Tormenta perfecta

Tipos duros armados hasta las cejas combatiendo contra monstruos extravagantes: ¿cómo decir no a semejante plan?

Tipos duros armados hasta las cejas combatiendo contra monstruos extravagantes: ¿cómo decir no a semejante plan?

Reanudamos la marcha con un juego ideal para ir cogiendo ritmo y energía en pleno agosto aplatanado. Se trata de «Fortnite», un título lleno de acción, adrenalina y algo de macarrismo fino (esas motosierras acopladas a los pistolones son todo un hallazgo). Una mezcla explosiva salida del caldero mágico de Epic Games y que le saca todo el jugo al motor Unreal Engine 4 a la hora de disfrutar de un viaje casi interminable poblado por ninjas, guerreros, monstruos y seres inclasificables. Que viva el «action building» bien picante, sí señor. Antes que nada, el argumento, tan directo al mentón como cabía esperar, ya que nos presenta a un planeta tiritando por culpa de La Tormenta, que ha dejado a la población mundial reducida a un 2%. Algo que, desde luego, no tendría nada malo si no fuera porque el diezmo vino acompañado por hordas de criaturas luciferinas e híperdestructivas. Por suerte, en un búnker de misiles abandonados se halla agazapado el protohéroe capaz de devolver al mundo a su eje y acabar con los monstruos de marras. Así, ayudados por tipos tan duros como nosotros tendremos que explorar el mundo hostil, rescatar a supervivientes, crear cientos de armas inimaginables, levantar fuertes, escondites de francotiradores y trampas de gas venenosos y, en definitiva, hacer que todo vuelva a la normalidad, dentro de lo que cabe.

El sistema de combate garantiza largas horas de diversión y bizarrismo para los paladares más marchosos y despotricados

El sistema de combate garantiza largas horas de diversión y bizarrismo para los paladares más marchosos y despotricados

Dotado de una acción y una energía a prueba de bombas atomicas, «Fortnite» es un cóctel molotov tamaño XXL (excelentes sus escenarios tipo sandbox) con más miga de la que parece. Empezando por su estrategia a la hora de reclutar comandos, constructores, karatekas y forasteros peligrosos para formar nuestro equipo de élite contra el enemigo. Aparte, el sistema de construcción nos permite crear extravagantes fortalezas mientras libramos combates frenéticos, haciendo que los monstruitos queden liquidados a base de trampas devastadoras, dardos envenenados, lanzas de metal y armas centinela. Pero lo mejor es el componente bizarro del tema, gracias a la posibilidad de fabricar armas extravagantes como rifles de francotirador caseros, hachas de minería hidráulica, lanzaderas para poner en órbita a los bichos y demás diabluras. Todo ello hace que el juego se pase gozosamente de rosca y revoluciones para nuestro total divertimento. Porque de eso se trata: pasárselo en grande hiperbólicamente y con sentido del humor algo canalla y cazurro. Que caiga la tormenta perfecta y a disfrutar del panorama apocalíptico.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=g7kLU0OgdwU[/youtube]

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter y Facebook).