De ratones, perros y mutantes

Vente a Alemania, Pepa

Vente a Alemania, Pepa

Estaba ayer viendo la reciente «Hermosa juventud», de Jaime Rosales, y pensando en la repercusión que tendría en tal conjunto de gente (no solo jóvenes) carcomida, desesperanzada y humillada por el sistema uno de los noticiones del año: no la coronación de Felipe VI (ahora todos seremos Letizia, como bien recuerda la portada de Mongolia) sino el anuncio de que cada miembro -incluyendo el tercer portero, aunque no juegue ni un minuto- de la selección española de fútbol se llevará 720.000 eurazos si gana el Mundial, más del doble que los chicos de Alemania, país donde aterriza (como tantos otros en su lugar) la protagonista del filme para acabar haciendo más o menos lo que aquí: porno casero con el Torbe de turno. Al salir del cine recordé que justo hace 20 años los «ninis» de «Historias del Kronen» se colgaban de un puente para hacer el cabra (una lástima que no existiera el guasap y demás chorraditas para compartir sus hazañas con la humanidad). Ahora, lo más sensato es colgarse de un árbol bien sano con una soga bien fuerte. Vamos con la cosa de los estrenos, anda:

Todos para uno y uno para nada

Todos para uno y uno para nada

“X-Men: días del futuro pasado”. Hace casi tres lustros que los mutantes irrumpieron en nuestra vida con fuerza renovadora para un género (el superheroico) en crisis tras la chufla de «Batman y Robin» unos años atrás. Ahora, después de múltiples secuelas, precuelas, spin-offs y zarandajas, la fórmula está completamente agotada, por lo que Bryan Singer pone toda la carne en el asador con los mutantes de antes y los de ahora, en un cóctel de monstruos espectacular pero agotador. ★★★

“Días de vinilo”. El cine argentino vuelve a darle al palique y la nostalgia con una dramedia amistosa, bien trenzada y con unos actores competentes. También el toque hornbyniano está perfectamente traído, aunque los discursos suenen a ya visto. Por cierto, apuntad en esta línea (algo más talludita) «Barbacoa de amigos», a estrenar el 1 de agosto, por si estamos en algún monasterio de retiro espiritual. ★★

Si "Babe, el cerdito valiente" lo hizo, ¿por qué no yo?

Si «Babe, el cerdito valiente» lo hizo, ¿por qué no yo?

“Pancho, el perro millonario. ¿Necesitaba el cine español a un perrito caliente ahora que estaba con el estómago lleno y a dieta gourmet? Pues tal vez sí. Paliza publicitaria aparte gentileza de Atresmedia, Pancho encandilará a los más cachorros, mientras que los padres se distraerán con los modelitos de Patricia Conde. Misión cumplida, no hay que darle más vueltas. ★★

“Edificio España”. Hoy a las 19.15 en la Filmoteca Española (y también el día 24) se proyecta este documental imprescindible para entender el derrumbe actual (inmobiliario y anímico) y pensar dónde estarán los alegres y animosos obreros que se cacareaban mientras trabajaban en los años dorados de la burbuja demoliendo el mítico rascacielos de Plaza de España (algún día alguien hará un docu sobre los miles de ingenuos que dejaron la ESO fardando de ganar 2.500 euros al mes en la obra, se endeudaron hasta las cejas y ahora son pasto de «Entre todos»). El filme se estrenó visto y no visto hace unas semanas, por lo que ahora es una gran oportunidad para repescarlo y disfrutarlo, aunque tanto escombro a veces canse. Además, estará presente su director Víctor Moreno (y, en el patio de butacas, servidor). ★★★.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Cómo intentar salir de este hoyo, según Bukowski

Si se te estropea algo que te importa, lo arreglas sin gimotear

Si se te estropea algo que te importa, lo arreglas sin gimotear

Off-topic habemus, con permiso. Con la que está cayendo, es fácil rendirse al abatimiento y al lamento. Por eso, esto de Charles Bukowski (escrito a los 62 tacos, cuando ya no tenía necesidad de postureo «poeta borracho» ni «viejo verde») puede ser un buen manual de autoayuda para enfrentarnos al maldito día a día. O no. Al menos, tiene su gracia, y como este blog es un sitio tan bueno como cualquier otro para compartirlo, ahí queda. De todas formas, tranquilos que mañana volvemos a los juegos.

 

JOHN DILLINGER SIGUE ADELANTE

a veces escribo sobre los años 30 porque

fueron un buen campo de pruebas.

la gente aprendía a convivir con la adversidad

como algo cotidiano,

cuando llegaban los problemas

se adaptaban y tomaban la siguiente medida,

y si no la había,

a menudo

la creaban.

 

y la gente que tenía trabajo

lo hacía con pericia.

un mecánico era capaz de arreglarte el

coche.

los médicos visitaban a domicilio.

los taxistas no sólo se sabían todas

las calles de la ciudad

sino que también eran duchos en

filosofía.

los farmacéuticos se te acercaban

en las farmacias y te preguntaban qué

necesitabas.

los acomodadores en los cines eran más

guapos que los astros

de la pantalla.

la gente se hacía su propia ropa,

arreglaba sus propios zapatos.

casi todo el mundo hacía las cosas bien.

 

ahora la gente tanto dentro como fuera de sus

profesiones es totalmente

inepta,

no consigo entender cómo pueden siquiera

limpiarse el culo.

y cuando llega la adversidad quedan

consternados,

se dan por vencidos,

despotrican,

se vienen abajo.

ésos, consentidos a no poder más,

sólo están acostumbrados a la victoria o

a lo fácil.

 

no es culpa suya, supongo,

que no vivieran

los años 30

pero, aun así, no me siento precisamente tentado

a

adorarlos.

 

(«Guerra sin cesar. Poemas 1981-1984». Ed. Visor. Traducción de Eduardo Iriarte)

Cascado pero contento, esa es la actitud, Hank

Cascado pero contento, esa es la actitud, Hank

De propina, «Blue bird», mi poema preferido de Bukowski, perteneciente al documental «Born into this»:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=O3lWIT5xL-0[/youtube]