Aquel apocalíptico curso del 76

Marchando otro juego de futuro apocalíptico, chungo y a la gresca

Marchando otro juego de futuro incierto, chungo y a la gresca

Otro buen juego largamente esperado acaba de aterrizar en las consolas. Hablamos de “Fallout 76”, último eslabón de la saga distópica de Bethesda que esta vez da una vuelta de tuerca más hacia una narrativa más atrevida y una ciencia-ficción a lo Philip K. Dick. Todo ello para que podamos sobrevivir al yermo y a los moradores con caras de pocos amigos que nos encontraremos en el Día de la Recuperación, allá por 2102. Veinticinco años después de la caída de las bombas, que conmemoró el 300 aniversario de EE.UU., saldremos del Refugio 76 junto a los demás compañeros moradores del refugio (elegidos de entre lo mejor de la nación) a la América posnuclear y profunda. El título nos propone jugar solo o formar un equipo mientras exploramos, completas misiones, construimos la civilización desde las cenizas y superamos las mayores amenazas del yermo mesetario. Además de tener un mundo cuatro veces más grande que el de “Fallout 4”, el juego se basa puramente en el cooperativo online, con la posibilidad de formar equipos con otros jugadores con el fin de sobrevivir y destruir a los demás equipos. Aunque, como decíamos, también puede jugarse en solitario, ya que “Fallout 76”, como todas las entregas de la saga, contará con una historia argumental para completar.​ Pero es mejor formar equipo para poder construir nuestras edificaciones y refugios en cualquier lugar del mapa, pero deberán estar atentos, pues los peligros del mundo e incluso otros jugadores pondrán en riesgo sus refugios. Se pueden evitar los conflictos con otros jugadores mediante la opción de sigilo, con la cual el jugador podrá agacharse y desaparecer completamente del mapa para no ser encontrado y asesinado. Además los jugadores tendrán la posibilidad de obtener códigos de lanzamiento nucleares para bombardear las bases de otros jugadores. En fin, que aquí no hay nada al azar y todo está muy bien pensado y rumiado. Quizá en exceso, inquietantemente anticipativo. Toma nota, Trump.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (sí­guenos en Twitter Facebook).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.