«GTA V» o la barbaridad

Los Santos, ciudad de vacaciones (infernales)

Los Santos, ciudad de vacaciones (infernales)

Hay cosas que no pueden evitar ser cada vez más grandes. Sencillamente, es su sino. Desde lo más natural a lo más bizarro, desde lo más armonioso a lo más asqueroso, desde el universo en eterna expansión o una bola de nieve rodando ladera abajo a los retos devoradores y grasientos de «Crónicas carnívoras». La saga «Grand Theft Auto» también. Posiblemente más que ninguna otra realidad, orgánica o artificial, conocida por el hombre. ¿Que suena a barbaridad, valga el pleonasmo? Bueno, estamos hablando del ejemplar más desbordante y oceánico dentro de la industria más irrefrenable y creativa de las últimas décadas. Dos más dos son cuatro, ¿no?

La vida es complicada y extraña, a veces

La vida es complicada y extraña, a veces

Hablando de fechas y de atracones gastronómicos, justamente cumplen 30 años del atracón final del señor Creosota en «El sentido de la vida», tenemos ante nuestros ojos «Grand Theft Auto V», la vomitona (o big bang) maestra de RockStar en la que, cómo no, todo tiene que ser elefantiásico, torrencial, incontinente. 200 millones de dólares de presupuesto (aunque, no lo olvidemos, «Guerra Mundial Z» costó el doble y ayer mismo fue superada por el «documental» de los pobres desesperados saltando la valla de Melilla), un billón y pico de previsión en caja en lo que queda de año, millones de tuits (los grados centígrados que miden la temperatura del planeta actual) generados en sus primeras horas de vida, plusmarcas en Metacritic y demás oráculos, parodias, fakes, envidias cochinas de la competencia («GAT V» y demás)… Y, dentro de las fronteras de Los Santos, más cifras mareantes: 69 misiones (el número no puede ser casual), medio centenar de emisoras de radio, tres protagonistas mejor que uno, un territorio casi tan amplio como lo que se ha encontrado la nave Voyager y, sobre todo, toneladas de vicio, ira, corrupción, venganza y velocidad a compartir (mejor con «GTA Online», claro).

Trevor, the f*** man

Trevor, the f*** man

El caso es que «Grand Theft Auto V» lleva con nosotros solo unas horas (no hablamos del pirateo y de las ventas antes de tiempo, que ya les vale a algunos) y ya están empezando a generar análisis peudosociológicos, raíces televisivas de última hornada, polémicas y adicciones, cantos del cisne para sus respectivas y «moribundas» consolas y todo tipo de leyendas urbanas, sermones e interpretaciones para cortar por la línea de puntos, como el tatuaje de Trevor, el gran antihéroe de la función, una explosiva mezcla entre un personaje nihilista de Hoellebecq y Jack Nicholson en «Alguien voló sobre el nido del cuco», el paladín de un siglo XXI que se cae a pedazos. ¿Un «GTA San Andreas 2»? Quiá, esto es mucho mejor. «Ningún exceso es malo», como decía Liberace.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=8CaRcMzo2Es[/youtube]

Únete a FATALITY WESTERN en Twitter y Facebook.

fatalityw

FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

1 comentario en “«GTA V» o la barbaridad

  1. EL VIDEO ES IMPRESIONANTE ME HA GUSTADO MUCHO , LOS GRAFICOS SON IMPRESIONANTES,
    LA CALIDAD MUY BUENA Y EL JUEGO ES MUY INTERESSANTE ME A ENCANTADO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.