La sombra del vampiro

A pesar de ese pecho lobo, Drácula es la estrella de la función

A pesar de ese pecho lobo, Drácula es la estrella de la función

En nuestro top 10 de juegos más esperados de 2014 (o, si se prefiere, “ases del 2014”, para que no haya quejas ni listas cerradas) para el actual número de Megaconsolas colocábamos en el cogollito a “Castlevania: Lords of Shadow 2”. Y, ahora que acaba de salir a la luz (o a las tinieblas, mejor dicho), vemos nuestra apuesta y casi la ampliamos. Porque, en un año que tendría que ser en el que las nuevas consolas diesen un puñetazo en la mesa, los viejos roqueros demuestran una vez más que nunca mueren (literalmente). También porque las mentes pensantes y ejecutantes del juego son de casa, concretamente la desarrolladora madrileña Mercury Steam, y aunque a nosotros la puñetera “marca España” nos la refanfinfla, a veces no viene mal sacar pecho y subírsele a las barbas a los japoneses, que se lo tienen muy creído.

Las vampiresas tampoco están mal, aunque utilicen un detergente que encoge mucho la ropa

Las vampiresas tampoco están mal, aunque utilicen un detergente que encoge mucho la ropa

Y es que este nuevo episodio está fetén. Si en el anterior capítulo se reveló el origen de Drácula y su legendaria relación con los Belmont, en “Castlevania: Lords of Shadow 2” podremos ahondar en tales escenarios siniestros y góticos que da gusto. Porque tendremos como protagonista estelar al mismísimo Príncipe de las Tinieblas, que regresa de su inframundo debilitado pero ansioso por liberarse de sus huesos inmortales y con ganas de recuperar sus antiguos poderes, mientras que el gran clan de los Belmont también persigue destruirlo definitivamente. Con una atmósfera más satánica, calavérica y futurista que nunca, el tenebroso castillo será el territorio perfecto para avanzar en una aventura plagada de peligros innombrables y donde contaremos con juguetitos como el Látigo de Sangre, las Garras del Caos o la Espada de Vacío.

Una libertad de acción notable, unos escenarios bastante interactivos, una trama envolvente, unos enemigos fieros (ojo a jefes finales del calibre del Juguetero, nada que ver con Geppetto), una extensión generosa, un diseño imponente y ese toque de sensualidad prohibida que tanto nos gusta redondean un juego que nos acaricia con un lento y seguro escalofrío. ¿Hace un bloody mary bien cargadito y nutritivo para merendar?

"Nebraska" no nos ha dejado fríos... ¿y a los viejunos académicos?

“Nebraska” no nos ha dejado fríos… ¿y a los viejunos académicos?

PD. No nos olvidamos de que hoy es viernes de estreno y de que, encima, el domingo son los Oscar. He aquí nuestras apuestas principales, que desde luego no tienen por qué ser las más razonables y objetivas. Es más, si así lo fueran nos sentiríamos muy ofendidos:

Mejor película: “Nebraska”. Lo más cerca que un cineasta del siglo XXI puede llegar a emular a John Ford. Encima, con ración extra de sentido del humor a lo Tati.

Mejor director: Empate entre Alexander Payne por “Nebraska” y Alfonso Cuarón por “Gravity”. Lo nuevo y lo eterno, lo nunca visto y lo olvidado, el 3D estratosférico y el blanco y negro crepuscular. Si tuviesen bemoles de dar dos estatuillas…

Mejor actor principal: Bruce Dern por “Nebraska”, y que le vayan dando al lobito DiCaprio y al negrito de “12 años de esclavitud”, que será quien se lleve los gatos al agua.

Mejor actriz principal: Por eliminación, Judi Dench por “Philomena”, que además se estrena hoy y está fantástica y muy “gran dama”. También ex aequo con Cate Blanchett por “Blue Jasmine”, naturalmente.

Mejor guión original: Spike Jonze por “Her”, una absoluta maravilla y que, además, propone un par de videojuegos de lo más interesantes (el del muñequito cabrón y el de la ama de casa frotándose contra el frigorífico). Le perdonamos que Joaquin Phoenix vista como Alan Harper y que Scarlett solo asome en off.

Resto de categorías: Francamente, nos importan un bledo (y más cuando los carcas reprimidos de Hollywood censuraron la genial “La vida de Adele”).

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

El infierno pactado

Una imagen del juego vale más que mil palabras

Una imagen del juego vale más que mil palabras

No hay nada más confortable que la nostalgia, aunque sea un campo sembrado de minas que, desde luego, el videojuego y el cine se han encargado de abonar. En medio de estas aguas revueltas, con el mito de que cualquier tiempo pasado fue mejor (el otro día Punset sostenía lo contrario, y si Punset lo dice va a misa) por bandera, Reef Entertainment y Teyon han tenido a bien resucitar (aunque en el prólogo lo entierren con funeral y todo) a uno de los protohéroes de los idolatrados 80: John Rambo, que ya brincara a gusto en algunos títulos olvidables de la NES o del Commodore. Y mucho nos tememos que “Rambo: el videojuego” va a seguir el mismo camino. En este caso, la licencia llega a las tres primeras películas (la original y estupendamente survival “Acorralado” y sus dos legendarios desmelenes posteriores), centrándose en la triste historia del veterano de Vietnam que llega a un pueblecito en las montañas medio vagabundeando, es humillado por el sheriff local y, tras un rabieta fenomenal, se lanza al monte iniciando una cruzada personal y loca con ramificaciones en Vietnam y Afganistán y con el “pepito grillo” coronel Trautmann en la retaguardia.

Dispara, dispara, recarga, apunta (poco) y vuelve a disparar sin salirte de los raíles

Dispara, dispara, recarga, apunta (poco) y vuelve a disparar sin salirte de los raíles

Para añadir más leña retro al juego, la mecánica es de lo más genuina y vintage: un shooter sobre raíles que recuerda a los cracks arcades de los 90, de los de disparar indiscriminadamente y refugiarse en un rincón para recargar y tomar aire (estilo “Time Crisis”), ayudados por el generosísimo arsenal de Rambo, desde flechas explosivas hasta el letal cuchillo de supervivencia, pasando por el AK-47 y hasta 20 tipos de armas para desbloquear. Aparte, también tendremos escenarios de sigilo y QTE en los que interactuar con el terreno y a aplicar algo de cerebro entre tanta carnicería repartida a lo largo de 14 niveles basados en la trilogía de marras. Hasta a 35 tipos de enemigos tendremos que dar medicina de diversa forma (cuerpo a cuerpo, masacre, larga distancia), y no digamos si nos atrevemos con el nivel de dificultad First Blood. Todo, para 150 minutos de juego y más del doble si completamos todos sus contenidos y zarandajas al 100%. Sobre el papel no suena mal, ¿verdad? Lástima que la cruda realidad, como comprobamos en el tráiler del juego sin ir más lejos, sea harina de otro costal. Da igual: con que un puñado de nostálgicos de la saga (que tampoco era arte y ensayo precisamente) pasen por caja y reciten las coletillas célebres y manidas de la saga (aquí copiadas y pegadas del original peliculero), operación resuelta.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

San George y la caza de la virgen

Que sí, Matt, que con unas copichuelas y unos tanquecitos nos quedará una peli fetén

Que sí, Matt, que con unas copichuelas y unos tanquecitos nos quedará una peli fetén

A George Clooney, como a Cristiano Ronaldo, le tenían ganas. Normal. No se puede ser tan rico, tan guapo, tan talentoso, tan mujeriego, tan envidiado y, encima, lucir todo el pack en una alfombra roja con las plumas desplegadísimas. Que no somos de piedra, oiga. Y son muchos años de dejarnos con la boca abierta tanto como director como actor (de remate, desde el espacio exterior incluso, como en “Gravity”). Por eso, en cada festival de cine al que acude se le espera con un pelotón de fusilamiento por si las moscas trastabillea un pelín. Hasta ahora no había habido mucha suerte (excepto con “Ella es el partido”, peli reivindicable, por otra parte). Pero en Berlín, además en Berlín, aterrizó “Monuments men” y ya no podían aguantar más: abran fuego a discreción y bocajarro.

Pues parece que la cosa era más complicada de  lo que parecía, mechachis

Pues parece que la cosa era más complicada de lo que parecía, mechachis

La verdad es que la carnicería está justificada, aunque solo a medias. Primero, porque todos somos humanos y tenemos tardes malas. Segundo, porque “Monuments men” tampoco es horrible, aunque parezca el episodio piloto de una serie de ardor guerrero masculino que termina por cancelarse a la media docena de capítulos (como “Mob city”, ese irregular “LA Noire” made in Frank Darabont). Y tercero, porque Clooney, el casi infalible Clooney, no acierta con la nota correcta de su fábula basada en hechos reales (el grupo de élite encargado de rescatar las obras de arte confiscadas por los nazis antes de que éstos las redujeran a cenizas al acabar la Segunda Guerra Mundial: el tristemente célebre y bradburiano “Decreto Nerón”). Ni siquiera a San George le basta con chasquear los dedos, reunir a unos amigos y esperar a que la magia fluya solita por la gran pantalla. Hace falta algo más: un guión bien armado, unos personajes bien dibujados y no meras caricaturas (tremenda la espía de chichinabo y encaje a la que da vida Cate Blanchett, ni en la última de Indiana Jones estaba tan mal), alguna escena memorable y con gancho…

Me zampo amerrricanos tierrrnos con patatas y queso seco, ja

Me zampo amerrricanos tierrnos con patatas y queso seco, ja

Porque el tema hubiese dado mucho más de sí: ucronía política (¿qué habría pasado si Hitler hubiese sido un buen y cotizado pintor en su juventud?), hazaña bélica tipo “Doce del patíbulo”, comedia looney estilo “El pelotón chiflado” (Bill Murray salva los muebles de vez en cuando en sus “parlamentos” con los alemanes, pero no es suficiente), vendetta nazi (el careo entre el prota y el malo malísimo tampoco lo es), melodrama con el sabor de los años cuarenta estilo Michael Curtiz, aventura de campo a la caza y captura de tesoros estilo Indy Jones (las primeras, claro)… Las posibilidades eran amplias, pero Clooney no tenía el día, qué vamos a hacer. Y, encima, saca a pasear la banderita americana para chulearse ante los rusos en una secuencia que parece pensada para fardar ante Obama en el pase privado en la Casa Blanca. Y ese final viejuno que recuerda al de “El llanero solitario”… Una decepción. Y es que a veces, hasta a tipos como él se les atraganta algún sapo, aunque en la gran pantalla sí que cazara a la “virgen” de turno. Que tampoco hay que pasarse.

Únete a FATALITY WESTERN en Facebook.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

La gran cloaca española

Doña Anita, en pleno relaxing podólogo (ojo al cuadro del fondo)

Doña Anita, en pleno relaxing podólogo (ojo al cuadro del fondo)

En una escena de la segunda temporada de la gran “House of cards” se ve al flamante vicepresidente de Estados Unidos (maquiavélico, irresistible Kevin Spacey) insólitamente frustrado al no poder echar una partida online al “God of War” al llegar a casa: los del servicio secreto le han capado la conexión doméstica a internet por cuestiones de seguridad. Enfurruñado, el hombre se consuela fumándose un porrito a escondidas. La segunda persona más poderosa del planeta, con algún que otro cadáver (político y real) a sus espaldas, rebajado al nivel de un quinceañero revoltoso y trasto.

Un gran espeJO DE lo que somos

Un gran espeJO DE lo que somos

Ignoro si nuestros políticos patrios le dan a la consola, aunque podría imaginarme a Soraya enviciada y con ojillos frenopáticos con algún episodio de “Animal Crossing”“Angry birds”. También recuerdo que a algún diputado o senador meapilas le pillaron con el “Apalabrados” o similares en pleno pleno (valga la redundancia), invirtiendo así el valioso tiempo que, a precio de oro, le subvencionamos los pobrecitos pagadores de impuestos. Pero una cosa está clara: nuestras fuerzas vivas se moverían como peces en el agua en el mundillo enviciado y corrupto de Los Santos, San Andreas, Liberty City, Vice City y demás territorios de lo más familiares para el jugón de pro.

Gaviotas carroñeras y mediocres poderosos: viva la marca Ejjpaña

Gaviotas carroñeras y mediocres poderosos: viva la marca Ejjpaña

Con esa magistral premisa en la cabeza y en el pincel, Daniel S. Arranz ha creado una serie de ilustraciones bajo el epígrafe de “Grand Theft Democracy”, donde se muestran a patéticos personajillos desenmascarados y sin trampa ni cartón. Una alcaldesa plenipotenciaria haciéndose la pedicura, un vetusto rey destronado, un grisáceo capitoste buscando un chapapote para esconder sus vergüenzas, un purpurado ocultando sus gracias divinas bajo cristales tintados, una aristócrata a punto de escupir azufre al pueblo llano y protestón…

Dos tontos muy tontos, en plan castizo

Dos tontos muy tontos, en plan castizo

Estampas casi costumbristas de un país fantasmagórico, carcomido, terminal, invertebrado y desmoralizador que solo ofrece dos opciones al personal: aguantar el chaparrón debajo del colchón donde guardas los ahorrillos o escapar lejos, bien lejos. A veces es mejor tomárselo con humor o como si fuera un juego en vez de una pesadilla. El autor de estas obras lo sabe y lo muestra con mucho arte y mala uva. Aunque la realidad siempre supera a la ficción: a pesar de su innegable talento, según confiesa en su Facebook, sigue sin encontrar trabajo.

Con lo campechano y calavera que era yo...

Con lo campechano y calavera que era yo…

Únete a FATALITY WESTERN en Facebook.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Tú a Alabama y yo a Detroit

Sweet home...

Sweet home…

Aparte de los estrenos nuestros de cada semana, casi la mejor noticia de la cartelera es la segunda oportunidad de la ganadora de los últimos Goya, “Vivir es fácil con los ojos cerrados”, que tres meses y medio después de su estreno llega hoy a más cines que en aquel 31 de octubre (la lista completa, incluyendo algunos Cinesa, hasta hace nada enemigos de la distribuidora, está en el twitter de @Universal_Spain por si alguien quiere consultarla). La cruda realidad es que, a pesar de su calidad y de un par de comedias puntuales, nuestro cine sigue en franca desconexión con el espectador medio, que no es lo mismo que el tuitero geek que recomienda perlas como “Stockholm” o “Gente en sitios” y se queda tan pancho. Para dicho espectador (y ciudadano) medio, azuzado por los tertulianos fachas de siempre, una película nacional seguirá siendo de taza desportillada y guerracivilismo, aunque esas temáticas han brillado por su ausencia en los pasados Goya, siempre estigmatizados como protestones y pedigüeños… vamos, como para que un ministro de Cultura se rebaje y fiche, no le vaya a pasar como en los Forqué, donde escuchó olas de sonido de viento huracanado. Y la prensa patria, apoyando incondicionalmente para que, en los Feroz, les sienten en su mesa VIP cual Plácido, a pesar de que, en el obituario de los Goya, confundieron a una periodista muerta con una viva y no pasó absolutamente nada (¿os imagináis que ocurre el gazapo entre Landa y, por ejemplo, Sacristán, o entre Sarita Montiel y Concha Velasco?). Y así todo. Vamos con los principales estrenos propiamente dichos del día, en fin:

“Robocop”. ¿Qué necesidad había de resucitar a nuestro ídolo de los cines de barrio ochenteros y meterle en un traje que parece el teclado de un Spectrum? Aunque la ocasión política y represora merece un recordatorio, la peli es un engendro desubicado, a pesar de que el director de la gran “Tropa de élite” tira de oficio. Detroit, qué hermosa eres. ★★

“Cuando todo esté perdido”. Aunque solo sea por comprobar cómo una leyenda como Robert Redford aún se moja (literalmente) a sus casi 80 palos, merece la pena esta epopeya survival en la línea de “En solitario”, “Kon-Tiki” o hasta “La vida de Pi”. ★★★

“Alabama Monroe”. Un drama romántico de corte indie (aunque con alma “americana”) apoyado en su intérprete femenina, que sufre lo suyo y ahoga sus penas en bluegrass y tinta tatuadora. Bordea peligrosamente el telefilme (matrimonio naufragando, hija pequeña con cáncer terminal…) pero acaba gustando y hasta emocionando. ★★★

“Cuento de invierno”. Nada que ver con Rohmer. Aquí, el bueno de Colin Farrell (el Liberto Rabal irlandés) se mete en una pastelosa historia de damas y vagabundas a caballo entre dos épocas y que no hay por dónde cogerla, a pesar de su notorio reparto (incluyendo la venerable Eva Marie Saint, que llevaba casi una década sin hacer cine). ★

“Sólo para dos”. Otro bodrio para rematar San Valentín. Esta vez, perpetrado por Roberto Santiago (tiene salero que, con la de notables directores españoles que están en el paro, el “autor ” de “Hombres felices” y “El club de los suicidas” siga teniendo trabajo), protagonizado por Santi Millán (ese actor cuyos registros básicos son con flequillo o sin flequillo) y con una trama erótico-bananera que recuerda a las infracomedias de los 80 y 90 con Francis Lorenzo o Juanjo Puigcorbé. Ay, el cine español, esa eterna paradoja con patas. ★

Perroflautas a mí...

Perroflautas a mí…

Únete a FATALITY WESTERN en Facebook.

fatalityw FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Rayo de fuego

Feliz día de San Valentín, tortolitos

Feliz día de San Valentín, tortolitos

Qué mejor juego para celebrar San Valentín que “Lightning returns”. No solo porque su protagonista enamoraría y derretiría hasta al Golem, sino porque supone un glorioso retorno a los estanques dorados del universo de “Final Fantasy”, encima atendiendo peticiones del oyente sobre una saga imprescindible para el devenir de la industria jugona. Así, el nuevo episodio de Square Enix es una continuación de “FF XIII” y a su vez de “FF XIII-2”, así que más que secuela podríamos hablar de “tricuela”. Sea como fuese, el principal gancho del título está en el regreso de Lightning, una de las heroínas más memorables de la saga, en un mundo al que sólo le quedan 13 días para su total aniquilación. Así, en esta nueva aventura tomaremos el control de Lightning en un territorio amplísimo y en continuo tránsito para conseguir salvar al mundo de Nova Crysalis de su destrucción.

Los escenarios siguen la línea "moebiusiana" y fantástica de la saga

Los escenarios siguen la línea “moebiusiana” y fantástica de la saga

Aunque el título cuanta con un nuevo sistema de combate orientado más a la acción, donde el jugador tiene un control más directo de cada personaje, el auténtico protagonista de la velada será Lightning, que cuenta con un gran abanico de habilidades de combate mejoradas y una gran capacidad de exploración y de personalización gracias a su enorme variedad de trajes y armas que no solo afectarán cómo se ve, sino también sus acciones y habilidades. Aparte, otro de los atractivos del juego es su espectacular diseño artístico al servicio del mundo Novus Partus, un escenario fantástico compuesto por cuatro islas rodeadas por el Océano del Caos, suspendido en el vacío. A través de sus rincones, praderas y montañas tendremos que ir superando los desafíos propuestos, algunos de ellos con fecha de caducidad, ya que ciertas áreas, misiones o personas solo estarán disponibles durante ciertos periodos de tiempo.

Los enemigos y criaturas feroces también serán de impresión hasta su más mínimo detalle

Los enemigos y criaturas feroces también serán de impresión hasta su más mínimo detalle

Otra de las novedades estrella de esta entrega será un nuevo concepto de jugabilidad bautizado como “world driven“, en el cual las acciones del jugador repercutirán en cambios en el mundo donde tienen lugar. Para andar con tiento, Lightning tendrá que dejarse guiar por Hope Estheim, el segundo y único personaje jugable de la historia. También el sistema de combates presentará nuevas posibilidades y opciones definidas por un control directo sobre cada acción como nunca antes se había visto en la saga. Por cierto, cada uno de los escenarios también tendrá “vida propia”, con ecosistemas cambiantes y la salida y puesta de sol que influirá sobre nuestra naturaleza a la hora de enfrentarnos a sus desafíos. En resumen, una auténtica joya de juego, como para ponerle un piso en la Costa Fleming.

Únete a FATALITY WESTERN en Facebook.

fatalityw

FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).

Lego al cuadrado

Más estrellas que en el cielo tienen el juego y la peli de Lego

Más estrellas que en el cielo tienen el juego y la peli de Lego

Hoy es un día redondo para los fans de Lego, que desde luego son legión: tenemos peli y videojuego de una tacada. Tanto monta, monta tanto. Todo, vertebrado en “The Lego movie”, una verbena animada de muchos quilates, con un argumento y definición que no tienen nada que envidiar al Pixar de los mejores tiempos y una nómina de superhéroes que sería la envidia de las películas de carne y hueso. Una esperada y agradable sorpresa, que está cosechando unas críticas fabulosas, y que desde ya se perfila como favorita como mejor filme cartoon de un año repleto de secuelas y adaptaciones algo pilladas con alfileres. Desde luego, la mejor oferta cinéfila de la semana, junto con la espléndida “Nebraska”, road-movie humana y humanista (e incuso algo humanitaria) de Alexander Payne (“Entre copas”, “Los descendientes”) con un maravilloso y crepuscular Bruce Dern como un viejo que bien podría ser el compañero de barra de James Coburn en “Aflicción”, aunque luego la imagen se vuelve más borrosa, más triste, más verdadera.

Lego sigue mostrando su excelencia gráfica y su ingeniosa imaginación en un videojuego "bigger than life"

Lego sigue mostrando su excelencia gráfica y su ingeniosa imaginación en un videojuego “bigger than life”

Y, por otro, tenemos su versión multiconsolera, que nos invita a entrar con más generosidad y hasta la cocina en el mágico mundo del prota Emmet, un ciudadano medio, formal y algo gris cuya vida da un vuelco al ser confundido con una de las personas más extraordinarias del mundo y la clave para salvar al mundo. Así, los jugadores deberemos guiarle en una épica aventura, repleta del sentido del humor característico en la franquicia, para detener a un malvado tirano, un viaje para el que Emmet no está preparado. Ya sabemos lo bien que se las gasta Lego con los superhéoes, pero aquí tira la casa por la ventana con más de 90 personajes diferentes que también aparecen en la película, incluyendo a Batman, Superman y Gandalf (aunque también asoman cameos tan estratosféricos como Cleopatra o Shakespeare) en más de 15 niveles y mundos como Ladriburgo, La Nube Cucolandia o muchos más, espléndidamente diseñados donde, además, podremos construir casi todo lo imaginable gracias a las páginas de instrucciones a recolectar y coleccionar y la ayuda de los Maestros Constructores.

Todo ello, con una nueva filosofía de la animación visual y un movimiento insólito en su género, y que brilla tanto en las consolas “clásicas” como en la PS3 y Xbox One, donde sale dentro de un par de semanas. Y es que este título es un gran compendio del presente y pasado de la casa, arrancando en la época de las cajas (más bien cofres) repletos de piezas mágicas y paneles donde, en la dulce infancia, construíamos desde chalés adosados con abeto y valla hasta parques de bomberos o carros de combates. De hecho, en los primeros compases del juego guiaremos a una cuadrilla de trabajadores de la construcción (¿quién dijo crisis inmobiliaria?) para destruir y levantar diferentes estructuras eligiendo los bloques exactos, como toda la vida. Un bello flashback y autohomenaje que da paso al concepto de “ciudad viva” y casi de estampa de Norman Rockwell que Lego fue creando al cabo del tiempo, para luego seguir con esa épica historia de ciencia-ficción y personajes de cómic y celuloide que marca su despegue definitivo en el ocio electrónico. En fin, un videojuego muy especial para los adoradores de la fábrica de sueños enladrillados, parte esencial de la cultura popular de los últimos decenios.

Únete a FATALITY WESTERN en Facebook.

fatalityw

FATALITY WESTERN es colaborador oficial de CLUB MEGACONSOLAS (síguenos en Twitter y Facebook).