Renacimiento atómico

Jean Grey (Sophie Turner) se las verá luchando contra sí misma y contra sus hermanos mutantes después de absorber una fuerza cósmica descomunal.

En una peligrosa misión de rescate en el espacio liderada por los X-Men, uno de sus miembros se ve alcanzado gravemente por una extraña fuerza cósmica. Sin embargo, lo que parecía la muerte segura de Jean Grey se torna en una gigantesca ampliación de sus superpoderes. Renacida cual ave fénix, y tras descubrir el secreto que ocultaba la verdad de su llegada a la escuela para jóvenes talentos del profesor Xavier cuando tan solo era una niña; Jean se debatirá entre seguir al lado de la patrulla de mutantes o dejarse llevar por los cantos de sirena de una siniestra raza alienígena necesitada de su fuerza para colonizar la Tierra.

La serie protagonizada por la patrulla X vuelve a ofrecernos espectáculo en pantalla grande, esta vez de la mano de Chris Claremont como director y guionista de X-Men: Fénix Oscura. Y decimos espectáculo, sin dudar de su puesta en escena al servicio del “entertainment”, pero sin aplicarle el aumentativo ni ningún tipo de grandilocuencia al adjetivo, ya que tras un inicio realmente esperanzador -la operación de rescate tiene una viveza fílmica fabulosa- la película progresivamente se va dejando pelos en la gatera. La pérdida de punch gradual se debe a la falta de consistencia de la trama central -la búsqueda de respuestas de una desconcertada y desconcertante Jean Grey, incapaz de controlar emociones y su impresionante poder- y de una subtrama adicional de extraterrestres que pasaban por ahí, o sea por la Tierra, un tanto pillada por los pelos y escasamente original.

A James McAvoy le sigue sentando como un guante el papel del profesor Xavier.

A diferencia de otras sagas de superhéroes, X-Men se ha caracterizado por cierta profundidad en las motivaciones de los personajes. Fénix Oscura pone el foco en el trauma infantil de su protagonista y en el daño brutal que ésta causa a quienes más ama. Lamentablemente pronto se dispersa la explicación, peca de reiterativa y las causas no parecen justificar las consecuencias ni el “pifostio” que la susodicha monta. Así, la construcción del nuevo personaje en la esfera mutante queda a medio camino de la empatía. Una pena, porque la presencia de Sophie Turner (Juego de Tronos) en la piel de Grey es realmente sugerente y la intensidad de su mirada azul podría haber tenido más recorrido introspectivo antes de incendiarse hasta desatar una furia desmelenada, la cual, eso sí, causa efecto “ojiplático” en el espectador.

Sea por no interrumpir el ritmo de la acción, bien dosificado y sin concesiones al aburrimiento, la mayoría de los mutantes se suben al carro como monos de feria a los que les han dado cuerda para desplegar sus habilidades en la función, obviando cualquier referencia a sus personalidades. No busquemos nada más allá de la activación de sus superpoderes en Tormenta, Cíclope, Mística, Quicksilver… incluso en Magneto. Meros comparsas, aunque muy dignamente arropados por el trabajo del siempre solvente James McAvoy como el profesor Xavier, salpicado en esta ocasión por la sospecha del egoísmo y que, una vez más, el guión no sabe aprovechar como posibilidad narrativa. Sobre el papel “bon-boom” otorgado a Jessica Chastain, una alienígena exterminadora de sangre verde y fría, mejor deslizar un discreto velo: precisamente no cubrirá de gloria su hasta el momento estupenda hoja de servicios.

El apartado técnico en X-Men: Fénix Oscura depara momentos estelares y de gran belleza visual.

X-Men: Fénix Oscura no es una película que desmerezca, ni mucho menos. Entretiene en su superficie y posee escenas vibrantes y visualmente de calidad. Pero adolece de la esencia del universo X-Men que Brian Singer marcara en la dos primeras películas de la serie y prolongó años más tarde en ‘Días del futuro pasado’. Con tal línea trazada lo conveniente y seguro hubiera sido continuarla. Visto la resultante, desviarse de ella no ha sido un buen negocio.

fatalityw

 FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter Facebook).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.