Sin escapatoria

Terror y claustrofobia se dan la mano en "Escape Room"

Terror y claustrofobia se dan la mano en «Escape Room»

Ahora que están de moda las «escape rooms», nada mejor que vivir la experiencia angustiosa en pantalla grande. Eso propone precisamente «Escape Room», un filme en el que seis desconocidos reciben un misterioso paquete. En su interior, se encuentra un mensaje que promete al propietario una oportunidad para alejarse de la rutina que están viviendo. El grupo llega a la localización señalada y se dan cuenta de que se disponen a competir en una escape room. Aunque a estos les agrada la idea, pronto se dan cuenta de que, quien sea que haya organizado el juego, conoce todos y cada uno de los detalles de las vidas de los participantes. El grupo deberá superar los retos en el tiempo estipulado si quieren seguir con vida. Adam Robitel («Insidious: la última llave») dirige esta cinta llena de jóvenes valores de Hollywood como Taylor Russell o Logan Miller.

Muy distinta es «El Gordo y el Flaco», biopic del célebre dúo cómico donde Stan (Steve Coogan) y Ollie (John C. Reilly) se embarcan en su gira de despedida ahora que su época dorada parece haber quedado anclada en el pasado. Con la ayuda de sus respectivas mujeres, Lucille (Shirley Henderson) e Ida (Nina Arianda), ambos logran conquistar al público de las salas de Reino Unido gracias a su peculiar manera de interpretar y de entender el mundo. Este biopic ahonda en la personalidad de ambos personajes y en las circunstancias personales que les convirtieron en figuras cómicas de leyenda. Una peli maja, sobre todo gracias a la interpretación de John C. Reilly, nominado al Globo de Oro.

Y ojo también a «El niño que pudo ser rey», una historia fantástica que traslada el mito artúrico al Londres actual mediante la figura de Alex, un chaval aparentemente normal hasta que encuentra por casualidad la mítica espada clavada en la piedra, Excálibur, por lo que deberá unir a sus amigos y enemigos en un grupo de caballeros y juntos, con la ayuda del legendario mago Merlín, vencer a la maldecida bruja Morgana, que quiere acabar con el mundo. Con el futuro dependiendo de ellos, Alex deberá convertirse en el gran líder que nunca soñó que pudiera llegar a ser en una aventura épica y medieval en el mundo moderno. El británico Joe Cornish (Attack the Block) escribe y dirige este filme que protagonizan Louis Ashbourne Serkis (Mowgli: La leyenda de la selva), Angus Imrie (Kingdom), Rebecca Ferguson (Misión Imposible: Fallout), Tom Taylor (La Torre Oscura), Rhianna Dorris (Secret Life of Boys) y Patrick Stewart (Logan).

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter Facebook).

El factor Rovira

Dani Rovira, demostrando que tira más a perros que a gatos

Dani Rovira, demostrando que tira más a perros que a gatos

El cine español va echando carpetazo a un año agridulce, con producciones de calidad («El reino»), taquillazos contados («Campeones») y casi nada más. Así que hay que encomendarse a lo poquito seguro, que es Dani Rovira, protagonista de «Miamor perdido», comedia que cuenta la historia de Mario y Olivia, una pareja de excéntricos enamorados adopta un gato callejero al que hablan en valenciano y que sólo atiende si le llaman ‘Miamor’. Una tarde, al plantearse que toda relación se acaba, terminan rompiendo. Durante la gran bronca, el gato se escapa y desaparece, igual el amor que los unía. Olivia entonces lo dará por muerto, al amor y al gato, mientras Mario lo mantiene con vida a escondidas. Así, el amor de esta pareja permanecerá vivo y muerto al mismo tiempo. Y en la guerra que se declara entre ambos todo puede valer. Se trata de una comedia romántica dirigida por el veterano Emilio Martínez-Lázaro (Ocho apellidos catalanes, Ocho apellidos vascos) y escrita por Clara Martínez-Lázaro (Mirabilis, Una casa frente al mar) y Miguel Esteban (El fin de la comedia, Museo Coconut). La pareja protagonista del filme está formada por Dani Rovira (Thi Mai. Rumbo a Vietnam, 100 metros) y Michelle Jenner (La catedral del mar, Julieta). Completan el reparto Antonio Resines (La reina de España) y Pablo Carbonell (Hospital Central), entre otros. Pues eso.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter Facebook).

Mi nombre es Bean, mister Bean

Rowan Atkinson vuelve a ser el agente especial más impresentable de la Pérfida Albión

Rowan Atkinson vuelve a ser el agente especial más impresentable de la Pérfida Albión

La nómina de «anti-James Bond» es tan amplia como, a menudo, decepcionante. Por eso es curioso el caso de Johnny English, un súperagente chapucero encarnado por el carismático Rowan Atkinson (Míster Bean por siempre) que dio sus primeros pasos hace 15 años y que, ahora, vuelve por tercera vez a la gran pantalla con «Johnny English ataca de nuevo». En esta ocasión, un hacker ha revelado la identidad de todos los agentes encubiertos de Gran Bretaña. Johnny English se verá obligado a posponer su retiro profesional y volver a la carga como espía para encontrar al autor de los hechos.
Es el primer largometraje dirigido por David Kerr con un guion escrito por William Davies. Acompañan a Atkinson (Love Actually) actores de la talla de Emma Thompson (La niñera mágica), Olga Kurylenko (Quantum of solace) y Jake Lacy (El caso Sloane). En fin, una gamberrada inofensiva para matar la tarde, aunque si queremos algo más de enjundia, también tenemos estrenos como la americana «El escándalo Ted Kennedy», la española y multipremiada «Matar a Dios» o la francesa «Madame Hyde», una curiosa y algo gafapastosa muestra de cine «pedagógico» protagonizado por la gran Isabelle Huppert en un papel en el que, literalmente, echa fuego.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter Facebook).

Vamos de bodorrio

El fotógrafo impresentable, uno de los clásicos nupciales que no podía faltar en esta comedia a la francesa

El fotógrafo impresentable, uno de los clásicos nupciales que no podía faltar en esta comedia a la francesa

La BBCE (bodas, bautizos, comuniones y entierros) siguen siendo un filón absoluto para el cine, sobre todo si hay comedia de por medio. Pocas películas más apropiadas para levantar el ánimo que «Mi gran boda griega», «3 bodas de más», «Abracadabra» o «Un funeral de muerte», por poner algunos ejemplos recientes. Por supuesto, el cine francés sabe apuntarse a un bombardeo siempre que la caja registradora escupa como un volcán en erupción, y buena prueba de ello es «C´est la vie», lo nuevo de Eric Toledano y Olivier Nackache, por siempre «los directores de Intocable«. La premisa es sencilla: radiografiar esperpénticamente y coralmente un bodorrio pijo donde se aplica escrupulosamente la ley de Murphy. No falta de nada en esta fauna: el fotógrafo gorrón (más que el de «Vergüenza»), el pinchadiscos hortera, los camareros torpes y borrachines (modelo «El guateque», ya se sabe), la suegra cachonda, el novio cretino… y, al frente de todos, un pobre organizador estupendamente encarnado por Jean-Pierre Bacri, al que debemos la brillante escena de arranque del filme. Muchos gags amables, otros ácidos y alguno que otro más soso que un solomillo al strogonoff pasado, se dan citan en una película simpática y entretenidilla -siempre que no busquemos alta comedia, desde luego-, donde también hay hueco para el sentimentalismo algo forzado y que, además, nos descubre algunos trucos de este tipo de eventos, como forrar de paté al personal cuando el plato principal del banquete se demora. Vamos, que está maja, como diría Pumares (a quien, sorprendentemente, le gustó bastante). Y es que, las bodas, como los jefes plastas, cuanto más lejos, mejor.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter y Facebook).

Corre que te pillo

El cariacontecido reparto de "Baby Driver", uno de los pepinazos del verano

El cariacontecido reparto de «Baby Driver», uno de los pepinazos del verano

Aunque su nombre puede dejarnos más fríos que un polo de menta, Edgar Wright es uno de los cineastas más influyentes y seguidos de la actualidad. Un currículo con títulos como «Scott Pilgrim contra el mundo», «Arma fatal» y «Bienvenidos al fin del mundo» así lo acredita. Ahora, presenta su nuevo filme, «Baby Driver», que también ha sido recibido con altas dosis de expectativa y críticas por las nubes. Se trata de una comedia de acción, persecuciones y atracos que narra las andanzas de Baby (Ansel Elgort), un joven y talentoso conductor especializado en fugas, depende del ritmo de su banda sonora personal para ser el mejor en lo suyo. Cuando conoce a la chica de sus sueños (Lily James), Baby ve una oportunidad de abandonar su vida criminal y realizar una huida limpia. Pero después de ser forzado a trabajar para un jefe de una banda criminal (Kevin Spacey), deberá dar la cara cuando un golpe malogrado amenaza su vida, su amor y su libertad. Un buen reparto, completado por John Hamm y Jamie Foxx, y mucho estilo y ambición le dan caché a lo que puede ser la gran sorpresa del verano. A no ser, claro, que uno sea más bien rural y opte por el western ovejero y salmantino de «El pastor», un drama con tintes de tragedia que demuestra hasta dónde llega la codicia y la cabezonería cuando chocan cual meteoritos fuera de órbita.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter y Facebook).

Woodywood y l’amour

El viejo profe Allen, aleccionando a la de "Crepúsculo" y al de "La red social"

El viejo profe Allen, aleccionando a la de «Crepúsculo» y al de «La red social»

Cada vez se estrenan antes las películas de Woody Allen, tal vez en un imposible anhelo espacio-temporal de alcanzarse entre sí, replegar su propio universo judío y, de una vez por todas, formar un todo orgánico en eterna expansión y lograr la eternidad cósmica con su intrínseca fuerza gravitacional (uf, echemos el freno si no queremos parecernos a Mtnez., el flamante columnista-onanista petunio de «El Mundo»). La cosa es que, aún en agosto, ya tenemos la última postal romántica y sencillita del abuelete que decició casarse con su hija hace unos cuantos años: «Café Society», una historia mínima en tonos pastel y con ciertos ecos a «El apartamento» (pobre diablo enamorado de una secretaria a la que se tira su jefe mientras la camela con un divorcio dilatado) enmarcada en un período efervescente como pocos: el Hollywood dorado de los años 30. Seguramente esa localización, y la dirección artística majestuosa que conlleva, sea lo mejor de una comedia agridulce sobre los caprichos, tontunas, azares e injusticias a doble velocidad del amor que Allen despacha con la mecánica celeste de quien se auto-obliga a estrenar una cinta al año por lo civil o lo criminal (si esta historia hubiese caído en manos de Edgar Neville, por no mentar a torres más altas…). Pero ha caído en las del autor de «Hannah y sus hermanas», que al menos sube el listón subterráneo del que hizo gala en sus dos últimos estrenos, aunque no llega al nivel de «Blue Jasmine», principalmente por la presencia de una actriz tan limitadita como Kristen Stewart, y eso que la chica le pone ganas y ojeras -casi echamos de menos al personaje de la prostituta a lo «Poderosa Afrodita» que inexplicablemente desaparece al primer plumazo-. Algo mejor resulta el trabajo de Jesse Eisenberg como el enésimo alter ego del propio Woody (digamos que está en el «top 10») y, sobre todo, de un Steve Carell que se muestra como pez en el agua en tan florido estanque astracanado. Por supuesto, no faltan los tópicos alrededor de la familia judía (buen gag sobre el condenado a muerte que se pasa al cristianismo sobre la bocina) y la nostalgia de una Gran Manzana que ya empezaba a pudrirse a la misma velocidad que el «séptimo arte» (también ojo a un par de dardos sobre la industria, sus guionistas vendimiadores y sus lobas con pieles de armiño). En fin, un trabajo agradable, aunque tal adjetivo sepa a poco, o incluso sepa a cuerno quemado, si nos referimos a uno de los cineastas más importantes de los últimos 40 años.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Qué gracia tengo

Deadpool, haciendo el cafre, que es lo suyo

Deadpool haciendo el cafre, que es lo suyo

Aunque la realidad siempre supera a la ficción en cuestión de humor grueso (¿qué me decís de lo del blanqueo de Vitaldent?), siempre es grato toparse con alguna que otra comedia no demasiado «inteligente» ni que nos mire por encima del hombro. Y justo eso es «Deadpool», una gamberrada por y para adolescentes protagonizada por Masacre, uno de los superhéroes de Marvel más políticamente incorrectos de la manada (hace unos años fue objeto de videojuego, así que se le recordará fácilmente). Una macarrez que entronca con el espíritu burlón de «Kick-ass» y con las glorias patrias (y goyescas) de Ozores, por ahí van los tiros. Ya se sabe que en Hollywood solo hay dos obsesiones: los superhéroes y el acné. Y así seguimos, qué vamos a hacer. Al menos, Ryan Reynolds se ha quitado el sambenito de Linterna Verde, que al hombre le pesaría más que los dos metros de tierra cuando rodó «Buried». Algo más de clase desprende «Ave, César», nueva gansada de los hermanos Coen, que cuando se ponen en plan cabra loca no tienen rival (recuérdese «El gran Lebowski», «O brother», «Quemar después de leer» o hasta «Fargo»). Aquí la cosa va sobre el secuestro de una estrella del cine de romanos en el Hollywood de los 50, y el despliegue de estrellas es tal (Clooney, Johansson, Swinton, Brolin, Fiennes, Tatum…) que, por lo menos, si la carcajada se entanca, al menos tenemos la vista distraída. Pues eso, a reír por no llorar.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Ferragosto con Pachi

No hay ojo de cerradura que se me resista... ¡u-ah!

No hay ojo de cerradura que se me resista… ¡u-ah!

Como hacía el entrañable protagonista de «Vacaciones de ferragosto», una opción para pasar estos días es rodearse de damas veteranas, de un buen vinito blanco y que sea lo que San Lorenzo quiera. Otra es hacer lo que Pachi, o sea Al Pacino: dar de comer llaves a tu gato de angora, vacilar a todo el mundo (desde tu hijo chuleta al chulo del barrio, pasando por la sufrida empleadilla del banco) mientras ves pasar las horas en tu ferretería cochambrosa a lo «American Buffalo» rememorando un amor fallido. De eso se trata «Señor Manglehorn», una película extraña, minimalista, por momentos irritante y que, gracias al oficio de su protagonista absoluto, y a su pinta estudiadamente pulgosa, nos deja hechizados sin saber muy bien por qué. Para más información y análisis, a pinchar el enlace del título. Aparte, también hay más estrenos «mayoritarios» para amenizar el dichoso ferragosto: la ajetreada pero sugerente «Operación UNCLE», la gamberra y cochinilla «Y de repente tú» (ojo a las penetraciones cómicas de LeBron James), la terrorífica española-que-no-parece-española (aunque en este casi sí viendo su pobreza de medios) «Extinción» y hasta la falsamente iraní «Bailando en el desierto». En fin, que volvemos a lo de la semana pasada: Tati y Fernán-Gómez en vena.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).