La reconquista del Oeste

Una banda de forajidos sin perdón es la protagonista de esta gran obra maestra de RockStar

Una banda de forajidos sin perdón es la protagonista de esta gran obra maestra de RockStar

Al fin llegó la hora. Uno de los juegos más esperados de los últimos tiempos hace acto de aparición. Aunque no solo eso, porque “Red Dead Redemption 2” es mucho más que un juego, aunque suene a tópico: es toda una experiencia inmersiva y épica a lo largo y ancho de un género que ha marcado el imaginario colectivo de los últimos cien años. Una experiencia majestuosa e inabarcable, ya que también redefinen algo tan suyo como el sandbox para convertirlo en un territorio infinito lleno de vida en el más amplio sentido de la palabra. Una pasada, vamos. Empecemos por el principio, situándonos en la acción narrativa: estamos en la América de 1899, unos cuantos años antes de los acontecimientos del primer título, con ese James Marston viviendo en sus carnes el crepúsculo del Salvaje Oeste. Aquí el ocaso también ha comenzado y las fuerzas de la ley dan caza a las últimas bandas de forajidos. Los que no se rinden o sucumben, son asesinados. Tras un desastroso atraco fallido en la ciudad de Blackwater, Arthur Morgan y la banda de Van der Linde se ven obligados a huir. Con agentes federales y los mejores cazarrecompensas de la nación pisándoles los talones, la banda deberá atracar, robar y luchar, para sobrevivir en su camino por el escabroso territorio del corazón de América. Mientras las divisiones internas aumentan y amenazan con separarlos a todos, Arthur deberá elegir entre sus propios ideales y la lealtad a la banda que lo vio crecer. Esto es, un personaje dentro de una banda (ya no es tanto llanero solitario) cuyas acciones están marcadas por un código de honor, tan férreo en el western, que también se respeta aquí a rajatabla: hay multitud de personajes con los que interactuar y dejar que nuestra ética nos guíe los pasos y las espuelas. Podremos ayudar a los ciudadanos y así conseguir descuentos en las múltiples tiendas y establecimientos, o si optamos por ser unos fuera de ley, tendremos a la caballería y al sheriff pisándonos los talones. También tendremos que coordinar fuerzas para acciones como asaltar un tren en marcha o hasta para hacer trampas al póker, porque también hay sitio para la diversión y la jarana. Todo, genuina y genialmente americano, como las películas.
Un enorme territorio lleno de vida es el definitivo salto a la gloria de "RDR2"

Un enorme territorio lleno de vida es el definitivo salto a la gloria de “RDR2”

El nivel de detalle que ha logrado RockStar es casi enfermizo: climatologías múltiples, enorme mapa (el más grande de su carrera) para explorar, interacciones con casi todos los objetos… En definitiva, algo portentoso y que tardará muchos años en olvidarse.  Otro aspecto esencial del juego es su faceta combativa, tanto cuerpo a cuerpo (perfectamente diseñado y con reacciones múltiples) como con el armamento, disponible a un solo golpe de clic. Así, nos encontraremos con más de 50 armas usables únicas disponibles (rifles, pistolas, puñales, lazos… todos personalizables, claro) y con una amplia selección de diferentes tipos de munición  para mejorar la precisión, el alcance o el daño. Además, podremos llevar nuestro tesoro en las alforjas del caballo, para disponer del arma que mejor se ajuste a las circunstancias de caza o de ataque. Por cierto, nuestro brioso corcel también será un arma muy a tener en cuenta, por lo que es imprescindible establecer un estrecho vínculo con él para que nos obedezca y nos saque de más de un apuro. Hablando de animales, la magnitud de este juego también se entiende con su ecosistema impresionante: 200 especies de animales según el territorio y la zona del país donde nos movamos: reses en los ranchos, bisontes y ciervos en las llanuras, lobos en las montañas, carroñeros buscando “fiambres”, caimanes en zonas pantanosas y, cómo no, caballos: de casi 20 razas y altamente personalizables, claro. Toda la epopeya de la supervivencia se despliega aquí a la hora de cazar, pescar y domesticar tan variada fauna, pudiendo vender las piezas cobradas y obtener beneficios. En fin, un título mastodóntico e histórico.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter Facebook).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.