Acontecimientos planetarios y galácticos

El asombro gráfico y la belleza cósmica de los mundos disponibles son dos de los muchos aciertos de "No Man's Sky"

El asombro gráfico y la belleza cósmica de los mundos disponibles son dos de los muchos aciertos de «No Man’s Sky»

Bueno, pues al final parece que el verano está siendo más animado de lo que cabía esperar. Y no solo por las hordas herbívoras a la caza de Pikachu y Bulbasaur (por fin, después de 20 años, la peña ha aprendido el nombre de un segundo pokémon) sino, sobre todo, por el lanzamiento de uno de esos juegos que ennoblecen esta a menudo atrofiada y atocinada industria: «No Man’s Sky». Seguramente, si el viejo y buen Carl Sagan siguiera entre nosotros, estaría enganchado a esta maravilla expansiva salida de las mentes privilegiadas de los británicos de Hello Games. No es para menos, ya que la amplitud de miras y la ambición de estos chicos ha hecho posible esta maravilla espacial, donde podremos visitar la friolera de 18.446.744.073.709.551.616 de planetas que pueden ser generados por el juego. 18 quintillones y medio, como quien dice. Una cifra más astronómica que el salario de algunos futboleros con el pelo hecho un cristo, en fin. Ya solo por eso merecería la pena la experiencia de tirar los dados en la ruleta cósmica y disponerse a pasarse media vida recorriendo mundo oníricos, extraños, fascinantes, peligrosos o sencillamente, similares al nuestro para ver si se repite la misma historia.

Aparte del componente explorador, el combate a cara de perro también está muy presente en el juego

Aparte del componente explorador, el combate a cara de perro también está muy presente en el juego

Pero es que «No Man’s Sky» es más, mucho más. También son combates espaciales a gran escala luchando contra enemigos inesperados y creando alianzas interestelares como quien no quiere la cosa. También es comercio con otros seres o entidades en misiones diplomáticas, donde podremos aprender su lengua nativa, sus costumbres o sus creencia. Y también es individuo y persona, gracias a las enormes (todo aquí es enorme, desde luego) capacidades de customizar nuestras naves, trajes y armas para crear nuestro propio estilo de juego. Pero, sobre todo, el juego es sabiduría y curiosidad compartidas, conceptos fantásticos que nos permiten beneficiarnos de la información de otros navegantes espaciales para poder elegir el archipiélago de planetas que más nos gusten. Toda esta mina de diamante se halla más que pulida gracias a tres años de trabajo para crear un generador gráfico de flora, fauna y “vida” prácticamente infinito. Los resultados, bellos y abrumadores, a pesar de que en territorio PC hubo algunos problemillas sin demasiada importancia.

La interacción y la diplomacia galáctica con seres de otras civilizaciones es la guinda a uno de los pasteles más ambiciosos y fabulosos de los últimos tiempos

La interacción y la diplomacia galáctica con seres de otras civilizaciones es la guinda a uno de los pasteles más ambiciosos y fabulosos de los últimos tiempos

Porque, ¿qué es una pecata minuta tal comparada con la megalomanía positiva y la majestuosidad que exhibe uno de esos juegos infinitos de los que solíamos oír hablar, con reverencia mística, en nuestros años mozos del Spectrum y el Commodore? Pues eso y mucho más es «No Man’s Sky», una epopeya (sí, la palabreja es recurrente) que alude a nuestra inteligencia y que nos obliga a mirar por encima de nuestras narices, a señalar la Luna mientras algunos siguen mirando el dedo. No es de extrañar que, aparte de su éxito en la versión PS4, en PC haya firmado un estreno con medio millón de copias vendidas tan sólo en Steam, por lo que habría que sumar las ventas en otras plataformas como GOG, desplazando a «XCOM 2» como el videojuego con el mejor lanzamiento de todo el año en Steam al reunir a 212.620 jugadores disfrutando de su experiencia de exploración espacial de forma simultánea en el momento en que se dio el pistoletazo de salida, lo cual ha sorprendido a Sean Murray, director creativo de Hello Games, quien ha señalado que tales cifras son «demenciales». Demencial es tu criatura, amigo. Por cierto, ojo a las actualizaciones que ya empiezan a caer como fruta madura. Ancho es el universo, sí señor. Y nosotros, insignificantes.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.