La gran batalla

Los protas de «Gears 5», listos para el tomate

Seguimos con los juegazos de este mes de lo más intenso. Esta vez le toca el turno a «Gears 5», un título largamente esperado que continúa la batalla por Sera, acomapañando a los protagonistas de la cuarta entrega: Kait Díaz (que será el peronaje principal) junto a J.D y a Marcus Fenix, el héroe de la primera trilogía. Atrás quedan el día de la emergencia y la primera batalla contra los locusts, pero los Gears no descansan, y ahora se enfrentan a una amenaza mucho mayor. Gears 5 contará con el modo campaña más grande de toda la saga (con un nivel gráfico y artístico que quita el hipo) y nos permitirá competir en los modos online tradicionales (versus) y horda cooperativo. Esta quinta entrega de la saga «Gears of War» (sin contar el spin off «Gears Judgment») incorpora también un modo nuevo. Se trata del cooperativo Escape para tres jugadores (online o a pantalla partida en modo local). Además, antes de su lanzamiento se ha confirmado que contará con una DLC basado en la película Termitanor Dark Fate. Gears 5 es un desarrollo de Microsoft y The Coalition, que llega mejorado a Xbox One X y estará disponible también con GamePass. Unos gráficos impresionantes, una mecánica de juego irresistible y toneladas de acción y adrenalina para un must absoluto para los amantes de la consola de Microsoft

fatalityw

 FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter Facebook).

Fritura de Locust

Marcus y sus compinches volverán a rugir con energías renovadas

Marcus y sus compinches volverán a rugir con energías renovadas

Esta semana se avecina de lo más cañera, quizá para preparar el terreno para los grandes lanzamientos de septiembre. El caso es que este miércoles sale a la venta el ya mencionado «Until Dawn» y, el viernes, llega a las tiendas «Gears of War: Ultimate Edition». Y llegade la mano de Splash Damage, responsable de títulos como “Brink”, y que espera estar a la altura de las circunstancias para la legión de fans de la saga. Así, volveremos a encontrarnos con el legendario y peleón Marcus Fenix, el elegido para luchar por la libertad catorce años después del fatídico “día E” en el que el Martillo del Alba clavó su primer clavo. Así, las batallas épicas contra los Locust, los escenarios repletos de metralla y huesos y el dramatismo casi insólito que se desprende de su argumento regresarán a la Xbox One por la puerta grande. Sin duda, uno de sus puntos fuertes es el multijugador, que avanza a gloriosa velocidad crucero de 60fps y añade nuevos logros, modos, mapas, personajes y personalizaciones. Si a esto le unimos una mejora gráfica impresionante en cuestión de iluminación y texturas, ya merece la pena ver a un título mítico con nuevos y resplandecientes ojos.

Evidentemente, se trata de hacer caja con un refrito más o menos apañado. Pero, evidentemente también, la operación comercial va más allá. En este caso, una modernización desde la base que llevó al estudio un año de trabajo. Y no solo en la vertiente gráfica, sino en el meollo de la jugabilidad, pues aquí tendremos un control más sensible, completo (incluyendo agachado, aunque no a rastras), con opción de cambiar de arma en plena carrera y con una botonadura que impida el efecto garra que nos torturó en la primera entrega. Ah, y un nuevo nivel de dificultad para sudar más sangre. En definitiva, un nuevo guiño a los nostálgicos y un espléndido aperitivo hasta que llegue el año que viene “Gears of War 4”, que ese sí que sí.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Bestia come bestia

"Gears of War Judgment": nueva piel, vieja ceremonia

«Gears of War Judgment»: nueva piel, vieja ceremonia

Ya se sabe: de casi todo hace veinte primaveras. O, en la cronología jugona (donde cunden más que los años caninos), siete u ocho. ¿Qué hacías tú en 2006? Seguro que tomarte la vida con más calma que los jerifaltes de Microsoft, que buscaban desesperadamente un juego franquicia para su Xbox 360, que acababa de cumplir un añito y ya pedía alimentos sólidos. La apuesta más firme, y segura, era mezclar en una probeta parecidos ingredientes a los que auparon, un lustro atrás, a «Halo» como abanderada de la Xbox a secas. Eso sí, mejor con un nombre más cañero (algo así como «engranajes de guerra») aunque, para ir de sensibles y despistar al personal, el lazo de regalo traía hilo musical de la escuela nuevo-romántica (cualquier excusa es buena para reivindicar a Tears for Fears). Voilá & eureka: se hizo la luz, sobre todo en la cuenta corriente de mister Gates, como si le hiciera mucha falta.

¿Hacen unas langostitas para merendar?

Dos entregas más ópticamente cocinadas y administradas (la segunda, desmelenada y la tercera, incluso emotiva y hawksiana, finiquitaron las andanzas de Marcus Phoenix y su escuadrón de machos alfa, pero el mundo ya es demasiado aburrido para permitirse el lujo de perder una saga como ésta. Y, nuevamente voilá, he aquí «Gears of War Judgment», donde la bestia resucita gracias al sano compadreo de secundarios de lujo como Damon Baird y El Tren, que le aportan un toque más hooligan (en el buen y hasta elegante sentido) a un potaje explosivo, y «excesivo», a la elevada altura de su predecesor. Y eso es mucho decir de un spin-off, que es lo que en el fondo es este juego. También en el buen sentido. A veces lo más sencillo y directo es lo más eficaz y divertido. Casi siempre, en realidad. Y, a veces, los hijos se toman la revancha y devoran a Saturno. Es ley de vida. El día de la langosta aún no ha terminado…

Por cierto, ya estamos en Facebook y en Twitter. Ahí os quiero ver (si os parece bien, claro).