¿Podrás perdonarme algún día?

5011779

Los perdedores Jack Hock (Richard E. Grant) y Lee Israel (Melissa McCarthy) unidos por el trapicheo y el engaño.

La vida calamitosa de Lee Israel está a punto de llegar a su punto más infame. Quien fuera una escritora de biografías de cierto éxito se encuentra abandonada por su editora y sumida en el olvido perenne. Tampoco es capaz de adaptarse a trabajos de poca monta, a pesar de su acuciante necesidad económica. Solitaria y dada a la bebida, solo está acompañada por su gato. Un mal día decide escribir misivas falsas como si hubieran sido redactadas por reputados autores, para venderlas luego en el lucrativo círculo del coleccionismo. El fraude será su modus vivendi a partir de ese momento al tiempo que mantiene una extraña amistad con Jack Hock, un tipo decadente de espíritu libre que se cruza en su camino.

Sorprende la directora Marielle Heller con un drama basado en las propias vivencias de la protagonista y que esta misma recogió en un libro superventas. En “¿Podrás perdonarme algún día?” los hechos reales son presentados con laconismo y amargura simultáneamente, aderezados con buenas dosis de sarcasmo. Ante la cámara, la realizadora abre un particular manual de supervivencia, indigno, no cabe duda, pero impregnado de un existencialismo demoledor en función del cual justifica la existencia humana por encima de su esencia. Cuando en barrena cae la vida de Lee, pervertir su talento será la única alternativa para salir del pozo. A riesgo en todo momento de ser ‘cazada’ por el FBI y sometida al peso de la ley por cometer un delito, el instinto subjetivo sobrevolará la moral objetiva de la sociedad. No obstante, el film no conduce tendenciosamente a empatizar con el personaje ni a un juicio de valor, se mantiene neutro al exponer el conflicto personal y es honesto en relatar las circunstancias.

podras-perdonarme-algun-dia-2-1550488402

Lee Israel se las compuso en sus falsas cartas para imitar el estilo de reputados autores.

Despunta con luz propia la actuación de Melissa McCarthy. Acostumbrados a verla en papeles cómicos, su retrato de Lee Israel tiene corazón y piel auténticos. Por momentos nos conmueve esa alma en pena que intenta salir a flote de una vida fracasada de autoengaños y amores fallidos. McCarthy transmite con increíble solvencia el peso de los errores pasados que lastra el hosco personaje, generando en el espectador un sentimiento ‘oxímoron’ hacia él, de quien acompaña a un ser querido por sus pasos perdidos sin justificar ninguno de ellos.

En pugna con el patetismo de Lee está el amigo, aunque a un nivel superior. Un perdedor atado a una realidad anárquica y viciada, sin un lugar definido donde caerse muerto. Jack Hock es un ejemplo de epicureísmo autodestructivo sin mediar la inteligencia en la búsqueda de los placeres, encarnado de forma espléndida por el veterano Richard E. Grant. Así la pantalla se llena de dos actores dando su mejor versión en un tour de force interpretativo impagable.

“¿Podrás perdonarme algún día?” saca a la luz no sólo los sentimientos más profundos escondidos en el interior de la protagonista, también reflexiona a través de lo que Lee experimenta en relación a su mundo inmediato. Así, la película es eficaz a la hora de mostrar los efectos de una marginación urbana solapada y los de la crisis creativa ante la página en blanco que aquejan los escritores huérfanos de musas ‘soplándole’ al oído (solo la inspiración llega a la protagonista al meterse en la mente de Noel Coward o Dorothy Parker). Curiosamente, Marielle Heller ha pintado un minimalista cuadro costumbrista a través de los ojos de una figura nada heroica, sin embargo, con fuerza para tocar la puerta de nuestra sensibilidad.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter Facebook).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.