He reunido a la banda

El modo GH Live nos permite vivir un conciertazo desde el mismísimo escenario en plan first person

El modo GH Live nos permite vivir un conciertazo desde el mismísimo escenario en plan first person

En un mundo tan efímero y olvidadizo como éste, el regreso de viejos clásicos siempre es una noticia esperanzadora. Y, desde luego, «Guitar Hero» es eso y mucho más: todo un icono en la cultura pop del siglo XXI. Pero cayó en el error habitual de muchos ídolos del rock: repetirse hasta en la sopa y, después de 14 títulos en un lustro (incluyendo especiales consagrados a Van Halen, Aerosmith y Metallica), echaron el cierre y colgaron las púas allá por 2010 con ese “last waltz“ titulado “Warriors of rock“. Pero ya se sabe, los viejos roqueros y toreros nunca mueren ni se jubilan, y ahora Activision ha reactivado la saga a base de decibelios, estrellas y cientos de hits de ayer y de hoy con «Guitar Hero: Live». La primera sensación al ponerse a los mandos y los mástiles del juego es la de realismo rabioso, como si estuviéramos encima del escenario de un macro-festival lleno de groupies y fans enfervorecidos. Gracias a la nueva vista en primera persona del modo GH Live, nos sentiremos héroes del rock, pudiendo elegir plazas míticas y palpando la adrenalina que desprende el público para hacer más épica nuestra actuación. Al diablo el miedo escénico.

El mando guitarrero goza de unas prestaciones y un grado de perfección a la altura de las consolas next-gen

El mando guitarrero goza de unas prestaciones y un grado de perfección a la altura de las consolas next-gen

Pero, por supuesto, una resurrección como esta tiene que traer algo grande bajo el brazo. Por un lado, su gramola, amplia y ecléctica: desde la premiada Demons de Imagine Dragons a The Kill de 30 seconds to Mars, pasando por Mind your manners de Pearl Jam, Paint it black de los Rolling Stones y cientos de actualizaciones diarias de ayer y de hoy (Bowie, Dylan, Alice in Chains, Lenny Kravitz…) vía Spotify de la mano del modo GHTV. Y, por otro, la guitarra, rediseñada gloriosamente con una configuración de botones 2X3 más fácil para novatos, pero más difícil para iniciados, que nos permite acceder a acordes insólitos, sacarle el máximo jugo a la barra de toque, al sensor de inclinación, al nuevo botón de Poder de Héroe o hasta a la barra de vibrato. Todo eso, aparte de los sellos de la casa: unos gráficos pegadizos y con su punto grandilocuente (sensacional su salto a las consolas de nueva generación) y la posibilidad de conectarse gracias a todos los dispositivos compatibles de Apple a través de Bluetooth, y darle caña a la guitarra de seis botones en cualquier lugar. En fin, un retorno triunfal. Big band al canto.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).