Marca España (de la buena)

Magical, pero que muy magical (y Bárbara) girl

Magical, pero que muy magical (y Bárbara) girl

Efectivamente, amiguitos, a veces suena la flauta, aunque sea por casualidad, y este país cainita, rencoroso, envidioso, mediocre, carcomido, soberbio, putero (con perdón por las meretrices) y chapucero es capaz de parir alguna cosa buena. Esta semana llegan a cartelera no uno sino dos ejemplos. El primero, «Magical girl», esa maravilla que a Almodóvar le ha parecido lo mejor que el cine español ha filmado en lo que va de siglo y, por una vez, casi estamos de acuerdo con el «manchego universal». Carlos Vermut (con soda y pincho de tiburón con cucaracha, como los de Casa Camacho) ha logrado darle la vuelta a un par de géneros (el drama paternofilial con enfermedad mortal de por medio, el thriller vengativo y hasta el suspense erótico-psicológico) con una soltura y una brillantez realmente insólitas. Y un friquismo nipón de tres pares de narices. Incluso se ha atrevido a imprimir en 3D un mito a la altura de la cajita de «Belle de Jour» y todo, el tío. Aunque, para proezas, la que consigue de nuevo José Sacristán, que por algo rima con titán. Merecidísima Concha de Oro y lo que venga, que esperemos sea mucho.

El noveno y el décimo apellido vasco del año son de aúpa y ayvalaostia

El noveno y el décimo apellido vasco del año son de aúpa y ahivalaostia

Y, en la otra esquina, otro «intocable» habitual de nuestra cinematografía (ETA), que este año está siendo trama o subtrama recurrente («Asier y yo», «Ocho apellidos vascos», la próxima «Fuego»…). Pero «Lasa y Zabala» es un caso especial, ya desde su agitado rodaje y desde su planteamiento arriesgado: centrarse en la tortura y la mafiosa actuación de la Guardia Civil con un par de chavalines vinculados a la banda terroristas y que pagaron el pato a falta de otras piezas de caza mayor, así como la encendida defensa de un abogado interpretado por un estupendo Unax Ugalde (muy a lo Imanol Arias ochentero, además), con sus dilemas morales y políticos incluidos. Sin perder pie ni oremus en lo que quiere contar (ya, también podría haberse centrado en las víctimas del terrorismo pero eso sería OTRA película), el filme no cae en tópicos -solo el chusquero Gutiérrez Galindo, que seguramente era así- ni baldosas falsas en todo su metraje, yendo de menos a más (aunque los títulos de crédito son espléndidos) y proporcionando algunas escenas memorables (las torturas y ejecuciones, la declaración del personaje de Andrés Gertrudix). Muy recomendable, incluso para aprender euskera en la intimidad.

PD. Por supuesto, hablando de «Marca España», también recomendamos la Madrid Games Week, que durante este fin de semana ofrece en el Ifema todo lo que hay que ver y jugar aquí y ahora. En las redes sociales de Megaconsolas nos haremos eco puntual y amplio del evento.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.