Una rebelión muy personal

Fotograma del filme que se estrena hoy viernes

Fotograma del filme que se estrena hoy viernes

Todavía ver la imagen triunfal del Ku Klux Klan pone los pelos como escarpias. Sarpullidos y erupciones de todo tipo provocan la exaltación de la supremacía blanca en la grande, y no es contradicción, “El nacimiento de una nación” de D. W. Griffith . El director sureño, reconocido innovador del arte cinematográfico, se sirvió del nuevo medio para enmarcar anhelos segregacionistas y restañar simbólicamente heridas del pasado, de una guerra civil estadounidense latente y aún sin resolver en los corazones de algunos deudores de la derrota. Como quien dice, un intento de última bofetada a quienes ya cabalgaban sin remedio un futuro distinto y “unionista” en el país de las oportunidades.

Un siglo después, bajo el mismo título, un director de raza negra devuelve el golpe, esta vez en forma de escupitajo a la cara. Nate Parker, también protagonista, productor y autor del guión, nos cuenta la durísima historia real de Nat Turner, el cabecilla de una rebelión de esclavos negros con desenlace fatal, dos décadas antes de la Guerra de Secesión. Desde muy joven, la palabra cultivada en la lectura de la Biblia será una poderosa herramienta para Nat, primero al servicio de los amos blancos transmitiendo un mensaje de sumisión entre los suyos, esclavizados como él, y luego para lanzar a estos mismos a una lucha contra la opresión y la crueldad de quienes defecaban en su dignidad como seres humanos.

Cartel original de la película de Nate Parker

Cartel original de la película de Nate Parker

La película estremece por su cruda violencia, nos cambia el gesto en escenas donde desde la butaca se está pidiendo a gritos la cancelación del castigo por piedad. Pero no son las heridas provocadas en el cuerpo las más desgarradoras, sino ese aguijón profundo de humillación y desesperanza penetrando en el alma de los desheredados de la tierra, aunque en ella se dejen sangre, sudor y lágrimas, lo que provoca un dolor insondable. Una destrucción moral y física indescriptible encerrada en una olla a presión a punto de estallar que abocará a los damnificados a responder con la misma moneda. Del Nuevo Testamento, de los que a hierro matan, a hierro mueren, el predicador pasará a interpretar los versículos del Antiguo Testamento, del ojo por ojo… hasta el desastre. Parker nos mantiene en vilo con una apuesta dramática de máximos, exigiendo del espectador un tremendo esfuerzo por seguir con intensidad cada capítulo de una existencia vulnerada desde el mismo momento de su concepción, siempre con la cabeza gacha mientras a su alrededor se ciernen maltrato, violaciones y muerte colgada de una soga. Una cuerda emocional de la que el director abusa y tensará demasiado.

«El nacimiento de una nación» de Nate Parker es un ajuste de cuentas en toda regla con su homónima, pero no llega a cuajar del todo por más que estemos de acuerdo en su mensaje de fondo –acaso la esclavitud ha sido uno de los más reprobables errores de la Humanidad, en supino grado bajo la connotación racista- debido al exceso de maniquea revancha del director, como si la piel del protagonista, a quien también encarna, permaneciera inalterada ante los latigazos de la injusticia: lo que no me destruye, me hace más fuerte… en el odio. Incluso alberga la duda si tras la mirada mesiánica de Nat Turner no está la indisimulada del realizador y la justificación de la venganza como única salida de reparar la denigración, descuidando la esencia de la libertad como elemento vital, aunque dure solo 48 horas. Lo cual nos lleva a un camino pedregoso e innecesario de toma de postura ante la ignominia. Una lástima, porque todos podríamos ser Nate,  pero la visión personal de algo sucedido se impone de forma tendenciosa y no hay cabida en el guión para la épica de un Spartaco o de un William Wallace. La sombra de Parker es demasiado alargada.

Texto: José María Fillol

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.