Restos de temporada

Jake Gyllenhaal en "Nighcrawler", desenladrillando el cielo enladrillado

Jake Gyllenhaal en «Nightcrawler», desenladrillando el cielo enladrillado

Ya estamos como quien dice en febrero, temporada de caza mayor de premios, y prácticamente todo el pescado cinéfilo está vendido. Aún así, entre los estrenos de hoy todavía queda algún descolgado con alguna nominación suelta, como «Nightcrawler», poderosa aunque algo engañosa ópera prima candidata al Oscar a mejor guión original, y que muestra las cloacas del periodismo más carroñero en Los Ángeles. Interesante. O «Alma salvaje», con la Whiterspoon de mochilera por el desierto de Mojave, lo que le permitirá (igual que su compi de reparto Laura Dern) disfrutar de la cesta de regalos y cohechos con que la Academia obsequia a sus nominados. Qué maja, ¿eh?

Si Coque Malla quería irse a Cuenca, Arévalo y Cuesta se largan a Segovia, que pilla más cerca

Si Coque Malla quería irse a Cuenca, Arévalo y Cuesta se largan a Segovia, que pilla más cerca

En cuanto a cine español, recomendamos «Las ovejas no pierden el tren», regreso de Álvaro Fernández Armero a la comedia urbana, aunque ésta le ha salido un poco agro-pop, de estribillo fácil y de revival noventero. Pero sus encantadores protas, Inma Cuesta y Raúl Arévalo, pueden con lo que les echen. Que viva «Cachitos», ea. En el fondo de armario tenemos «Annie» (bochornosillo remake del clásico musical infantil, con cancionero solapado, argumento tontaina y una Cameron Díaz hecha un adefesio) y dos reguleras para la muchachada: la jaranera y viajera «Project Almanac» y la thrillera-sobaco de grillo «Blackhart». Usté sabrá.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

El Homo Recreativus en Modo Monstruo

la-invasion-de-los-marcianitos

Gracias a «Experiencia» y otros libros solemnes, sabíamos que el jovencito Martin Amis se gastaba un pastón en colmar su ego callejero en fotomatones, y que de adulto llegó a arrepentirse de ciertos pasajes y metáforas «urinarias» de su ópera prima «El libro de Rachel». Pero lo que se tenía muy calladito el muy truhán era su auténtica adicción, su pasatiempo absorbente y vergonzoso: las máquinas recreativas. No pasa nada, Martin, desde aquí te acompañamos en el sentimiento, aunque no es lo mismo caer en el vicio a los 14 años que a los 30, como fue tu caso. Porque, a finales de los 70/ comienzos de los 80, el venerado autor inglés era un yonqui de «Space Invaders» y compañía, como se refleja perfectamente en «La invasión de los marcianitos», un ensayo novelado impagable que Amis intentó esconder debajo de la alfombra años y años pero que, felizmente y con una exquisita labor de edición, generosa en material gráfico, cuidadoso niquelado y tapa dura, y con estupendo prólogo de Juan Antonio Millán (y no menos atinada traducción de Ramón de España) acaba de publicar Malpaso.

Spielberg, compañero del metal y el joystick de Amis

Spielberg, compañero del metal y el joystick de Amis

Evidentemente, el volumen, breve pero intenso, es una golosina para los jugones veteranos, que sin duda se sentirán reflejados en la entrañable e hidalga figura de un escritor «serio» que insiste en que su prolongado pecado electrónico solo fue un «trabajo de campo» para el presente libro. Ja. Con lo fácil que sería asumir su adicción de forma sana, como Steven Spielberg, autor de la simpática introducción del libro. Pero, desde luego, hay que reconocerle a Amis (quien a su vez reconoce que tardó horas en pasarse la primera oleada del «Space Invaders») su estilo tremendista e hiperbólico a la hora de analizar el «impacto» de los salones recreativos en la sociedad, como se refleja en la primera parte del libro, donde se hace eco de un fenómeno que prácticamente podría desencadenar la Tercera Guerra Mundial y poblar las calles de chaperos adolescentes semi-zombis en busca de moneditas para jugar al «Pac-Man» (esa «perfecta chuminada», Amis dixit) sin descanso. Hombre, tampoco es para tanto. En la segunda parte se quita la máscara y desparrama su fanatismo jugón a tumba abierta: «Galaxian», «Asteroids», «Scramble», «Missile Command», «Frogger» (esa «boñiga monumental»)… solo falta en su recorrido «Phoenix», el preferido de quien esto escribe y que, también, tiene sus trucos y emboscadas (para lograr 200.000 puntos en un periquete). Unos deliciosos DLC (videobebés, telejuegos, glosario y hasta «quién es quién» minimalista y galáctico) rematan un imprescindible libro de culto y un documento único sobre un vicio no siempre aceptado: el nuestro.

El Playland de Times Square, uno de los templos de perdición preferidos del autor

El Playland de Times Square, uno de los templos de perdición preferidos del autor

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

El arte de pasarse tres pueblos

Y Johnny cogió su fusil mata-demonios (y se armó la marimorena)

Y Johnny cogió su fusil mata-demonios (y se armó la marimorena)

Ya se sabe lo que dijo Mark Twain: prefiero el cielo por el clima y el infierno por la compañía. Y, ahora que ha remitido un poco la ola de frío, la verdad es que nos quedamos con lo segundo tan rica y cálidamente. Deep Silver parece que también, y como muestra véase este díptico infernal y demencial: «Saints Row Gat Out of Hell» y «Saints Row IV: Re-elected». Dos escrituras a elegir para una misma finalidad: la diversión más desaforada, brutal y un poquito cafre. Hace una semana adelantábamos las virtudes de este dúo de lo más dinámico, pero ahora que le hemos metido caña a conciencia podemos decir que es lo más sugerente que uno se puede echar a la consola en lo más crudo del presente crudo invierno.

El componente musical a lo "princesas Disney" también está presente con la dulce Jezebel

El componente musical a lo «princesas Disney» también está presente con la dulce Jezebel

Empecemos por «Gat Out of Hell», donde el bueno (es un decir) de Johnny Gat vende su alma a Lucifer después de un accidente de ouija que sale rana (sí, como el de Roncero con Juanito, qué bochorno, ay). Pero todo se arregla escupiéndole al diablo en toda la cara en esta tremenda aventura donde pasaremos una temporada en el averno, haciendo ilustres amigos incluso, jugando como el propio Johnny o como Kinzie Kensington, en modo cooperativo incluso, mientras causamos estragos en el intramundo con una pistola que habla, un número musical estilo Broadway y un montón de trampas a lo largo de los cinco ponzoñosos distritos del Infierno rescatando a tus aliados, luchando contra los espantosos Archiduques, robando las plantas de procesamiento de almas de Satán… En un, un sandbox demoníaco en toda regla, o mejor dicho fuera de toda regla, donde la imaginación calenturienta no tendrá límite y nos deparará sorpresas tales como nuestras alas de ángel caído, duendes diabólicos, armas con olor a azufre (ranas explosivas, plagas de langostas…) y mil extravagancias más para darle matarile a Dex. Lo dicho, un pasote de los buenos, sí señor.

"Re-elected" nos dejará los ojos como platos, literalmente

«Re-elected» nos dejará los ojos como platos, literalmente

Y no se vayan todavía porque aún falta la cara B: «Saints Row IV: Re-Elected», una fiesta suprema de locura y perdición donde todo está permitido: desde bricar por encima de edificios, a cantar canciones borrachas, luchar en un modo de combate lateral en 2D, curar el cáncer, salvar a Papá Noel… Un auténtico pasaporte y cheque en blanco en un lote que incluye «Saints Row IV» y todos sus DLC. Así que volveremos a poner los pies sobre la mesita de centro de la Casa Blanca (como los paletos Bush y Ansar, exacto), dándole candela al marcianito Zinyak con la ayuda de nuestros queridos Saints. De hecho, el juego nos permite revivir los mejores momentos de tan inolvidable capítulo de la saga: Zinyak cantando Biz Markie, nuestro primer encuentro con Paul, Saints of Rage, los terroríficos contratiempos con la cirugía plástica, muertes por evisceración alienígena… Todo, con gráficos next-gen y nuevas sorpresas, incluyendo contenido extra como más de 25 armas DLC, 15 nuevos vehículos, más de 60 objetos de vestuario, 15 nuevos amigos a los que podrás llamar y seis nuevos elementos de super poder. Queda claro: si lo tuyo es pactar con el diablo, con el alien supremo, con el espíritu de Disney pasado de rosca o con la ramera de Babilonia, no te pierdas este doblete asilvestrado, polivicioso, con muy mala lechuga pero irresistible como un powerpoint de gatitos. Grandioso, diablillos.

Imagen de previsualización de YouTube

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Un día en el bosque

Abuelita Meryl, qué nominaciones más grandes tienes

Abuelita Meryl, qué nominaciones más grandes tienes

Esta semana los estrenos son de cuento. Chino, como ese «Autómata» de baratillo en el que se ha «embolao» el bueno de Antonio Banderas, o sencillamente asiático, como la propuesta global y cantarina de Disney con «Into the woods». Hay que reconocer que a los clásicos infantiles les viene como anillo al dedo dos cosas: un musical y un museo de las torturas medievales. Y aquí se dan cita ambas con irregular resultado. En lo primero tenemos una partitura por momentos prodigiosa, como ese impresionante arranque pautado por violines épicos en el que los personajes (Cenicienta, Caperucita, Jack el de las habichuelas mágicas, el panadero, Rapunzel…) se van metiendo en la boca del lobo, nunca mejor dicho. Se nota la maestría de Rob Marshall («Chicago») a la batuta. Posteriormente, la banda sonora se va deshilachando, con números de relleno y un final algo apresurado que pretende unir los cabos sueltos como sea. Pero, al menos, se agradecen los golpes de humor metacuentistas (sobre todo aportados por Emily Blunt y ese numerito entre los príncipes que hizo las delicias de los espectadores gays, convocados por una revista especializada, que poblaban buena parte del preestreno madrileño) y una agilidad muy apropiada.

Imagen de previsualización de YouTube

En cuanto a las torturas, pues también están presentes: desde las mutilaciones de las hermanastras de Cenicienta hasta algunos decorados algo «cantosos», pasando por la giganta chapucerilla o, en fin, la enésima nominación al Oscar de una Meryl Streep que hace de bruja graciosamente pero sin más. Lo de la Academia es de traca, la verdad. Más simpático, y con buena voz «suya», está Johnny Depp como lobo feroz, dando otra vuelta de tuerca a sus disfraces de pirata, sombrero loco y demás carnavales. En fin, una opereta por momentos espectacular y no demasiado «grimmosa» (perdón por el chiste malo) ideal para llevar a la familia y para echarse algún microsueño entre gorgoritos.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Cómo jugar a ser John Malkovich

Sí, sí, voy a ser yo menos que Kevin Spacey...

Sí, sí, voy a ser yo menos que Kevin Spacey…

Como la parrala, o Pimpinela, la relación entre cine y videojuegos va por barrios, o por rachas. Parece que últimamente las aguas suben más cristalinas que nunca, no solo por los numerosos proyectos de Hollywood («Warcraft», «Pixels», «Rompe Ralph 2″…) sino porque muchas estrellas se prestan a poner cara y voz a juegos de campanillas (el dinero manda). Por ejemplo, un tipo tan recto y culto como John Malkovich, fichaje de «Call of Duty: Advance Warfare» para su nuevo modo Exo Zombies, perteneciente a «Havoc», primer DLC del superventas de Activision, donde también compartirá plano con Bill Paxton, Rose McGowan y Jon Bernthal. A partir del 27 de enero veremos cómo se las gasta el afrancesado colega de Oliveira en eso tan poco refinado de exterminar muertos vivientes. De momento, el tráiler no tiene mala pinta:

Imagen de previsualización de YouTube

Y es que, tal y como van las cosas, no nos extrañaría que el gran Wes Anderson, santo y seña de autor personalísimo y más o menos indie, se lanzara a desarrollar videojuegos, aprovechando el inesperado tirón comercial de la multinominada «El Gran Hotel Budapest», y siempre desde su inimitable óptica vintage y submarina:

Imagen de previsualización de YouTube

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

De vuelta al infierno

Los adoradores de la saga más coñona de todos los tiempos están de enhorabuena

Los adoradores de la saga más coñona de todos los tiempos están de enhorabuena

¿Quién dijo frío polar, ciclogénesis explosiva y demás mariposonerías? Aunque ahí fuera crezcan las estalactitas de las narices de los borrachos de banco, en nuestras madrigueras estamos, o estaremos en breve, tan calentitos. Más bien al rojo vivo y luciferino, porque, a partir del viernes, este enero tontorrón y baldío estará que arde con el lanzamiento de dos siameses diabólicos: «Saints Row: Gat out of Hell» y «Saints Row IV: Re-Elected». Un par de estacazos en la quijotera que amplían en bufonesco universo de Johnny Gat hasta límites insospechados. Así, «Re-Elected» nos presenta el fabuloso cuarto episodio de la saga de Koch Media hecho un primor para las consolas next-gen, incluyendo la expansión «Gat out of Hell», donde nos enfrentaremos al mismísimo Satán en una batalla épica con aroma a azufre. Dos cracks que, desde luego, requerirán un análisis más minucioso pero que, de momento, y para calentar motores, allá va su tráiler con ese inimitable estilo marca de la casa:

Imagen de previsualización de YouTube

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

El tormento y el éxtasis

Junto a "Birdman", posiblemente la mejor película de la cartelera actual

Junto a «Birdman», posiblemente la mejor película de la cartelera actual

La vieja fábula de Charlie Parker cerca de ser decapitado por un platillo rasante de Jo Jones para así despertar su genio y no ronronear con la mediocridad para siempre es el auténtico corazón que bombea «Whiplash». Sí, también tenemos la crueldad calvinista, el sacrificio ciego típicamente yanqui por alcanzar un sueño y demás pirotecnias que tan bien quedan en la gran pantalla y que, posiblemente, han servido para que esta fulminante ópera prima haya pescado cinco nominaciones al Oscar, incluyendo mejor película (por cierto, ¿qué pasó con «Perdida»? ¿No era tan requetebuena?). Pero lo que realmente planea entre la tormentosa relación entre un profesor de música con chaqueta metálica y su alumno-recluta (nada patoso, desde luego) es algo que no se veía en la gran pantalla desde hace bastante, tal vez desde la enorme «Once»: amor a la música, sin paliativos, incondicional, caiga quien caiga.

Imagen de previsualización de YouTube

Como prueba, baste ese impresionante, genial y conmovedor «Caravan» que cierra el filme, un prodigio no solo de interpretación (la sombra de Buddy Rich es alargada) sino de lenguaje cinematográfico: una escena en la que torturador y víctima firman la paz en pos de alcanzar un objetivo común y supremo: el jodido olimpo del jazz. Desde luego, también tenemos aderezos hollywoodienses, como la sangre (no en los surcos sino en la batería), el romance ñoño de pizzería, el lastre familiar (paterno y fracasado, por más señas), lo del accidente de tráfico surrealista, las mazas del gran J. K. Simmons y muchas escenas que nos recuerdan a estándares como «Fama» o «Rocky». Pero, ojo, quedaros con ese broche final, ese trance, ese éxtasis del protagonista haciendo lo único que le llena en la vida. Y, luego, ya podéis disfrutar de «Let’s get lost».

PD. Por cierto, también se estrenan hoy otras pelis majas como «La teoría del todo» (la del mejor imitador de Stephen Hawking desde Howie, de «Big Bang»), «Siempre Alice» (por la que Julianne Moore por fin va a pillar estatuilla) y «Babadook» (una de terror del bueno), así que ya se sabe: al cine sin excusas.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

¿Dónde vas, Wii U?

Zelda, la eterna esperanza blanca de Wii U

Zelda, la eterna esperanza blanca de Wii U

Una de las consolas que más atención, y «expurgo» van a acaparar este año es, sin duda, la Wii U. Malas cifras de venta y mandamases de Nintendo asegurando que no van a prejubilarla (algo que suele esconder justo lo contrario) han hecho cundir el pánico ante los nintendianos de toda la vida, los adoradores de joyas de sobremesa como la N-64 o la GameCube. Pero parece ser que la compañía va a reforzar sus líneas en 2015 con juegos exclusivos como «The Legend of Zelda» (el mesías siempre esperado), el divertido y pegadizo «Splatoon», los sugerentes «Xenoblade Chronicles X», «Devil’s Third» o «Captain Toad: Treasure Tracker», los encantadores «Yoshi’s Woolly World»«Kirby and the Rainbow Curse», etc.

Yoshi, otro valor seguro para el renacer de la consola

Yoshi, otro valor seguro para el renacer de la consola

Eso, más proyectos de primera como «Star Fox», «Mario Maker», «Project Giant Robot», «Project Guard», «Mario vs. Donkey Kong», «Mario Party 10» o «Art Academy», posibles fichajes foráneos largamente esperados, tajada retro como el lanzamiento de «F-Zero GT Legend» (todo un crack en la GBA) e ideas tan interesantes como la aplicación CrunchyRoll, líder en disribución de contenidos anime que permitirá el acceso a más de 25.000 episodios y 15.000 horas de contenidos, incluidos los más populares y los clásicos «One Piece», «Naruto Shippuden», «Sword Art Online» o «Hunter x Hunter». Y, por supuesto, los muñequitos amiibo haciendo coros de voces blancas. En fin, que Wii U parece haberse puesto las pilas, y desde aquí lo celebramos. Aunque, entre nosotros, lo de la ocurrencia del mando-consola tampoco es de premio Nobel, ¿eh? (guiño, guiño, codazo, codazo).

El presente y el futuro de Wii U, sobre el tapete

El presente y el futuro de Wii U, sobre el tapete

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Lo que nos espera

El Jefe Maestro se dejará caer por fin en 2015

El Jefe Maestro se dejará caer por fin en 2015

Si el viernes pasado repasábamos lo más esperado del cine de 2015, en cuestiones jugonas la cosa no se queda corta. Grandes títulos y grandes franquicias se darán cita para seguir sacando todo el jugo de las consolas next-gen después del año de transición que fue 2014. La lista de juegazos es interminable, pero a vuelapluma destacamos algunos como «Halo 5: Guardians», esperadísimo aterrizaje del Jefe Maestro en Xbox One, «Dead Island 2», el no menos terrorífico «Dying Light», la reinvención de Lara Croft en «Rise of Tomb Raider», el aventurero «Uncharted 4», el maravilloso y mediterráneo «Rime», el parque de atracciones de riesgo de «Mirror’s edge 2», clásicos como «Final Fantasy XV» o «Kingdom Hearts 3» o el genial «Evolve», uno de los primeros en aterrizar.

"Rime", una de las propuestas más sugerentes y bellas del año para PS4

«Rime», una de las propuestas más sugerentes y bellas del año para PS4

Aparte de estos grandes títulos, y a otros como «Batman Arkham Knight» o «The Witcher 3», la industria tendrá que enfrentarse a viejos y nuevos retos y algunos interrogantes que afectan a consolas como Wii U (¿desatascará el empacho «The Legend of Zelda»?) o a PS Vita, la dimensión real o fantasmal del juego global y online, algunas políticas de lanzamientos y retrasos, al papel e impacto de los nuevos medios y youtubers, la utilidad de ferias y cuchipandas multitudinarias y demás zarandajas que pueden (muñequitos estilo amiibo, adaptaciones peliculeras mediocres, sagas interminables y churreras…) que pueden hacer peligrar la evolución de un género en constante huida hacia adelante. Tranquilos porque tendremos doce meses para ir resolviendo incógnitas.

"Witcher 3", fantasía, brujería y corpiños ajustados, ¡yuhu!

«Witcher 3», fantasía, brujería y corpiños ajustados, ¡yuhu!

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Pleno al 15

"Pixels", la peli jugona del año (no nos defraudes, aunque esté Adam Sandler dentro)

«Pixels», la peli jugona del año (no nos defraudes, aunque esté Adam Sandler dentro)

Si alguien no lo remedia, este 2015 puede marcar un hito blockbuster en el mundillo del cine. Pocas veces se han alineado tantos taquillazos hipotéticos en una sola temporada, por lo que el box office puede echar humo desde ya. Bueno, concretamente desde el mes que viene, cuando se estrene uno de los bombazos más esperados del año: la adaptación de la lúbrica y sado-marujona «50 sombras de Grey», que acaba de batir el récord de reservas durante las Navidades. Para San Valentín, consolador pequeñoburgués y esposas-pompones, sí señor. Ese mismo mes también aterrizan perlas como «The interview» (ya se sabe, la del gordito norcoreano mosqueado) o «El francotirador» (vuelta al cine comercial y justiciero de Clint Eastwood), pero no será hasta marzo-abril cuando empiece el baile de verdad con títulos como «A todo gas 7», «Cenicienta» o, el 30 de abril, «Los Vengadores 2: la era de Ultrón», peso pesado donde los haya.

Han Solo y Luke en tacatá, lo más esperado del año. Así son las cosas

Han Solo y Luke en tacatá, lo más esperado del año. Así son las cosas

Y ojo porque con el calorcito de primavera-verano vendrá «Mad Max: Furia en la carretera», «San Andreas» (poco que ver con el juego, lástima), «Parque jurásico 4», «Terminator Genesis», «Peter Pan», «Los minions», «Ant-Man» (nuevo héroe secundario de Marvel que puede repetir el pelotazo de «Guardianes de la galaxia»), «Pixels» (esta sí de temática jugona, y hasta retro), «Ted 2», «Intensa-mente» (Pixar resurrection) y «Los cuatro fantásticos». Pero es que, a partir de octubre, la cartelera se revoluciona y enloquece con, ojo, lo nuevo de Spielberg («St. James Place»), la última de Bond, James Bond («Spectre»), el final de «Los juegos del hambre» y «The Martian», del incombustible Ridley Scott. Aunque, para traca, la de fin de año: por Navidad llega el gran tótem «Star Wars VII» y, de propina, «Misión imposible 5». Toma del frasco. ¿Y el cine español? Pues hará lo que buenamente pueda, con «Anacleto», lo nuevo de Amenábar («Regresión») y alguna cosilla más. Desde luego, el listón (taquillero y cualitativo) está bien alto, así que a tomárselo con calma. Ah, y hoy todos a ver «Birdman», e incluso «Corazones de acero», que tiene su aquel.

Orsoncito Amenábar vuelve a casa por otoño con "Regresión"

Orsoncito Amenábar vuelve a casa por otoño con «Regresión»

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).