Terrores de buena tinta

Originalidad y sustos finos definen esta propuesta arriesgada

Originalidad y sustos finos definen esta propuesta arriesgada

Marchando una pesadilla de dibujos animados antes de Navidad. En este caso, “Bendy and the Ink Machine”, un juego de terror y supervivencia que utiliza una mezcla de resolución de rompecabezas, exploración del entorno y combate para ayudar a Henry en su viaje a través del estudio de animación. El argumento se centra treinta años después de su jubilación, cuando Henry Stein regresa a su antiguo estudio de animación, Joey Drew Studios, luego de recibir una invitación de su antiguo empleador, Joey Drew, para que le muestren algo importante. Llegando al estudio, Henry encuentra el lugar totalmente abandonado, descubriendo una gigantesca y misteriosa máquina de tinta, deduciendo que eso era lo que Joey quería mostrarle. Durante sus intentos por encenderla, un horrorizado Henry encuentra el cadáver mutilado de Boris, un lobo de dibujos animados y uno de los personaje del estudio. Los jugadores exploran a través de una vista en primera persona y tienen acciones físicas limitadas, como correr y saltar. Se pueden recopilar diferentes elementos, algunos de los cuales se requieren para realizar diversas tareas antes de continuar. Latas de sopa de tocino (una referencia al creador del juego, TheMeatly, y su compañero Mike Mood) también se pueden recoger tanto para desbloquear logros como para restaurar la salud de Henry si es lesionado. El combate se centra principalmente en una variedad de diferentes armas de combate cuerpo a cuerpo, como un hacha o una tubería. Todos los enemigos en el juego tienen diferentes niveles de fuerza y resistencia al daño, lo que obliga a los jugadores a ser tácticos para mantenerse fuera de alcance y golpear cuando sea necesario. Henry puede esconderse dentro de armarios cuando haya enemigos cerca para recuperarse o permanecer fuera de su vista. Si el jugador recibe demasiado daño, puede escapar de la tinta que lo consume y reaparecer en una de las numerosas estatuas de Bendy que actúan como puntos de control.  Además, los jugadores pueden encontrar numerosos registros de audio en todo el estudio que brindan más detalles sobre la historia del juego, particularmente sobre el destino del estudio y sus empleados, similar a los sistemas utilizados en juegos como “BioShock”. Algunos de estos registros se encuentran escondidos y requieren una exploración adicional para descubrir las áreas secretas en los que a menudo residen. Unos gráficos tan monos como inquietantes y una atmósfera adictiva definen este juego tan original como sorprendente.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter Facebook).

Liam el sietemachos

"Ya estoy en Segundo de Chuck Norris, no te digo más"

“Ya estoy en Segundo de Chuck Norris, no te digo más”

Hubo un tiempo en el que Liam Neeson era actor. Buen actor. De los que rodaban con Woody Allen, Scorsese o Spielberg, acuñaba personajes memorables como Michael Collins o Alfred Kinsey y hasta dignificaba con su presencia películas bobas pero apañadas como “Darkman”, “Love actually” o hasta “La amenaza fantasma”. Pero un buen día, o un día nefasto, al buen hombre le cayó un pistolón entre sus manazas, se le cambió el chip y empezó a jugar a ejecutor-liquidador-vengador de lo más tóxico. Y la broma ya dura demasiado, por mucho que algunos reivindiquen una especie de neo-acción antropológica en bodrios pirotécnicos como “Battleship”, “El equipo A”, “Infierno blanco”, “Caminando entre las tumbas”, la trilogía “Venganza” o la también trilogía petardera que lleva rodada con el español afincado en Jolibú Jaume Collet-Serra: “Sin identidad”, “Non-stop” y la que hoy se estrena, “Una noche para sobrevivir”, donde da vida a un mercenario llamado El Cavatumbas. ¿Hace falta seguir? Pues eso: ensalada de metralla, vendettas, mafias internacionales, oscuridades y malos rollos en general para el lucimiento de un tipo que se ha ido cargando su carrera a golpe de fiambre. Casi como Nicolas Cage. Por lo menos, esperamos que se divierta y gane un pastizal.

Un poco de marcha en el corral, que falta hace

Un poco de marcha en el corral, que falta hace

Y, ya que hablamos de muñecos de plastillina haciendo cine, ¿qué mejor que los de la factoría Aardman? Albricias, los papás de Wallace y Gromit, después de esa obra maestra que fue “¡Piratas!”, vuelven por sus fueros con “La oveja Shaun”, aventuras minimalistas y salerosas de una ovejita más lista que el hambre. Detallismo desbordante, humor e inteligencia (que no humor inteligente, lagarto, lagarto) y una técnica perfecta para que grandes y chicos pasen un buen rato. Pero sin sentirse insultados a su inteligencia, ojo. Esa es la diferencia. Que se lo digan a los jurados macarras de “Masterchef”, que deben haberse engullido enterita la cara B de la filmografía de Liam Neeson. Con lo mono que quedaría el león-gamba ese en la próxima de Aardman. Fíchalo, Nick Park, fíchalo.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Petromortadelos

Hacer animación en España no siempre es llorar

Hacer animación en España no siempre es llorar

A veces, solo en rarísimas ocasiones, el espectador tiene la sensación de que han hecho una película exclusivamente para él, como el concierto que ha dado hace poco Dylan para un único fan o los bailes privados de alguna lumi en “GTA V”. Si quien me lee (si es que me lee alguien) pertenece a la generación de los 70-80, que no es ni mejor ni peor que todas las anteriores y posteriores, tendrá ese pálpito al ver “Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo”. Una película que convierte la pantalla en un pop-up burbujeante, de puro festivo y estallido, a imagen y semejanza de los gloriosos ingenios que Ibáñez parió mientras trabajaba en esa oficina siniestra (como se muestra en “El gran Vázquez”) que fue Editorial Bruguera. Todo esto ya lo experimentamos hace más de una década de la mano del mismo director de orquesta, Javier Fesser, que tuvo el insólito acierto de inventarse el cine-tebeo en carne y hueso, de forma mucho más locuela y perfecta que otros intentos anteriores (“Astérix y Obélix”) y posteriores (“Zipi y Zape y el club de la canica”).

Bacterio y el Súper (por poco el de "Gran Hermano"), secundarios de lujo en la nueva aventura de las calamidades calvas por excelencia (no nos referimos a Montoro y Wert)

Bacterio y el Súper (por poco el de “Gran Hermano”), secundarios de lujo en la nueva aventura de las calamidades calvas por excelencia (no nos referimos a Montoro y Wert)

Pero es que este nuevo mortadelo de Fesser es de animación, ese género que nunca ha acabado de arrancar en España, a pesar de intentos dignos (“Nocturna”, “Los Reyes Magos”, “Chico y Rita”, “El lince perdido”) y otros ambiciosos experimentos con gaseosa (“Donkey Xote”, “Planet 51”, “Justin y la espada del valor”). Pero esta película es un punto y aparte, tanto en la técnica (impresionante 3D) como en el uso de los recursos cartoon para la cachondada fina: ese arranque con Filemón-James Bond, ese cuartel general urbanita, esa caja fuerte con candado (puro Fesser de “El secleto de la tlompeta” y “P. Tinto”), ese malo gorilero cabeza de chorlito, ese Jimmy argentino y palindrómico, esos guiños televisivos, ese gran doblaje de Karra Elejalde, ese “el aquello”… Un auténtico festín cómplice donde, desde luego, hay que estar por la labor de compartir sus gags y paridas benditas. Pero, si se encaja en el juego, el viaje en montaña rusa marca ACME es de lo mejor del año.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

De miedo

El terror en estado puro de "The Evil Within" encabeza el hit-parade de Halloween

El terror en estado puro de “The Evil Within” encabeza el hit-parade de Halloween

Aunque, personalmente, las modas y soniquetes importados borregamente de USA me repatean y desmotivan (¿no estábamos empeñados en expotar la “marca España”? Bueno, mejor no salir de Málaga y caer en Malagón), ya estamos en el dichoso Halloween. Y, aunque las únicas calabazas que nos suenen son las (escasísimas, ejem) que recibimos en nuestros tiempos mozos, al menos la excusa es perfecta para repasar algunas de las novedades más terroríficas de nuestros dos negociados: videojuegos y cine. Empezamos por el primero, para encontrarnos perlas del calibre de “The Evil Within”, una impactante vuelta a los orígenes del survival horror de la mano de uno de sus maestros, Shinji Mikami: tormentos, matanzas, respingos, asesinatos… no falta de nada en un cóctel muy bien mezclado y mejor agitado. Toda una reconciliación con el género, igual que otra joya recientemente comentada en el blog: “Alien Isolation”. Dos patas para un banco que también incluye todo tipo de variantes, desde el sexy-vamp de “Bayonetta 2” hasta el escalofrío tolkiano de “La Tierra Media: Sombras de Mordor” (ambos, también crujientes y recientes). Aunque una buena jornada pavorosa no tendría que marginar otras esquinas del terror como el regomeyo apocalíptico de “The Last of Us” (versión PS4, claro) o “The Walking Dead Season 2”, el cachondeo de “Plantas versus zombis” o la desazón del inminente “Escape Dead Island” . Y, de propina, las novedades con cuentagotas de “Resident Evil Revelations 2”, que también pondrá la piel de gallina a más de uno dentro de unos meses.

"REC 4" también se apunta a la fiesta desde la pantalla grande y a remojo

“REC 4” también se apunta a la fiesta desde la pantalla grande y a remojo

Y, para completar el menú sangriento, nada mejor que comentar algunos estrenos de cine que ponen los pelos como escarpias. Sobre todo, “REC 4”, nueva entrega de la saga blockbuster por excelencia del fantaterror español en la que Jaume Balagueró toma las riendas de nuevo, cambiando el escenario original, y el de la fallida y verbenera tercera entrega, por un barco de lo más fantasmal. Hombre, la verdad es que aquel original “13 rúe del Percebe” infectado y con la Niña Medeiros como jefe final aún nos provoca pesadillas, pero esta función no está mal del todo, aunque nos sepamos de sobra la letra y la música. Además, también regresa Manuela Velasco, otro aliciente majo. Para los más pequeños, que en el fondo son los que más gozan de esta pantomima del “truco o trato”, llegan “Las aventuras del pequeño fantasma” y, sobre todo, “Los Boxtrolls”, una de animación vagamente timburtoniana con goterones extra victorianos y que a ratos hace gracia y a otros ni pizca. Aunque, la verdad, lo más terrorífico de la cartelera de estrenos de hoy (aparte del miedo que da ver encasilladísimo al pobre Liam Neeson en la también inquietante “Caminando entre tumbas”) es el álbum de fotos -sobre todo el capítulo africano- de Salgado (no el ex-defensa del Madrid precisamente) en “La sal de la Tierra”, elegante documental de Wim Wenders que demuestra que el hombre sigue siendo el peor lobo (y hiena, y buitre) para el hombre. A su lado, “Retratos salvajes” parece “Bambi”. Y sobre Draculín sietemachos, mejor no insistir. Buenos sustos, y ojo con los disgustos, que ya tenemos bastante con lo que tenemos.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Roja y floja (también la cartelera)

Depp, sin plumajes, escuchando a Freeman disertar sobre los misterios del universo

Depp, sin plumajes, escuchando a Freeman disertar sobre los misterios del universo

“Ya llegó el verano, ya llegó la fruta, y el que no se agache es un hijo de…”. Jopé, qué coplillas se canturreaban en el colegio, qué auto-alipori más tonto. El caso es que mañana (concretamente a las 12:51, según el Observatorio Astronómico Nacional) arranca la estación más fotobófica, pegajosa y seguramente rijosa del año. Aparte de anticinéfila, por mucho que la cobardía de las exhibidoras ya no es lo que era, y de vez en cuando deslizan alguna obra bastante maestra en mitad de la canícula. Lamentablemente, no es el caso de esta semana:

“Transcendence”. No estamos demasiado acostumbrados a ver a Johnny Depp limpito y arregladito, y mucho menos liado en una intriga de ciencia-ficción, con abundancia de Inteligencia Artificial, super-ordenadores y demás zarandajas. Quizá por eso la propuesta del debutante Wally Pfister no acaba de cuajar, a pesar de su toque Nolan (de quien por algo fue discípulo aventajado), su reparto vistoso (con ese oráculo llamado Morgan Freeman) y su tonillo de superioridad bien medida. Pero para una tarde tonta y en una sala con aire acondicionado también inteligente, tiene un pase. ★★

Te quiero mucho, como la trucha al trucho

Te quiero mucho, como la trucha al trucho

“Perdona si te llamo amor”. Ya, sabemos que en la cartelera hay novedades del género romántico con más fuste (la inteligente “Un cuento francés” o la cantarina “Amanece en Edimburgo”), pero nuestro diablillo en el hombro nos insta a fijar nuestros dardos envenenados en este pastelón en la mejor tradición de Corín Tellado y que, de puro malo y gazmoño, resulta hasta entrañable. Lo peor es que ya existía una versión italiana anterior, así que, con este bodriete, España hace el ridículo por segunda vez ante el mundo esta semana (la primera ya sabemos cuál es, y no hablamos del fajín de Felipe). ★

“Yo, Frankenstein. Rematamos la faena y el terceto encadenado con este espanto que demuestra el daño que en ocasiones ha hecho el mundo del cómic “distópico” sobre los mitos del terror clásico. Ahora le toca la china a la pobre Mary Shelley y su creación más inmortal, enfangada en un gazpacho gótico, con ángeles, demonios y otras criaturas luciferinas. Un engrudo intragable. ★

"Dragon Ball", en pantalla grande y a lo loco

“Dragon Ball”, en pantalla grande y a lo loco

“Dragon Ball Z: Battle of Gods”. Terminamos con una curiosidad que seguramente será bien recibida por muchos jugones amantes de la legendaria saga “Bola de dragón”. Y es que la semana pasada tuvo lugar el estreno “limitado” (solo 45 copias en tres comunidades autónomas) del primer largo de animación en los últimos 17 años basado en dicha franquicia -recordemos que “Dragonball Evolution”, adaptación de carne y hueso, fue una de las peores películas de lo que llevamos de siglo-, dirigido por Masahiro Hosoda. Tal fue el éxito (se convirtió nada menos que en la quinta más vista del fin de semana) que la distribuidora Alfa Pictures se ha animado a estrenarlo en el resto de España, así que los fans de Goku y compañía están de enhorabuena. ★★★.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Jurassic art

Dorado y vangoghiano, este Yoshi vale su precio en oro

Dorado y vangoghiano, este Yoshi vale su precio en oro

Queremos tanto a Yoshi… Pocos personajes tan entrañables y, a la vez, solventes, carismáticos y camaleónicos. Porque, a lo largo del tiempo, nuestro dinosaurio preferido ha sabido trascender su papel de canguro transportista para convertirse en uno de los ídolos y los renovadores del universo nintendiano, que se dice pronto. De hecho, su primera aparición en “Super Mario Bros. 2: Yoshi’s island” allá por el 95 marcó un punto de inflexión en la historia del género plata formero, al dotarlo de un plus de imaginación, agilidad (el bicho es todo un velociraptor con cara de ángel), nuevos trucos y recursos (esos bloques de arcilla destructibles o esos suelos de fango movedizo) y, sobre todo, su arma más carismática: los huevos moteados y coloridos que irá recolectando a cada paso y con los que destruirá a los enemigos o a diversos obstáculos gracias a una puntería que ni Guillermo Tell. Una auténtica gloria de la NES cuyas sucesivas versiones en N64 (“Yoshi`s story”) o DS (“Yoshi touch & go”) nunca estuvieron a la altura del concepto original. Así que, como no podría ser de otra forma, era hora de volver a sus orígenes y reinventarlo gloriosa y golosamente.

Las líneas maestras plataformeras del clásico original se respetan a rajatabla

Las líneas maestras plataformeras del clásico original se respetan a rajatabla

Y justamente eso es lo que hace “Yoshi’s New Island”, un esperado título producido por Takashi Tezuka, el director creativo del juego, que no solo ha pretendido un “copy-paste” en 3D sino que ha planteado toda una secuela como mandan los cánones y los (auto)homenajes. Así, en este nuevo capítulo, Baby Luigi ha sido capturado una vez más, dejando la responsabilidad de proteger a Baby Mario y mantenerle fuera de peligro al siniestro y secuestrador clan de Yoshi. Un argumento que, como suele pasar en la casa, es una mera excusa para el auténtico meollo del juego: recorrer los encantadores y vistosísimos territorios, niveles y subniveles del juego por tierra, mar y aire (¿qué sería de un juego de Yoshi sin los globos y las nubes pasajeras?) acarreando a Baby Mario y saltando, corriendo y trepando por los variados terrenos sorteando todo tipo de fauna y flora peligrosa, desde plantas carnívoras a monos, puercoespines, pirañas… Uno de los aciertos indiscutibles del juego es su capacidad de mantener el magistral look original, creado a base de dibujos a lápiz con el espíritu de un mágico libro pop-up plagado de mariposas, demonios acuáticos, doblones de cartón y cien maravillas más.

Y no solo eso, ya que aquí la paleta gráfica se extiende con mucho arte hacia técnicas más elaboradas como la acuarela, las ceras o el óleo, en un despliegue visual fabuloso que, encima, en 3D luce más prodigiosamente. Aparte de los clásicos escenarios del juego original (la selva, la caverna llena de setas fabulosas, el volcán en llamas…), en esta versión destaca una nueva localización: Egg Island, un territorio con huevos de doble o triple yema ideal para usar los huevos gigantes llamados “Mega-Eggs” que convertirán en mantequilla bloques y tuberías, revelando así objetos ocultos como monedas y llaves. Y cuantas más cosas destruyamos, más alto estará el marcador “Mega-Egg”, pudiendo conseguir vidas extra. Por supuesto, no faltan los puzles, niveles ocultos y tuberías que encierran tesoros valiosos y monedas especiales, para añadir más diversión a uno de los juegos más brillantes de la temporada para la 3DS. Y todo, a ritmo de esas tonadillas irresistibles y pegadizas (a veces demasiado) marca de la casa. Este viernes, a disfrutar como enanos.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Hasta el Infinity y más allá

 

Están todos los que son y son todos los que están

Están todos los que son y son todos los que están

De Disney a Disney y tiro porque me toca. Y lo que toca es ni más ni menos que “Disney Infinity”, una espectacular reunión de veteranos y nuevos alumnos de la factoría de entretenimiento más legendaria y caudalosa de los últimos cien años. Dicen que, cuando a John Lasseter (heredero natural del patriarca Walt) le propusieron la idea de un all-star de cracks de Pixar y Disney, juntos y hasta revueltos, torció levemente el gesto. Pero, ah amigo, cuando empezó a conocer con detalle la naturaleza y la estatura de este ambiciosísimo juego, la cosa cambió y su sonrisa campechana regresó a su generoso rostro. Porque “Disney Infinity” es la evolución natural de sagas como “Kingdom Hearts” y “Disney Universe”, solo que con un plus de imaginación y magia. ¿Qué pasaría si “El llanero solitario” tiene el capricho de pasarse por el campus de la “Monsters University” para encontrarse con Sulley y Mike en alguna fiesta de la primavera? ¿O si a la familia superheroica de “Los increíbles” le apetece echar unos coches de choque con los autos locos de “Cars”? ¿Y qué decir de Woody y Buzz escapándose por la gatera de “Toy Story” para colarse en los recreativos de “Rompe Ralph” y retarle a una partida de marcianitos? ¿Quién ganaría en un concurso de muecas, Jack Sparrow o Jack Skellington? ¿Hará buenas migas Perry el ornitorrinco con el pato Donald? Pues todo esto, y mucho más, es prácticamente posible aquí.

Figuritas, discos, base luminosa... complementos muy directos del juego

Figuritas, discos, base luminosa… complementos muy directos del juego

La clave, naturalmente, está en el cómo. Y ahí entra en escena el sofisticado entramado del juego: “play sets” para señalar tal o cual terreno de recreo, figuras reales a lo “Skylanders” para ampliar nuestra familia, “discos de poder” para aumentar las habilidades y prodigios de nuestros héroes… Y todo ello confluyendo en dos modos de juego troncales: Historia más o menos lineal y temática, y Toy Box, la auténtica atracción del parque: un sandbox donde podremos mezclar personajes y películas de la casa para aunar fuerzas, salvar obstáculos y derrocar a villanos inesperados. Pero no se vayan todavía porque aún hay más, ya que, por si fuera poca la oferta, también podremos crear nuestros escenarios y niveles gracias a un editor que mezcla “Minecraft” y “Little Big Planet”. No es de extrañar que, con semejante chistera a nuestra disposición, el maestro de ceremonias de “Disney Infinity” sea el mismísimo Mickey aprendiz de brujo.

Personajes de "Cars", "Los increíbles" y "Toy Story", en feliz armonía

Personajes de “Cars”, “Los increíbles” y “Toy Story”, en feliz armonía

Pocas veces se ha dado una confluencia entre visión de negocio y lectura de sueños colectivos como en este título, cuyas posibilidades son tan amplias que da hasta miedo (ya se habla del futuro fichaje de los superhéroes de Marvel y “Star Wars”). No hay que olvidar que, en esencia, este es un juego familiar y, por momentos, infantil, pero que tire la primera piedra quien no disfrute como Sulley en una partida de paintball con algunos de los highlights y mestizajes de esta genialoide e irresistible ocurrencia. ¿La gran familia animada? Divinamente, gracias.

Únete a FATALITY WESTERN en Twitter y Facebook.

fatalityw

FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Larga vida y metro Prosperidad

Rubia a babor...

Rubia a babor…

Esperemos que la simpática foto adjunta de “Star Trek: En la oscuridad” compense un titular tan “tontoveraniego” como el que corona este post. Aunque, hablando de estupideces, la más gorda es la disculpa del guionista de la peli por este “destape gratuito” de Alice Eve. Bueno, hay que comprender que a muchos trekkies, poco acostumbrados a toparse (virtualmente incluso) con una chica de carne y hueso (sus madres no están incluidas), la visión de semejante bendición carnal puede provocarles serios traumas y erupciones cutáneas. Claro que a otros les dio un patatús radicalmente opuesto al ver a Whoopi Golberg a los mandos de la Enterprise, así que…

A lo que vamos: la saga-fuga galáctica por excelencia sigue reciclándose y readaptándose a las nuevas tropas de fans, lo cual tiene mérito después de medio siglo de baile. Claro que para eso porta la batuta J. J. Abrams, uno de los tipos más listos de la industria del entertainment. Aquí, con un pie en la competencia, se marca dos horas y pico de espectáculo que no decae prácticamente en ningún momento, empezando por ese arranque tremendo y lleno de guiños, desde la saga 007 a “Dos hombres y un destino”, pasando por “El tiempo en sus manos”. Si a esto le añadimos un villano de los de nudo en la garganta (ojo a Benedict Cumberbatch, llamado a suceder a algunos gigantes de la escena británica, y no exageramos), la eterna química cómplice del binomio Kirk/Spock (más “Top Gun” que nunca) y un chorreón bien medido de ese componente siniestro que impregna todo el fantástico actual, tenemos una película bien maja para este atorrante mes de julio. La pregunta del millón es: ¿qué será de la franquicia sin el comandante Abrams?

...rubia a estribor

…rubia a estribor

Aparte, la parrilla de novedades también viene cargada de títulos interesantes: la cachonda “Gru 2”, la notable “La mejor oferta” y la gélida “El vendedor”. Gélida que no es lo mismo que refrescante, claro. Cualidad que, por ejemplo, posee la recientemente estrenada “Un invierno en la playa”, dramedia bastante maja que nos plantea algunas dudas e interrogantes: ¿por qué los escritores que salen en el cine (y en la tele, véase la gran “Californication”) casi siempre han parido una ópera prima magistral y, por hache o por be, no han sido capaces de superarla y viven a su sombra a regañadientes? ¿Cómo ha eludido la ley de costas el prota para tener una casa tan cuca prácticamente en la orilla? Y luego nos quejamos de especulación inmobiliaria y otras barrabasadas… ¿La voz telefónica de Stephen King que llama al hijo es Stephen King de verdad o Pedro Ruiz imitándole, como hizo con otro “king” en “Volver a empezar”? Y una personal: ¿ayuda a apreciar más a una película el hecho de que no aparezcan ni chuchos ni bicicletas (perdonamos a la vecinita haciendo footing)? De tonterías a tonterías y tiro porque me lleva la corriente…

Únete a FATALITY WESTERN en Twitter y Facebook.

fatalityw

FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Sly Cooper reloaded

Vuelve el hombre, digo el mapache

Vuelve el hombre, digo el mapache

Siempre ha tenido el alma bucanera y burlona de un Lancaster o un Flynn, aunque a veces se le relegaba al pelotón de ilustres secundarios estilo Lorre o Brennan. Pero Sly Cooper es demasiado listo y chulángano como para ocupar segunda línea de playa y ver los toros desde la barrera. También discreto y paciente, por lo que ha optado por agazaparse y hacer mutis por el foro (salvo alguna reunión de antiguos alumnos como aquel “All-Stars Battle Royale”) desde 2005. Pero, claro, se le echaba de menos. Y ahora, como el igualmente “apropiador” David Bowie, este Robin Hood convertido en Howard Hughes regresa por la puerta grande con “Sly Cooper. Ladrones en el tiempo”. Porque en ocho años a nuestro mundo no le conoce ni el Big Bang que lo parió. Y un ladronzuelo noble siempre será bienvenido.

El Japón feudal, de dulce para nuestras correrías

El Japón feudal, de dulce para nuestras correrías

Desde luego, el componente nostálgico ya nos lo tiene ganado este juego de antemano. Ese espíritu plataformero acróbata, ese guantelete blanco de seda en sus acciones, esa alegre y rocambolesca pandilla de compinches (grandes Bentley y Murray, la arruga es bella), ese aire cool enmascarado que domina todos sus movimientos y reacciones… Pero es que, encima, el argumento planteado por Sanzaru Games es espléndido: una aventura en el Japón feudal, siguiendo en todo momento las directrices primigenias de Sucker Punch. Evidentemente, con el aliño humorístico que caracteriza a la saga (sushi más katanas, en este caso). Y, cómo no, aprovechándose de la potencia gráfica y tecnológica de la PS3, ya adivinada en la remasterización en HD de su primera trilogía… Como guinda, un toque sexy aportado por la femme fatale Carmelita Montoya, más arrebatadora y Juanita Calamidad que nunca.

Ay, Carmelita

Ay, Carmelita

El resultado, teniendo en cuenta todas estas circunstancias y que es un juego para “reclutar” a nuevas generaciones slycooperómanas (aparte de guiñar el ojo a la vieja guardia) es de notable muy alto. Los veteranos podremos reencontrarnos con un viejo colega (al que, entre nosotros, siempre preferimos a los combos coetáneos Jak and Daxter y Ratchet and Clank) y los novatos disfrutarán aprendiendo cómo se hacían las cosas en los buenos tiempos. Tal vez a algunos les parecerá demasiado rollo cartoon naíf, y otros casi pierdan la paciencia antes de cogerle el tranquillo a la lanza-gancho de Sly, pero la riqueza de detalles, escenarios, gadgets y movimientos del super-mapache liman cualquier aspereza. Incluso la económica (precio reducido y versión descarga para PSVita gentileza de la casa). Lo dicho, bienvenido al mundo de Rinconete y Cortadillo, Sly. ¿Quién duda de que estará como pez en el agua durante una temporadita?

Únete a FATALITY WESTERN en Twitter y Facebook.

fatalityw

FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).