Capitán Calzoncillos: su primer peliculón

He aquí la nueva propuesta animada de DreamWorks, creadores de "Shrek" y "Madagascar"

He aquí la nueva propuesta animada de DreamWorks, creadores de «Shrek» y «Madagascar»

Hace ya bastante de aquella época en la que el ritmo del cine de animación lo marcaba un nuevo estreno Disney. El paso del tiempo abrió el espacio a las 3D y ahí entró con fuerza inusitada Pixar. Y tras ella vinieron otras compañías para elevar el género con originalidad y calidad, como DreamWorks. El caso de este estudio -titular de «Shrek», «Kung Fu Panda» y «Madagascar»- es paradigmático en cuanto ha buscado siempre la libertad creativa en sus películas. Por eso no es de extrañar que fijara objetivo en la cómica serie de libros «Capitán Calzoncillos», una parodia del universo de los superhéroes desde la imaginación de los niños.

«Capitán Calzoncillos: su primer peliculón» cuenta con ingredientes de sobra para que los chavales se lo pasen bomba durante hora y media con el buen rollo de sus protagonistas. Igualmente el adulto compartirá carcajadas y disfrutará entre líneas, seguida de una sonrisa amplia, de agudos diálogos con carga de profundidad. En el trasfondo de la historia, dos inseparables amigos que evaden la estricta disciplina del colegio a base de gamberradas y a través del superhéroe creado por ellos en las páginas de un cómic que luego cobra increíble realidad; hay una crítica velada a un sistema educativo antiguo y obsoleto. La puesta en solfa del método de enseñanza basado en la memorización y en una letanía de repetición infinita contrasta (por ausencia) con una visión moderna y lúdica de aprender divirtiéndose, con la que no podemos estar más de acuerdo. Añadido al tirón de orejas, se pone en valor la iniciativa y el espíritu creativo del alumno representados en las figuras de Jorge y Berto, los «piezas» de la descacharrante aventura.

La parodia de universo de los superhéroes es la clave de esta comedia para todos los públicos

La parodia de universo de los superhéroes es la clave de esta comedia para todos los públicos

No obstante el filme es fundamentalmente una locura animada, salpicada de gags -algunos escatológicos, ya habituales para «contentar» a la parroquia infantil- y rebosante de ritmo. Sin duda hipnotizar al severo y despiadado director del colegio y convertirlo en el Capitán Calzoncillos es el gran centro de la diversión. Con un simple chasquido de dedos su amenazadora verborrea se convertirá en el «¡¡Tata-Tacháaaan!!» (grito de guerra) del descabellado superhéroe y la situación dará un giro de 360 grados trufado de momentos geniales; y viceversa, cuando rociándolo de agua el personaje vuelve a la normalidad de su despreciable y auténtica existencia. El juego de doble personalidad antitética funciona de forma eficaz en un argumento de desmadre en barrena, alcanzando su grado máximo con la aparición en escena del profesor acomplejado Pipicaca, un Mad Doctor clásico, empeñado en eliminar del cerebro humano el sentido del humor. Ni que decir que el malvado plan será de imposible ejecución teniendo enfrente a dos «cachondos» XXL como Jorge y Berto, por otro lado encarnación de una inquebrantable amistad exaltada durante todo el metraje.

Es de agradecer al responsable del show, David Soren, el respeto a la esencia de la materia prima. El director nos obsequia con varios tipos de animación, 2D, fliporamas (ilustraciones en páginas consecutivas que generan sensación de movimiento) y 3D, para trasladarnos al origen literario de Capitán Calzoncillos de forma alternativa y brillante. Una mezcla de técnicas que arropan a una comedia familiar donde resalta la alegría de ese niño libre en imaginar lo inimaginable en la casa de un árbol o para hacer travesuras capaces de romper con el aburrimiento establecido por los adultos.

Texto: José María Fillol

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.