Demonios en el jardín

Sir Arthur, antes de quedarse en paños menores alarmantemente

Sir Arthur, antes de quedarse en paños menores alarmantemente

A falta de novedades destacables, seguimos sumergidos en las páginas retro de «La invasión de los marcianitos», de Amis, repescando una idea del prólogo: ¿y si el bueno de Martin hubiera aguantado un poco más y se hubiese enviciado del «Tetris», paradigma de juego adictivo donde los haya? Posiblemente le hubiésemos perdido para siempre, pobre diablo. Justamente este año se cumplen 30 desde que Alexei Pajitnov lo alumbró en la Academia de Ciencia de Moscú, así que no tardarán en aparecer homenajes, reportajes y demás parafernalia onomástica. Pero, antes, no sería de recibo olvidar otro juegazo que también nació en 1985 y que, personalmente, podría estar en mi top-3 de los salones recreativos a mediados de los 80, junto a «Punch-out» y «Moon Cresta»: el fantástico y zombi «Ghosts’n goblins». Honestamente, mi paciencia y mi economía me impidieron avanzar demasiado en los seis endiablados mundos, y no digamos oler de cerca la fragancia a lavanda de la secuestrada Princesa Ginebra.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=uIhyjrXVhzg[/youtube]

De hecho, no solía pasar del apestoso hedor a carne podrida y azufre de los enemigos crueles que nos dejaban en calzoncillos, convirtiendo a Sir Arthur en el héroe más humillado de la historia arcade. Pero él, parafraseando al pobre Joe Rígoli, no paraba de entonar un «¡yo sigo!» y lanzar cuchillos, hachas, antorchas y lo que se pusiera a tiro para frenar a los espeluznantes zombis que emergían de sus tumbas en el momento más inoportuno, a los pajarracos que nos convertían en un saco de huesos o a los demonios cabroncetes que subían la dificultad de un juego pesadillesco y frustrante. Además, con esos pavorosos escenarios con empalados y crucificados de fondo, y esa música gótica estilo cuento de Poe que nos golpeaba igual que los sicarios del inframundo. Demasiado para un tierno infante de 12 años. Luego, en sus numerosas versiones domésticas, ajustábamos cuentas aunque el trauma seguía ahí. La dura vida del Homo Recreativus, ya se sabe.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

3 comentarios en “Demonios en el jardín

  1. Eres todo un sentimental Fatality y un puñutero… ¡Me has hecho sentir viejo! Bueno, no tanto, porque este juego añejo, visto con ojos revival, nos hace rejuvenecer y sentirnos muy bien recordando aquellos maravillosos años. Gracias Fatality!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.