Qué gracia tengo

Deadpool, haciendo el cafre, que es lo suyo

Deadpool haciendo el cafre, que es lo suyo

Aunque la realidad siempre supera a la ficción en cuestión de humor grueso (¿qué me decís de lo del blanqueo de Vitaldent?), siempre es grato toparse con alguna que otra comedia no demasiado «inteligente» ni que nos mire por encima del hombro. Y justo eso es «Deadpool», una gamberrada por y para adolescentes protagonizada por Masacre, uno de los superhéroes de Marvel más políticamente incorrectos de la manada (hace unos años fue objeto de videojuego, así que se le recordará fácilmente). Una macarrez que entronca con el espíritu burlón de «Kick-ass» y con las glorias patrias (y goyescas) de Ozores, por ahí van los tiros. Ya se sabe que en Hollywood solo hay dos obsesiones: los superhéroes y el acné. Y así seguimos, qué vamos a hacer. Al menos, Ryan Reynolds se ha quitado el sambenito de Linterna Verde, que al hombre le pesaría más que los dos metros de tierra cuando rodó «Buried». Algo más de clase desprende «Ave, César», nueva gansada de los hermanos Coen, que cuando se ponen en plan cabra loca no tienen rival (recuérdese «El gran Lebowski», «O brother», «Quemar después de leer» o hasta «Fargo»). Aquí la cosa va sobre el secuestro de una estrella del cine de romanos en el Hollywood de los 50, y el despliegue de estrellas es tal (Clooney, Johansson, Swinton, Brolin, Fiennes, Tatum…) que, por lo menos, si la carcajada se entanca, al menos tenemos la vista distraída. Pues eso, a reír por no llorar.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.