La sombra de Lovecraft

Generosas dosis de terror en este título de lo más literario

El terror cósmico santo y seña del gran Lovecraft es el principal reclamo de «The Sinking City», un título que nos insta a sumergirnos en las turbias aguas de una peligrosa investigación. Así, estamos ante un juego de aventura e investigación ambientado en un mundo abierto inspirado en el universo de H. P. Lovecraft, el maestro del terror. El juego ha sido desarrollado por Frogwares, un estudio que ha ganado múltiples premios por la serie de «Sherlock Holmes». El argumento no puede ser más propio del creador de los mitos de Cthulhu: medio sumergida, la decadente ciudad de Oakmont está bajo el yugo de fuerzas sobrenaturales. Tú eres un detective y tienes que descubrir la verdad sobre lo que ha tomado posesión de la ciudad y de las mentes de sus habitantes. Lo más destacado del juego seguramente sea su talento a la hora de crear una atmósfera y una historia opresivas, con numerosos detalles y enigmas por explorar en mitad de un enorme mundo abierto que puedes explorar a pie, en barca, con escafandra… Una atmósfera que a veces recuerda al mítico «Bioshock», sobre todo por detalles como el arsenal de armas de los años 20 con los que enfrentarnos a criaturas pesadillescas. Además, el título garantiza una alta dosis de rejugabilidad gracias a un sistema de investigación abierto: cada caso puede resolverse de varias maneras y con distintos finales posibles según tus acciones. Muchos personajes secundarios con bastante recorrido y un sistema de juego en el que tendremos que gestionar nuestra salud mental en mitad de tanta locura le ponen la guinda a un título que no pasará desapercibido entre los amantes del terror clásico.

fatalityw

 FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter Facebook).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.