Goles (nipones) son amores

Haciendo piña, como debe ser

Haciendo piña, como debe ser

Ni la ceja huidiza y estratosférica de Ancelotti ni los reflejos cegadores del polo verde pistacho del «Tata». Quien quiera disfrutar de los mejores efectos especiales del planeta balompédico, ya sabe dónde dirigirse: a la saga «Inazuma Eleven». Además, en esta ocasión salta al césped por partida doble, ya que la 3DS acaba de albergar en sus filas no uno sino dos, en feliz tándem para garantizar más hazañas deportivas, regates salomónicos y remates imposibles y endiablados. Una saga que es todo un show (business, claro) idolatrado en Japón y cuya andadura occidental arrancó hace justamente un lustro, en el caluroso verano del 2008. El saque inicial fue recibido con entusiasmo, sobre todo porque a los jugones más veteranos les recordaba la no menos mítica serie “Oliver y Benji”, y porque, a los más canteranos, por su muy bien diseñada pizarra conversacional, social y estratégica, con evidentes reminiscencias a sagas campeonas como “Pokémon” y “Animal crossing”.

 

Los movimientos especiales, más espectaculares que nunca

Los movimientos especiales, más espectaculares que nunca

 

Después de hacerles la ola en territorio portátil y en Wii, ahora nos encontramos a nuestros pichichis preferidos en el césped de la 3DS y la 3DS XL con estos “Rayo celeste” y “Fuego explosivo” que, en realidad, son adaptaciones de los clásicos “Spark” y “Bomber”, convenientemente remodeladas y actualizadas para la 3DS. Se mantiene, eso sí, el meollo argumental de cada una. Por ejemplo, en “Rayo celeste“ nos vestimos con la elástica azzurra para seguir los pasos del crack Paolo Bianchi, un hacha dentro y fuera de los terrenos de juego. Así, comprobaremos las evoluciones de nuestro protagonista con sus compañeros del equipo Orfeo, y también con la simpática Lizzy. Por su parte, la versión “Fuego explosivo“ se centra en la sangre latina de Héctor Helio, capitán de la escuadra digerida por el abuelo de Mark. Una mayor dosis de compañerismo y complicidad con el bloque serán las dinámicas de esta versión).

Aparte de los detalles de cada modo historia, hay que destacar el gran trabajo gráfico aportado por Level 5, a la hora de dotar de una mayor profundidad a los escenarios, tanto urbanos (con un callejero más extenso que nunca) como los futbolísticos propiamente dichos para la conquista de los torneos Football Frontier International. Además de contar con más de 2.200 personajes de un puñado creciente de equipos -donde nos toparemos con el Instituto Umbrella, Épsilon y Nuevo Épsilon, Caos, Diamond, Emperadores Oscuros, Prominence, Los Rojos (made in Spain), los brasileños O Reis, Los Emperadores argentinos, los Caballeros de la Reina ingleses (cómo no), más viejos conocimos como el Instituto Umbrella, Épsilon y Nuevo Épsilon, Caos, Diamond, Emperadores Oscuros, Prominence, los brasileños O Reis, Los Emperadores argentinos, los Caballeros de la Reina ingleses (cómo no) o los Barracudas de Arabia Saudí- y 350 movimientos especiales, este binomio incluye nuevas características como el juego táctico por equipos, tiros a puerta encadenados, así como diferentes formas de reclutar jugadores y mejorar nuestros movimientos especiales, algunos realmente boquiabiertantes en su nueva vertiente 3DS. Un apartado sonoro y FX a la altura de las circunstancias hacen de esta dupla un par de goles (que son amores) por la escuadra y con cola de cometa incluida. En fin, un derroche de técnica y poderío marca de la casa. Y ojo porque la versión “The Ogre” (tercera en discordia en su etapa nipona, y la más fantástica y alucinante) calienta banquillo para aterrizar por estos lares en cualquier momento. Que no tarde. El fútbol es así (ojalá).

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=lzsS38M-Exs[/youtube]

Únete a FATALITY WESTERN en Twitter y Facebook.

fatalityw

FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.