Cuerpos de jota

Cruise y una chica con acento inglés, en plena ferretería galáctica

Cruise y una chica con acento inglés, en plena ferretería galáctica

Este domingo ya tenemos un mes con cuerpo de jota (junio) en el calendario, preludio infalible de aroma veraniego, a calorina y chicharra. Algo que también se detecta en la pila de estrenos de la semana, pues la cartelera ha bajado la rampa que nos dirige, pobres borreguitos espectadores, hacia el blockbuster más acomodaticio y petardero. Allá van unas muestras.

“Al filo del mañana”. Érase una vez un actor a una explosión en la retaguardia pegado, érase una vez un actor superpesado. Tomasito Cruise sigue con sus cosas, ahora toca ciencia-ficción con abundancia de chapa y pintura apocalíptica y distópica, pues venga, total, ya se va a tener que conformar con algún Oscar honorífico dentro de un par de décadas. Al menos, tiene la suerte de siempre: contar con grandes directores (aquí, Doug Liman) para enderezar sus historietas sobre marcianos, mundos chungos, héroes accidentales, tiovivos espacio-temporales y demás. ★★

Tengo unas manzanas para chuparse los dedos y echarse a dormir

Entre Poe y Lady Gaga, como quien dice

“Maléfica”. ¿Y qué decir de Angelina Jolie? Ésta, al menos, ya tiene dos estatuillas adornando la chimenea de su casa, así que se puede relajar con proyectos como éste, una vuelta de tuerca más a los cuentos infantiles y clásicos Disney (aquí, “La Bella Durmiente”) con una apariencia de pesadilla terrorífica pero, en el fondo, más esponjosa que un caniche embadurnado en suavizante concentrado. Da un poco de grima, además. ★★

“Todos están muertos. El cine español presenta armas esta semana con abundancia de cineastas intensos (Rosales, Miñarro y otro de cuyo nombre no quiero acordarme) y, sobre todo, con esta ópera prima que deslumbró en Málaga y que encumbró a una Elena Anaya impresionante en su papel de juguete roto encerrado en una casa repleta de sombras y tormentos. Inquietante, efectiva y con mucho mal rollo dentro, aparte de toques mexicanos y “removidos”. ★★★

Elena Anaya contra sus fantasmas (Almodóvar excluido)

Elena Anaya contra sus fantasmas (Almodóvar excluido)

“Post tenebras lux”. Hablando de México, solo para valientes esta recomendación, firmada por el inclasificable Carlos Reygadas (“Luz silenciosa”) y con pelaje tan experimental y fascinante que deja a Terrence Malick a la altura de Garci. No hay argumento, no hay vértebras, solo imágenes, sugerencias, ideas, abstracciones. Una propuesta radical de ver cine, o de echarse una siesta de lujo. Sin calificar.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

¿Libros? ¿Pentotal paqué?

Una amable lectora, consultando las últimas novedades en literatura jugona

Una amable lectora, consultando las últimas novedades en literatura jugona

Los caminantes del Retiro (no confundir con los runners esos, lagarto, lagarto) llevamos tres semanas contemplando su laboriosa construcción, cual sofisticadísimas pirámides egipcias modernas, culmen de la ingeniería vanguardista, y este viernes las casetas del Paseo de Coches al fin estarán listas, con su puerta, sus cuatro contrachapados y su mostrador para que se siente el bicho firmante. Otra Feria del Libro más, sí señor. Y, como siempre, el visitante gamer echará en falta el mismo subgénero de todos los años: libros sobre videojuegos, ensayos, biografías, anecdotario, historia, entrevistas, miscelánea, fake… algo que dé fe de un arte con más de 40 años a sus espaldas y que no sean los cuatro títulos rancios de siempre, algún art book o almanques empresariales estilo “Power ups” para saber dónde mandar currículos. Pero nada de nada. ¿Hará falta realmente la “literatura jugona”? ¿Hay demanda? ¿Hay chicha? ¿Hay bemoles?

Ah, pero eso sí, tenemos “El libro troll”, la primera obra literaria de ese fenómeno mediático llamado El Rubius, santo y seña del “nuevo periodismo” del sector: el gameplay youtubero ganso, que no gonzo (aunque también). La reoca en bicicleta, a juzgar por cómo es recibido el gachó en cualquier convención de videojuegos del país o cómo las distribuidoras le doran la píldora, incluyendo envío servicial de consolas, novedades y hasta invitaciones VIP al E3. El p… amo, vaya. Así que el libro de marras tendría que ser algo así como el evangelio para su legión de fieles, una presumible obra cumbre de la oratoria, la filosofía y la metafísica gamer-pop, cuando Warhol encontró a Wolfe, por lo menos.

Ay qué risa, tía Felisa

Ay qué risa, tía Felisa

Ayer mismo lo estuve ojeando en El Corte Inglés de Goya. Y no digo leyendo porque es prácticamente imposible: sus 192 páginas están compuestas exclusivamente por monigotes y garabatos seudopreescolares que animan al “lector” a convertirse en un gamberrete de tal “calibre” que Zipi y Zape le harían bullying sin misericordia: cosas tan cándidas y viejunas como aporrear telefonillos, simular gemidos en el cine o en un juego online, pegar mocos o esputos, aliviarse fisiológicamente, dibujar perrerías estilo libre (en dos páginas, dos, en blanco), etc. ¿Novela gráfica, según algunos? Ja. Y todo ello con precio (10 euros, con el hambre que hay en el mundo) y editado por Temas de Hoy, léase Grupo Planeta. En el fondo, nuestra admiración a los responsables porque hay que tener valor, mucho valor, para publicar un libro de esas características. Y, cómo no, con gira promocional y todo. Para equilibrar la cosa, cogí el tocho de Pilar Urbano y se dirigí a la caja. Luego, pasé de largo, lo dejé en el suelo y pillé el último de Edward Bunker. Suspiro de alivio.

PD. Por cierto, no nos olvidamos de otra novedad editorial jugona de lo más recomendable: “Metal Gear Solid: el legado de Big Boss” (Dolmen), de Nacho Requena. Ahí queda eso.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

La ciudad y los perros (rabiosos)

"Watch Dogs", uno de los gallitos de lo que llevamos de 2014

“Watch Dogs”, uno de los gallitos de lo que llevamos de 2014

Mañana es otro de esos días marcados en rojo fosforito en el calendario jugón: aterriza nada menos que “Watch Dogs”, otra de las grandes esperanzas blancas para las consolas next gen, sobre todo la PS4. Eso, pese a que el juego beba de todo tipo de fuentes, estanques y hasta charcas: “Max Payne”, “Infamous”, “Driver”, “GTA V” y otras franquicias de la nave nodriza Ubisoft tales como “Splinter Cell” o “Assassin’s Creed”, tal y como señala Carlos González en su espléndido análisis del último MEGACONSOLAS, al que os remitimos. Ya se sabe: todo suena a esto, aquello o lo de más allá o, dicho de otra forma, es muy complicado encontrar un juego que no suene a esto, aquello o lo de más allá.

Aunque una cosa no quita la otra, y hay que reconocerle a Ubisoft su reinvención del sandbox, la interactividad con todo tipo de elementos y mobiliario urbano (Chicago, más que ciudad del viento, ciudad del vendaval postapocalíptico), su argumento hacker y hasta orwelliano que garantiza 40 horas de disfrute, y su tajada online prácticamente revolucionaria y “metahacker”. Tampoco falta otro signo de estos tiempos: la ingente cantidad de contenido descargable, ediciones especiales y “sacaperras” varios disponibles, así que a preparar la cartera se ha dicho. Pero el esfuerzo merece la pena, ya que estamos ante uno de los grandes del año. Lo dicho, desde mañana lo podremos empezar a catar y ya nos contáis qué os parece.

PD. Un chaval, casi un crío, muere a manos de otro por una discusión a raíz de un videojuego. Y no en Milwaukee o en Saigón. En Elche, a la vuelta de la esquina. Aún no se sabe qué juego es el causante de la tragedia. ¿Importa mucho?

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Patadas a seguir

Servillo, de "La gran belleza" a "Viva la libertà" (o la felicidad, que diría el señor Rossi)

Servillo, de “La gran belleza” a “Viva la libertà” (o la felicidad, que diría el señor Rossi)

Este fin de semana va a ser un no parar: entre la finalísima futbolera matritense de mañana y el Día del Orgullo Friki más las elecciones europeas de pasado (¿no es estupendo que ambas entidades planetarias coincidan en tiempo y, tal vez espacio?: pocas cosas hay más frikis que votar en este circo con carpa azul y con estrellitas). Pero, ojo, también hay unas cuantas películas de estreno majas, así que contemos hasta cuatro como cada viernes.

“Viva la libertà”. Una fina sátira y un inteligente juego de espejos ideal para jornadas de reflexión variadas. El viejo truco del gemelo listo (o loco), gemelo tonto (o depre) sirve para fabricar otra perla de la comedia política italiana y para constatar que Toni Servillo es uno de los tres o cuatro mejores actores del mundo. Además, nos regala el recuerdo del bravo “A quien duda”, de Bertolt Brecht, que el candidato “postizo” recita en un mitin para quitar las legañas a los mansos, que falta hace:

Dices que nos va mal. La oscuridad
crece. Las fuerzas flaquean.
Después de trabajar tantos años
nos encontramos ahora en una situación
más difícil que cuando
comenzamos.

El enemigo es ahora
aún más fuerte que nunca.
Parece que haya crecido su fuerza. Ha cobrado
una apariencia de invencibilidad.
Mientras que nosotros hemos cometido errores,
es inútil negarlo.
Cada vez somos menos. Nuestras
consignas son confusas. Una parte
de nuestras palabras
ha sido tergiversada por el enemigo hasta convertirla en
irreconocible.

¿Qué es erróneo, falso, de todo aquello que hemos dicho?
¿Una parte o todo?
¿Con quién contamos todavía?
¿Somos supervivientes, arrastrados
por la corriente? Quedaremos rezagados, sin
comprender ya a nadie, incomprendidos por todos.

¿O podemos contar con la buena fortuna?

Esto preguntas. No esperes
otra respuesta que no sea la tuya.

Por todo ello, se lleva las tres estrellitas, nuestra palmada en la espalda y el broche de “película de la semana”. ★★★

“Dom Hemingway”. Jude Law, tan atildado y gentleman él, se suelta la melena (es un decir) y se llena la boca de improperios, espumarajos, acentazo escocés y testosterona (ojo al monólogo gonadal inicial) en una historia de venganzas, ajustes de cuentas, mafia parda, etc, interminablemente pasada de rosca que acaba por fatigar. Eso sí, el próximo “GTA” podría fijarse en él para una aparición estelar. ★★

Ay Grace, qué poquita "gracia" tienes

Ay Grace, qué poquita “gracia” tienes

“Grace de Mónaco”. Después del enladrillado biopic sobre Lady Di (que Naomi Watts aún está lamentando), el cine-couché vuelve a meterse en un jardín con esta nueva chufla, que empieza bien (el intento de Hitchcock de repescar a su musa entre las musa para “Marnie, la ladrona”) pero se va empequeñeciendo a fuerza de cartón piedra, y no solo por la cara, o directamente careto, de Nicole Kidman. ★

“A 20 pasos de la fama”. Con el recuerdo omnipresente de “Searching for Sugar Man” y su difunto hacedor, aterriza el documental que le cogió el testigo triunfal en los Oscar de este año. Además, también con temática musical y “marginal”: las bambalinas y lentejuelas de los coristas de las grandes estrellas, a veces figurantes sin frase y otras coprotagonistas consentidos. Fascinante. Segundos, dentro. ★★★

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Otra de piratas

¿Ondeará algún día a media asta la dichosa banderita?

¿Ondeará algún día a media asta la dichosa banderita?

Ya se sabe que nuestro deporte nacional (o la “marca España”, que se diría ahora) es la envidia. Tanto es así que hasta se ha acuñado un eufemismo demencial y penitente (la “envidia sana”) para intentar justificarla y dulcificarla. Incluso algunos citan a los clásicos (el brillante género de la picaresca española) para loar sus virtudes, apelando incluso a la justicia universal, a la libertad de expresión o al comunismo más equitativo. Pero no hay más vuelta de hoja: el mecanismo central difícilmente puede ser más primario y abyecto: tú tienes algo que yo soy incapaz de conseguir; por tanto, lo deseo y, en última instancia, te lo robo. Y hasta me enorgullezco de ello y lo aireo a los cuatro vientos. Véase el caso de “8 apellidos vascos”: ¿qué es eso de llevar recaudados tropecientos millones de forma legal? Se acabó la tontería: a fotocopiarla en el top manta, saquearla y, de postre, jactarse en Twitter de sesión de cine en casa y en familia por la patilla (encima, destacando la escena de la manifestación, la de mayor vergüenza ajena de la película). La marca España pura y dura, vaya.

Por eso, nuestro pequeño país seguirá encabezando indefinidamente, o infinitamente, el ránking de piratería de la Alianza Internacional de la Propiedad Intelectual, con el sector del videojuego en cabeza. Según datos recientes, el año pasado se piratearon contenidos por valor de 4.380 millones de euros o, lo que es lo mismo, 170 millones de juegos descargados ilegalmente. Solo en el negocio musical el agujero negro es mayor. ¿Culpables? Los de siempre: la escasez de recursos, el “gratis total” promovido por internet, la delincuencia cobarde y “anónima” a pequeña escala… pero también la ignorancia en su amplio sentido: hace unos días, una algo airada y no muy informada lectora de este blog protestaba reclamando imágenes, no repartidas a la prensa especializada por las distribuidoras, como Dios manda, sino capturas directas de cada juego (de “elaboración propia“, decía, como si fuesen retratos al óleo), práctica que podría conllevar “spoiler”, destape cotilla y, finalmente, difusión no deseada de contenidos, otra ramificación del pirateo. ¿No queda claro que el “todo vale” tiene sus límites?

Y pirateo también garantizado (pese a todo, gracias por los impagables recuerdos jugones preadolescentes)

Y pirateo también garantizado (pese a todo, gracias por los impagables recuerdos jugones preadolescentes)

Aunque, en ocasiones, uno contribuye a la piratería sin saberlo y se entera 30 años más tarde. El otro día, trasteando por la red, me topé con un artículo sobre “LOAD’N’ RUN”, mítica revista por fascículos mensuales que, a mediados de los 80, ofrecía a los usuarios de ordenatas domésticos (el mío era el Commodore 64, como ha quedado dicho más de una vez aquí) un festín de programas y juegos por un precio muy asequible. Nuestra ingenuidad infantil (a los once-doce años algunos aún creían en los Reyes Magos; servidor no, que siempre fue republicano) no nos hizo sospechar que, en realidad, todos los juegos de cada cinta eran pasto de pirateo puro, duro y burdo, rebautizando el original de forma a veces rocambolesca. Curiosamente, el engaño no procedía de España, sino de nuestro país “hermano”: Italia. Ah, el trapicheo y el mafioseo… ¿será esa la genuina y auténtica dieta mediterránea?

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Re-Vita-lización

Kratos exportará sus tormentos y mal café en PS Vita

Kratos exportará sus tormentos y mal café en PS Vita

Desde su nacimiento hace un par de temporadas, la portátil de Sony suele sufrir el vulgarmente denominado “síndrome de la ceja izquierda de Ancelotti”: casi todas sus acciones, movimientos y lanzamientos son mirados con lupa escéptica y leve sensación de “moscatel”. Como tampoco las cifras de ventas han despegado definitivamente, y como la sombra de la PSP es alargada, pues no faltan los agoreros y malos augurios que vaticinen lo peor. Para evitarlo, Sony tiene previsto desde ya inyectar vitaminas a la PS Vita de la mejor forma posible: con un buen puñado de juegos adaptados a sus características y grandes posibilidades. Por ejemplo, con cracks de la casa que, tras arrancar sus periplos en la PS2 y pisar con garbo la PS3 y la PSP, recalan en la Vita con gráficos HD, controles personalizados y guiños cómplices para sus fans. Véase el caso doble de “The Sly Trilogy” (con las primeras tres aventuras de nuestro ladrón de guante blanco preferido) y “God of War Collection”, que este mes recrea los dos episodios iniciales del épico e incombustible Kratos.

Sly y sus compinches, dispuestos a "limpiar" la portátil de Sony

Sly y sus compinches, dispuestos a “limpiar” la portátil de Sony

Aparte, en mayo florecerá igualmente la “vitadaptación” de otro crack: el apocalíptico y coñón “Borderlands 2”, con nuevos personajes, habilidades y enemigos, modo cooperativo online de hasta cuatro jugadores y funcionalidad Cross-Save para completar las partidas iniciadas en PS3. Eso, aparte de un despliegue gráfico impresionante y seis packs de contenido adicional: “Capitana Scarlett y su Botín Pirata”, “La escabechina sangrienta del Señor Torgue”, el “Psicópata” y el paquete de clase “Mecanomante”, el “Pack Ultimate Vault Hunter Upgrade 1”, y el “Pack Edición Coleccionista”. Todo sea para honrar a uno de los juegazos más cañeros de los últimos tiempos.

Así de poderoso luce "Borderlands 2" en su versión PS Vita

Así de poderoso luce “Borderlands 2” en su versión PS Vita

Y, a la vuelta de la esquina, espera “PlayStation Pets”, jardín portátil para mascotas más monas que un corderito vestido por Ágatha Ruiz de la Prada. Ojo también al amangado “Nisekoi”, que en otoño promete poner patas arriba el mercado japo (de momento). De muy distinto pelaje será el también anhelado “Soul Sacrifice Delta”, y los descargables “Freedom Wars” y “Oreshika”, con mucha adrenalina y explosión por metro cuadrado. Más o menos como “Strike Suit Zero”, revisión futurista de los shooters matamarcianos que da gloria jugarlo. En fin, que no faltan ni rarezas como “Octodad: Dadliest Catch”, que nos propone meternos en la piel y los tentáculos de un pulpo disfrazado a su vez de padre de familia para cuidar a sus berberechitos. Y si prefieres rarezas deportivas, allá va el “MLB The Show 14”, que en PS Vita también batea que da gusto. Si a eso le añadimos la feliz interconexión con la PS4 (desde ya PS Vita TV permite el uso de Remote Play con la “hermana mayor” de la casa), está claro que la portátil de Sony aún tiene cuerda para rato. Al ataque, pues, que diría Tito Yayo.

Las pequeñas pero enormes batallas galácticas de "Strike Suit Zero"

Las pequeñas pero enormes batallas galácticas de “Strike Suit Zero”

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

El dios salvaje

Bryan Cranston, el auténtico monstruo de "Godzilla"

Bryan Cranston, el auténtico monstruo de “Godzilla”

Hace tiempo que decidí que la mejor opción para entender (es un decir) este absurdo mundo es el nihilismo. Y cada vez me mantengo más firme en mis trece, no solo cuando me toca releer a Céline (“Muerte a crédito” es mejor que “Viaje al fin de la noche”, hacedme caso). No pasa un día sin que el resto de la humanidad me dé la razón: ¿cómo se entiende sino que un cineasta como Malik Bendjelloul, director de uno de las escasas alegrías del año pasado, “Searching for Sugar Man”, y después de ganar todos los premios habidos y por haber y hacer felices a millones de personas, entrara en una depresión galopante que le llevó a suicidarse hace unos días, solamente con 36 años? ¿Misterios de la mente humana, borrachera de éxito, miedo ante el abismo del siguiente paso, o simplemente que el hombre era sueco y ya sabemos que a esa gente el cerebro le funciona de otra manera (mejor que el resto, casi siempre)? En fin, solo toca recordar una vez más el gran documental sobre Sixto Rodríguez, ponerle una velita al “dios salvaje” del suicidio por si las moscas y pasar a otras cosas más mundanas. Por ejemplo, un bicharraco japo del tamaño de un trolebús resucitado por enésima vez.

“Godzilla”. Pues vamos allá con el monstruito de turno, como si no tuviéramos reciente el remake de Emmerich de hace unos años (16, pero como si fuese ayer). Gareth Edwards, que en la maja y pequeñita “Monsters” no mostró ni una patita de las criaturas feroces, se toma aquí la revancha con un estropicio urbano a gran escala, ahora en la Costa Oeste y sin pizca de coñas marineras, para disfrute del espectador poco exigente. Algunos echan en falta algo de “drama humano”… ¿pero qué drama humano ni qué niño muerto, hombre? ¡Si se trata de un lagarto gigante dando coletazos a diestro y siniestro a dos pajarracos titánicos! Eso sí, el ambiente apocalíptico en ocasiones es de sombrerazo, aunque despachar a los dos minutos a la pobre Juliette Binoche no tiene nombre. Gane usted un Oscar para acabar gaseada de manera muy poco heroica. ★★

Los tortolitos, antes de poner "10.000 KM" de por medio

Los tortolitos, antes de poner “10.000 KM” de por medio

“10.000 KM”. Y en las antípodas (o los antípodas) de “Godzilla”, este aspirante a rookie del año español, multipremiado en Málaga y recibido como el nuevo “Stockholm” de la temporada. Dos amantes distanciados (tú en Barcelona y yo en Los Ángeles), un naturalismo total (a veces algo pedante y cargantemente hipster) y un fino estudio de las mentalidades de pareja (él, calzonazos y llorica; ella, egoísta y mentirosilla). Otra perlita indie para nuestro cine, que le va cogiendo el tranquillo a rodar con cuatro duros y Skype. ★★★

“Nueva vida en Nueva York”. Otro romance con tierra y océano de por medio, sabor mediterráneo y cosmopolita y actores entregados a la causa, que además resulta ser el fin de la “trilogía Erasmus” de Cédric Klapisch (tras “Una casa de locos” y “Las muñecas rusas”). El toque neoyorquino le sienta fenomenal a los chavales, ya casi cuarentones, que siguen con sus gazpachos sentimentales resueltos con salero, buen rollo y final feliz (nada sexual, ¿eh). Gags inspirados, pellizco Chinatown para completar el enjuague y Audrey Tautou renacida. Para salir del cine con una sonrisa en la boca, que es de lo que se trata. ★★★

Marchando un western moderno casi a traición

Marchando un western moderno casi a traición

“En un lugar sin ley”. La avalancha de estrenos de la semana pasada hizo que se nos pasara por alto un señor western moderno, y en un blog como éste el olvido no tiene perdón. Así que he aquí la recomendación de rigor para un drama pegado al suelo setentero y malickiano, con un Casey Affleck fantástico como forajido en fuga intentando recuperar el amor perdido y hasta marchitado, y con toda la parafernalia del western postcrepuscular: el saloon desvencijado, los cazarrecompensas, el sheriff bondadoso, el tendero metafísico (gran Keith Carradine)… Todo en su punto y en su sitio. Ah, y Rooney Mara nos encanta, pero eso de coronarla automáticamente como “mejor actriz de su generación”… ¿no dijeron lo mismo de Jessica Chastain el año pasado, Amy Adams el anterior o Jennifer Lawrence hace un rato? Un poco de coherencia, por favor. Además, nosotros preferimos a la hermana, Kate Mara, ea. ★★★

PD. Por cierto, recordemos que hoy a las 17.30, dentro de las Jornadas de puertas abiertas de Creanavarra (Open your mind to desing) tendrá la lugar la clase magistral del CEO de Bitoon Fernando Piquer “Contenidos de entretenimiento basados en el modelo Free to play y Gamificación”, que tiene la finalidad de explicar las ventajas del proceso de gamificación para alcanzar distintos objetivos mejorando la producción de las empresas, además de introducir las particularidades del modelo Free to play y sus oportunidades profesionales. Para seguir las evoluciones de la master class, y de las Jornadas, recomendamos conectarse a Twitter (cuenta @Creanavarra y etiqueta #OpentoDesing).

Fernando Piquer impartirá una clase magistral en Creanavarra

Fernando Piquer impartirá una clase magistral en Creanavarra

 

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

El demonio que hay en ti

Enemigos titánicos y aire épico son las claves maestras del juego

Enemigos titánicos y aire épico son las claves maestras del juego

Admiradores de la fantasía heroica etiqueta negra, fans de los demonios, brujas y mazmorras, e hijos ilegítimos (o no) de “Rastan” en general, estamos de enhorabuena: Badland Games ha tenido a bien regalarnos (previo paso por caja, claro) una de esas piezas gozosas y felices para los adoradores del género: “Bound by Flame”. Un género que no pasa de moda ni a tiros, sino simplemente, su inmortal energía se va transformando y adaptándose a los nuevos tiempos (o, en nuestro negociado, a las nuevas consolas cada vez más poderosas). Una de las criaturas que irrumpe con más fuerza en el panorama es “Bound by Flame”, un RPG (o ARPG, aunque el término suena como la expresión de Chicote después de intentar cenar en algún restaurante radioactivo) como mandan los cánones salido del caldero mágico de Focus Home Interactive y Spider Studios, que han puesto toda la carne en el asador para llegar a las 30 horas de acción rolera y que nos propone meternos en la piel de un mercenario poseído por un demonio en llamas. En semejante circunstancia, tendremos que escoger entre el poder demoníaco que habita en nuestro interior o nuestra propia condición humana marginal. Si elegimos la última tendremos que luchas contra la maligna influencia del demonio y desarrollar nuestras verdaderas habilidades heroicas.

El toque monstruoso y sexy, que no falte

El toque monstruoso y sexy, que no falte

A medida que los peligros y enemigos se intensifiquen, seremos tentados para ceder un poco más de nuestra alma y ganar más poder, mientras que el demonio terreno y nuestra transformación física nos dejará en ocasiones con la boca abierta. Porque una de las características esenciales del juego es su impresionante bestiario disponible, compendio de todo tipo de criaturas malignas imaginables, desde exánimes a no-muertos, pasando por monstruos de hielo, bestias gigantescas de asedio y múltiples demonios en el jardín. Todos ellos, algunos de hechuras titánicas, nos proporcionarán batallas intensas en las que tendremos que aplicar nuestra armería disponible al máximo, así como nuestro ingenio para buscar sus puntos débiles y rutinas, que varían de una criatura a otra. Aparte de la historia principal, el juego ofrece un gran número de misiones secundarias, en la tradición del rol conversacional, y que nos obligarán a emplear no solo la fuerza más contundente sino también la materia gris.

Eso sí, hay que tener en cuenta que el demonio siempre estará presente para marcar el territorio de las experiencias, escenarios y desafíos a elegir, así que ojo con darle demasiada cancha. Si optamos por desarrollar nuestro lado humano nos esperan unas batallas realmente espectaculares, centradas en el cuerpo a cuerpo y que también nos permitirán desarrollar a nuestro personaje en función de la clase elegida y el árbol de habilidad que decidamos recorrer. Dentro de la mecánica jugona, hay que destacar el sistema de artesanías, que nos permite crear objetos especiales para potenciar nuestras habilidades. El procedimiento es algo siniestro (rebuscar los cadáveres de nuestros enemigos para dar con cofres escondidos), pero los tesoros (desde metales a huesos, pieles, gemas o sangre) nos serán de gran ayuda para crear armas, trampas, munición, armaduras o pociones. A medida que vayamos afinando, también podremos potenciar nuestro sistema de maestrías, adquiriendo diferentes talentos para sacarle el máximo jugo a cada objeto.

La edición e interacción de los personajes es otro de los puntos fuertes del título

La edición e interacción de los personajes es otro de los puntos fuertes del título

Unos gráficos sólidos y en ocasiones brillantes (sobre todo en la versión PS4), una especial atención a la música y los efectos sonoros para acompañar el desarrollo de la historia y darle un plus de emoción y sentimiento, unos personajes con una riqueza psicológica poco habitual en este tipo de títulos (aparte del componente gótico y sexy de algunas heroínas, que lo cortés no quita lo valiente), unos escenarios -fantásticos territorios naturales y salvajes, grutas siniestras tapizadas con calaveras, pueblos con todo lujo de detalles- dotados de un genuino sabor a cómic fantástico en la línea de “1984”, y un trasfondo que recuerda inevitablemente a series como “Juego de tronos“ hacen de este título toda un muestrario de emociones fuertes y guiños cómplices para todos. A disfrutar ruidosamente se ha dicho.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

iOS y Android, a la mesa

"Final Fantasy VI", uno de los mejores productos para móviles del año

“Final Fantasy VI”, uno de los mejores productos para móviles del año

No hace falta más que darse un garbeo en el metro para comprobar que los juegos en plataformas móviles siguen en pleno auge y expansión. Lógico: el subidón tecnológico es imparable, y el nivel de enganche provocado por algunos superventas hace que más de uno se haya pasado de parada y llegado tarde al trabajo (bueno, a sellar el paro). Por eso, repasemos algunos de los cracks del año para iOS y Android, juegos que no agigantan sus dimensiones reducidas hasta convertirse en auténticos estándares en su género. Por ejemplo, “Baldur’s gate II”, una gozada de RPG de una franquicia sobradamente conocida y que llega a territorio iPad fotocopiada y ampliada desde su versión PC. Mazmorras para todos. O, dando un paso hacia el género terrorífico, tenemos “Slender Rising 2”, un escalofrío continuado y plagado de almas en pena aunque con un toque humorístico, y la segunda temporada de “The walking dead“.

"Slender Rising 2", cuando el terror puro se sirve en frasco pequeño

“Slender Rising 2”, cuando el terror puro se sirve en frasco pequeño

Otra saga de campanillas en “Broken Sword”, que aterriza con “La maldición de las serpientes” con un ramillete de puzles, misterios sin resolver y un estupendo doblaje al castellano. Con sello de autor tenemos “Bloodstroke“, thriller hemoglobínico con la rúbrica de John Woo ambientado en un Hong Kong al filo de la navaja, o la katana. Ojo que mancha. Por supuesto, la vieja escuela no puede quedarse sin uno de sus alumnos veteranos: los matamarcianos bizarros de “R-Type II”, que con cuarto de siglo a sus espaldas aún demuestran su poderío. Aunque, para pedigrí clásico, el de “Final Fantasy VI“, aunque cueste casi 15 euros del ala. Pero muy bien invertidos, eso sí.

Sonic y sus amigos no podían faltar en cualquier circuito iOS y Android que se precie

Sonic y sus amigos no podían faltar en cualquier circuito iOS y Android que se precie

En el repaso no pueden faltar títulos de carreras (“Ridge Racer Slipstream“), acrobacias plataformeras (“Joe Danger infinity”), cóctel de cracks (“Sonic & All-star racing transformed”), volante futurista (“Flashout 2”), aventuras gráficas como “999”, hazañas bélicas como “Frontline Commando 2”, hits como “Bug heroes 2”, o endiabladamente minimalistas y hasta rompecocos como “Rocket Robo”, “Wave Wave“, “Tengami” o “Threes!”. Y hasta el “Surgeon simulator” para darle al bisturí con mucho arte. En fin, que incluso la entrañable peli de “Pancho, el perro millonario” también tiene desde ya su jueguecito estilo “Nintendogs” antes de su estreno el 6 de junio. Que no pare la fiebre móvil, aunque con moderación, siempre con moderación.

Pancho, más majo que las pesetas, solicitando ayuda y cariño desinteresados (aunque esté podrido de dinero, el muy perro)

Pancho, más majo que las pesetas, solicitando ayuda y cariño desinteresados (aunque esté podrido de dinero, el muy perro)

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Una de catorce

Pasajeros, al tren del infierno...

Pasajeros, al tren del infierno…

Catorce, sí. Una quiniela de las de antes. Así aparece la cartelera, abarrotada con clembuterol y cebada cual pavo de Acción de Gracias. Catorce estrenos y, curiosamente, ninguno realmente destacable. De todas formas, hagamos un poder y rescatemos cuatro entre la multitud, ruidosa y con pocas nueces. Como todo, vamos.

“Rompenieves (Snowpiercer)”. Bong Joon-Ho, director de las estupendas “The host” y “Memories of murder”, oficia de maquinista de la general de un tren apocalíptico que recorre sin parar un planeta hecho un carámbano. Una fábula indoor agónica, por momentos escalofriante (esa gelatina de cucaracha del rancho) y a ratos vibrante, y con un reparto espléndido (incluso un afeado Chris Evans) de cracks como Tilda Swinton, John Hurt y Ed Harris en el último vagón. Está maja, que diría Pumares. ★★★

“10.000 noches en ninguna parte”. El cine español sigue ampliando horizontes sin complejos y sin prejuicios. Véase Ramón Salazar, que regresa al ruedo tras la sonrojante “20 centímetros”, y se atreve con una historia hipnótica a tres bandas y con chorreones poético-existencialistas a lo Terrence Malick. Encima, con música firmada por Najwa Nimri, que también interviene como una de las tres mujeres “especialitas” de la vida del ubicuo prota. A pesar de lo temible que suena todo, el resultado es de notable casi alto. ★★★

La verdad, preferimos esta a la de Milikito en el viejo México

La verdad, preferimos esta a la de Milikito en el viejo México

“Malditos vecinos”. Seth Rogen, experto en gamberrismo ilustrado, se alía con Zac Efron (¿no debe ser lo más humillante del mundo que te den un premio a la mejor actuación sin camiseta?) en una comedia pasablemente ácida, pasablemente incorrecta y pasable en general. ★★

“Tres días para matar”. El bueno de Kevin Costner, incombustible al desaliento, se alía con el temible Luc Besson y el no menos escalofriante McG (¿os imagináis que Hitchcock firmara McH o Kubrick McK?) en un thriller del montón, de esos que rueda Liam Neeson tomándose una guinness al sol. No falta ni un tópico: agente al borde de la retirada que se enfrenta a un reto de bigotes, intento de recuperación de su hija, venganza y ajuste de cuentas, tormentos variados… Uf. ★★

PD. Para quitar el mal sabor de boca ante tanta mediocridad, recomendamos una joya de Canal Plus. En realidad dos: “Seducidos y abandonados” (documental sobre las penurias quijotescas de intentar rodar una película que acaba evolucionando en un rosario de declaraciones de amor cinéfilas de genios como Scorsese, Coppola, Polanski y compañía) y “Haz ruido”, biopic sobre el gran Mel Brooks en forma de autobiografía, con anécdotas impagables (la vez en la que casi acaba con la Segunda Guerra Mundial con una serenata en las trincheras) y ese aire de viejo Hollywood vodevilesco tan genuino como una colección de incunables de Variety. Una generación maravillosa que se va apagando poco a poco, pero dando lecciones hasta el final, como demuestra la foto de abajo, subida por el propio Brooks en su cuenta de Twitter y en la que se le ve, apostando en el hipódromo, junto al también octogenario Dick Van Patten (el mítico patriarca de “Con ocho basta”) y Mickey Rooney, una semana antes de su fallecimiento a los 93 años. Esa es la maldita actitud.

Casi 300 años entre los tres, pero quién pillara tanto espíritu juvenil junto

Casi 300 años entre los tres, pero quién pillara tanto espíritu juvenil junto

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).