: «Cisne negro» y «El luchador» (de «Noé» no hablamos, que estamos intentando borrarla del disco duro). Y ahora vuelve a conseguir rizar el rizo de la paciencia y la seudogenialidad con «madre!», un thriller psicológico con tintes de terror que gira en torno a una pareja compuesta por un poeta en horas bajas (encarnado por Javier Bardem, que parece que va remontando el vuelo a la espera de su Pablo Escobar) y su mujer (Jennifer Lawrence, más pepona que nunca), que viven en una casa de campo aislada. Su relación se pone a prueba cuando reciben la visita inesperada de un extraño (Ed Harris) y su esposa (Michelle Pfeiffer), que un día hacen acto de presencia en su hogar. Desde ese momento, su tranquila existencia quedará perturbada por completo, aunque también logrará que el poeta recupere su inspiración y empiece a escribir la obra que le traerá la ansiada fama. Pero, ¿a qué precio? Pese a los silbidos y pataleos cosechados en el último Festival de Venecia, «madre!» (escrita, producida y dirigida por el propio Darren, que por algo es todo un autor) también ha cosechado críticas la mar de positivas (cinco estrellas le dio Telegraph), y ya suenan cantos de sirena de Oscar y similares laureles. Al menos, no se anda con medias tintas, algo que, en estos días tan tibios, es bastante de agradecer.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter y Facebook).

Viva lo vintage

Kristen Stewart, Robert Pattinson y

Kristen Stewart, Robert Pattinson y Taylor Lautner levantarán suspiros y algún escalofrío en el respetable

Aprovechando que no hay demasiados estrenos potentes para mañana viernes (tan solo «Déjame salir», curioso ejemplo de terror lleno de humor negro dirigido por el cómico Jordan Peele y que ha tenido bastante éxito en EE.UU.), aprovechamos para repescar un lanzamiento en DVD y Blu-ray de lo más especial: nada menos que la «Vintage Collection», una espléndida iniciativa para darle un vuelo de culto a sagas megapalomiteras gracias a una edición especialísima en formato retro de vinilo y cuyas primeras espadas son sendas franquicias fetenes. Por un lado, «Twilight Forever», que reúne todas las películas de, seguramente, la saga por excelencia de amor y terror vampírico que no ha dejado a nadie indiferente: «Crepúsculo». Y es que, se podrá estar a favor o en contra del look, la filosofía o hasta los actores de esta saga, pero, para bien o para mal, hay que reconocer que ha calado bien hondo entre los espectadores de la última década en Hollywood. Así están las cosas. Para los que tengan la historia algo olvidada, recordar su línea argumental, con la joven y «margi» Bella Swan (Kristen Stewart) intentándose integrar en un instituto de la húmeda y sosa localidad de Forks, Washington -y eso que ella procedía de la cálida Arizona-. Pero entonces conoce en clase al misterioso y atractivo Edward Cullen (Robert Pattinson), un joven distinto a los demás que esconde un secreto. El resto de la historia es una auténtica catarata de romances peligrosos, vampiros, licántropos y muchos sentimientos y dramas a flor de piel, todos ellos basados en las novelas de Stephenie Meyer. Esta extraordinaria edición en vinilo vintage reúne todos los filmes originales (más de 10 horas), junto con extras como audio comentarios de los directores y actores de la saga (Catherine Hardwicke, Robert Pattinson, Kristen Stewart, Chris Weitz, Bill Condon, Stephenie Meyer y Wyck Godfrey) y documentales como el montaje del «Beso del Vampiro», filmografías y biografías completas y demás material exclusivo que enloquecerá a sus fans.

Katniss volverá a tensar su arco una vez más en esta edición de lujo

Katniss volverá a tensar su arco una vez más en esta edición de lujo

Tampoco es manca la edición dedicada a «Los juegos del hambre», distópica serie basada en las novelas de Suzanne Collins y ambientadas en unos Estados Unidos que han pasado a denominarse Panem, con un imponente Capitolio ejerce un control riguroso sobre 12 distritos, obigados  a enviar anualmente un chico y una chica entre los doce y los dieciocho años para que participen en los Hunger Games, unos juegos que son transmitidos en directo por la televisión y que se basan en una lucha a muerte, en la que sólo puede haber un superviviente. Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence), una joven de dieciséis años, decide sustituir a su hermana en los juegos, haciéndose más y más fuerte según van pasando etapas. Un auténtico fenómeno de masas, extendido a lo largo de cuatro filmes, presentes en esta «Vintage Collection» con todo lujo de extras, reportajes especiales, entrevistas y demás guiños para sus fans. Lo dicho, un par de regalazos.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Pasando hambre

La Jenny, blanca y radiante antes de volver al Distrito 13

La Jenny, blanca y radiante antes de volver al Distrito 13

Aún recuerdo cuando, hace casi tres años, la Warner trajo a una semidesconocida (pese a haber sido ya nominada al Oscar), simpaticona y algo rolliza actriz llamada Jennifer Lawrence para promocionar una película basada en un best-seller teen que atendía al nombre, para servidor aún más ignoto, de «Los juegos del hambre». La moza se mostró agradable y algo tímida ante la cuadrilla de plumillas (eran los tiempos felices cuando aún recibíamos visitas, semana sí, semana también, de estrellas de Jolibú, ¿verdad Pablo Motos?), sin imaginarse el chocolate que se le venía encima: baños de masas, celebridad brutal, premios (al fin la estatuilla de la Academia por su chaladita en «El lado bueno de las cosas»), fotos robadas en pelota picada… Mejor -o no- para ella, aunque esperemos a que pasen los años y a ver cómo queda este meteórico ascenso, pero la verdad es que la película que la catapultó a la gloria me pareció una bobada monumental, a veces chirriante (dolía ver a un gran actor como Stanley Tucci entre pelucones y ropajes imposibles), una distopía de esas tan de moda que no le llega a la suela de los mocasines a «Battle Royale» aunque, eso sí, más interesante que la infame saga «Crepúsculo».

Tan poca pasión me levantó que ni vi la segunda entrega, «En llamas» (igual en el Plus cae en una tarde tontorrona), y no creo que corra a ver esta «Sinsajo. Parte 1», donde la prota Katniss vuelve al pulgoso Distrito 13 después de destrozar los nazis Juegos del Hambre de marras, y que encima se queda a mitad del camino del final para alargar más la gallina de los huevos de oro. Menos aún tras leer algunas críticas que la ponen a caldo, y a pesar de que sea uno de los ultimísimos trabajos del genial Philip Seymour Hoffman, que también sufrió del vampirismo a lo Ed Wood de los voraces productores, por lo visto. Pero, en fin, que la peli arrasará en taquilla y eclipsará al resto de estrenos, entre ellos la última de Ken Loach, ese marciano hoy en día. Para eso, mejor repescar «Orígenes», de lo mejorcito en la cartelera. O salir a pasear al Retiro, que parece que hace bueno.

Así se las gastaba el papá de Asia en sus buenos tiempos

Así se las gastaba el papá de Asia en sus buenos tiempos

PD. Si optamos por esta última opción, mejor con un buen libro bajo el brazo. O dos. Por ejemplo, las espléndidas monografías consagradas a dos cracks del terror azzurro (y otros subgéneros exploitation) como Darío Argento y Mario Bava que acaba de publicar T&B Editores. Sangre (a veces de horchata), respingos giallos, chicas boom en apuros, exorcismos aspaventeros y clasicismo serie B a raudales para reivindicar una forma de fantaterror prácticamente extinguida entre tanto blockbuster de chichinabo.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).